La Orotava

Linares considera “prioritaria” una nueva vía de circunvalación

La carretera es insular y desde el Consistorio se entiende que debe pasar a tener carácter regional, una demanda que el alcalde le trasladará en breve al presidente de Canarias

El alcalde de La Orotava, Francisco Linares, asegura que uno de los objetivos más relevantes para el municipio en cuanto a infraestructuras se refiere, es la mejora de la carretera TF-21 y la creación de la nueva vía de circunvalación.

Este último proyecto es de grandes dimensiones y podría suponer una inversión global de 30 millones de euros. Actualmente, la carretera es de carácter insular y desde el Ayuntamiento se entiende que debe pasar a tener condiciones técnicas de carácter regional. Francisco Linares prevé hacer esta propuesta directamente al presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, en un encuentro formal que mantengan en próximas semanas, defendiendo que debe estar en el plan de infraestructuras del Ejecutivo regional para que a su vez se incluya, aunque sea el primer tramo, en el Plan de Obras y Carreteras que se negocie con el Estado para Canarias.

En este sentido, Linares asevera “que se trata de una prioridad y una obra de interés general para todos, pues es una de las principales vías de acceso al Parque Nacional del Teide, declarado Patrimonio de la Humanidad, y uno de los lugares de interés turístico más visitados de España, recibiendo al año más de 3 millones de personas”.

Además, esta actuación permitirá reducir el intenso flujo de tráfico que atraviesa diariamente la zona del casco y así poder iniciar el necesario proceso de peatonalización. En este sentido, hay que apuntar que la Villa aspira a ser Patrimonio Mundial en su conjunto “y para ello es obligatorio peatonalizar y proteger el centro histórico”. En su día, hace años, se hizo la prueba temporal, pero sin tener la citada vía, la operación no es viable.

Por su parte, el edil delegado de Ordenación y Planificación del Territorio, Narciso Pérez, explica que la vía de circunvalación partirá a la altura de la autopista del Norte (TF-5), desde la trasera de las casas del Risco Caído, siguiendo en paralelo por el barranco de La Arena, continúa por la cara norte de la Charca y atraviesa el Paseo de las Araucarias, barrio Cruz de la Cebolla, Los Frontones y Las Dehesas hasta conectar con la carretera de acceso a la zona de medianías, con la TF-21, en El Recodo, próximo al colegio Santo Tomás de Aquino. En este sentido, subraya que el proyecto también beneficiará a un gran número de ciudadanos y en especial, a los vecinos que viven en la zona de las medianías del municipio, pues permite una conexión más directa con todos los núcleos urbanos de los altos de la Villa y con la carretera de acceso a Las Cañadas, sin tener que atravesar el casco histórico.

Incluida en el PGO

Esta vía es una iniciativa de los últimos años del siglo XX. Se incluyó en el Plan General de Ordenación (PGO) de 2003, pero su elevada pendiente, superior al 10%, mantuvo su trazado en suspensión hasta 2006. Con el apoyo de la Consejería de Obras Públicas y el Cabildo se corrigieron las deficiencias técnicas del proyecto. Ambas administraciones contemplaron partidas en sus presupuestos, pero no se pudo llevar a cabo por diversas circunstancias.

“Somos conscientes de que afrontar el proyecto es su totalidad resulta muy complejo, pero consideramos que dividirlo en fases resultaría viable y permitiría ejecutar aquellos tramos que resultan claves para descongestionar el tráfico en el casco”, apunta Narciso Pérez. En este sentido, el concejal cita el tramo entre Paseo Las Araucarias y la TF-21, y el comprendido entre la TF-21 en la zona próxima al Colegio Santo Tomás de Aquino.