Arona

Arona le hace un guiño a las tradiciones

Los vecinos del casco del municipio sacaron sus recuerdos del baúl y `viajaron´ ayer, medio siglo atrás, para reconstruir la vida de sus antepasados

El alcalde, concejales y vecinos se caracterizaron de los años 40 y 50 del siglo pasado / DA

José Julián Mena, el alcalde de Arona, fue el primero, en dar ejemplo, ayer, participando, junto a más de cuatrocientos vecinos del casco de su pueblo natal [que hoy más que un pueblo es ya una ciudad con futuro, con 100.000 habitantes y 45.000 camas hoteleras], en las actividades de Arona en Tradiciones, una iniciativa puesta en marcha hace cinco años, que convierte la localidad, en un día como ayer, de la mañana a la noche, en escenario de la reconstrucción de la vida del lugar, en las décadas de los años 40 y 50. Y lo hizo el alcalde ataviándose con la indumentaria que se usaba, en aquellos tiempos de tirantes y gorra, para refrescar, con emoción y con la gente más próxima de su municipio, los recuerdos y las nostalgias de su infancia y juventud en el entorno familiar de su padres Sixto Mena y Ana Pérez, y cómo no, de su abuela Susa Alayón, su otra madre, a la que él siempre llama cariñosamente madre Susa

El alcalde vivió ayer intensamente una jornada con muchas  vibraciones retrospectivas, que compartieron propios y visitantes, en su pueblo, dónde su saga familiar ha dejado sello propio, como emprendedores, con la mítica Barbería Sixto, punto de referencia, que se ha perpetuado a través de varias generaciones.

“Desde hace casi cinco años nos propusimos recuperar la tradición y el fervor de las Fiestas Mayores de Arona, una festividad que representa a todos los núcleos poblacionales y que cuenta con más de dos siglos de devoción al Santísimo Cristo de la Salud. Y para ello, decidimos dar valor a nuestras costumbres y raíces, a nuestro Patrimonio Histórico, siendo el Casco de Arona, un lugar idílico, ya que conserva numerosas casas, calles y edificios históricos”, declaró ayer a este periódico el alcalde.

VWeb VWeb (1) VWeb (2) VWeb (3) VWeb (4) cats
<
>

“Queremos impulsar las medianías”

“Junto a nuestra estrategia turística, tenemos el propósito de impulsar las medianías, convirtiéndonos en un destino atractivo en todos los ámbitos, no solo de sol y playa; y Arona en Tradiciones se ha convertido en un evento de referencia, en el que ya participan más de 400 vecinos y vecinas, siendo una fecha marcada en el calendario para muchos residentes y visitantes”, añadió Mena Pérez.

“Nuestra intención es que la ciudadanía participe activamente y se encuentre envuelta en este día en el que reflejamos en nuestras calles todo el esplendor de Arona, con oficios de antaño, rutas teatralizadas, conciertos, charlas o visitas a casas antiguas [algunas de ellas adquiridas por el ayuntamiento]. Hemos conseguido que cada año se sumen más personas a vivir este acontecimiento, asistiendo con vestimenta de época, y hoy lo vemos reflejado, con nuestros vecinos y vecinas, pero también muchos visitantes que han preparado este día, colaborando con su vestuario de mediados del siglo XX”, comenta el edil aronero. “El Casco de Arona, un año más, se ha transportado a los años 40 y 50 marcando un espectáculo vivo, único en Canarias”, añadió.

Una fiesta de época

Todo el casco ayer era una fiesta. No había gente disfrazada sino gente que había desempolvado los baúles para rescatar la ropa de sus padres y abuelos y salir a la calle a lucirla con orgullo, como una forma de rehabilitar las señas de identidad más familiares. El paseo por las calles del casco de Arona era un lujo para la memora y los sentidos con los niños levantando arados, las matas de plataneras de Banana Experience Las Margaritas, los mojos y mermeladas de La Cocinita de Buzanada, la oferta del Mercado del Agricultor del municipio, el menaje de la época en el hall del Ayuntamiento, las casas antiguas abiertas de par en par para el visitante, el matambre de los años 50 de los hijos picos fresquitos pelados al momento y las papas arrugadas y las costillas de Tonuco y Chago que animaban el espíritu, las obras de cestería de vara de caña de José Manuel García, los tabacos hechos a mano de Tabacos FL, los timples del lutier Rafael Hernández García, el pan artesanal de Hiram y Yajaira, los vinos de Bodegas Reverón, los instrumentos musicales de percusión de El Abuelo, las miniaturas de Felipe Rancel Torres, la miel con denominación de origen de Harimiel de Sabinita Baja, los calados de Dolores Díaz González o la artesanía de los alfareros de Meme Arona.

Cada año, Arona en Tradiciones ha ido ampliando el número de actividades y animando a los ciudadanos a participar en esta jornada de recuperación de las tradiciones. En este sentido, Ana María Hernández García [65 años, trabajadora de limpieza] señala que “cada año se va notando una mayor ilusión e implicación de los vecinos. De hecho, en la peluquería todo el mundo hablaba de lo que se iba a poner en este día”. 

Juguetes de madera y zurrones de gofio

En el caso de Ana María. Ella volvió a sacar, para esta edición de Arona en Tradiciones, objetos del baúl de los recuerdos, algunos de ellos pertenecientes a su madre. Asegura que esta jornada “ha significado mucho para mí, porque son recuerdos de mi infancia, me ha encantado ver las calles decoradas, a los niños jugando con los juguetes de madera y a los vecinos con los zurrones de gofio”.  A Ana María le es imposible quedarse con una sola actividad o tradición de las que se han realizado hoy: “es que me gusta todo, estas cosas hacen mucho bien a un pueblo”. 

Tampoco Belén Jorgina Rodríguez Delgado [29 años, administrativa] señala una actividad por encima del resto, salvo el Baile del Candil, que la Escuela de Folclore de Arona, en la que participa, ha realizado esta noche, en el entorno de la Casa de la Bodega. Precisamente, Belén Jorgina afirma que le gustaría que se mantuviese el Baile de Taifas, de Piñata, “que se siga practicando para que no caiga en el olvido”. Esta joven ha destacado que Arona “es un municipio con mucho arte, desde la confección de rosetas al folclore” y asegura que de Arona en Tradiciones le gusta todo, porque “sólo dar un paseo este día por sus calles es algo muy bonito y especial, con la decoración y la apertura de las casas antiguas para que podamos visitarlas”. 

 Garbancitas, costillas y carne caba

También la gastronomía ha puesto su grano de arena a la hora de recuperar las tradiciones en esta jornada. José Niño [Tasca José Mi Niño] se acuerda muy bien, a sus 54 años, de las recetas de las madres y abuelas que cocinaban productos típicos. En Arona en Tradiciones ha puesto en marcha una barra, por fuera del Casino, en la que hoy ha cambiado la carta para servir sólo comida tradicional, siguiendo las recetas de nuestros mayores, mientras las parejas rememoraban los bailes de los cuarenta con suma destreza. “Los platos que siempre gustan son las garbancitas, las costillas con piñas y la carne de cabra”, asegura José, que considera que “es muy bueno que los cocineros nos vinculemos a este tipo de iniciativas, para que no se pierdan esas recetas tradicionales que hacían nuestras madres y abuelas”.

Representaciones teatrales, artesanía, talleres, actuaciones musicales y conciertos para todas las edades hicieron posible ayer, en Arona, poner en valor las tradiciones canarias. Esta singular actividad sostenible, de diez horas de duración, organizada por el Ayuntamiento de Arona, ocupó un entramado de lugares y calles del casco de Arona como La Casa de La Bodega [importante enclave que ha recuperado Patrimonio Histórico de Arona]; calle La Bodega; La Fonda; calle El Calvario; Casino de Arona; Plaza del Santísimo Cristo de La Salud, Ayuntamiento de Arona, Calle Domínguez Afonso; calles El Medio; La Luna y Duque de La Torre y Plaza de la Paz, entre otros. El Casco Histórico, Bien de Interés Cultural, permaneció cerrado al tráfico, lo que permitió disfrutar, con toda tranquilidad,  de edificios de gran interés cultural, como La Casa de la Bodega o la recientemente adquirida por la corporación local para su rehabilitación, Casa de Los Bautes. Los visitantes pudieron asistir, desde la zona turística de Las Américas y la costera de Los Cristianos, utilizando un servicio de transporte gratuito.  

Amplia presencia musical

Aunque las actividades comenzaron a las 10.30 horas, el Gran Acto de Apertura de Arona en Tradiciones tuvo lugar a las 12.00 horas, en la Plaza del Santísimo Cristo de La Salud, con la actuación de Jeita, con el espectáculo Canarias Solo Una. A lo largo de la jornada, la música estuvo presente también gracias a la participación de formaciones como La Viña, Paradise Swing Canarias, A.F. Herederos de Chasna y Al Sur. La Escuela Municipal de Folclore de Arona ofreció, por su pate, el Baile del Candil, mientras que las asociaciones folclóricas Amigos de Punta Rasca y Verodal, así como la asociación I’Gara protagonizaron los pasacalles de las tradiciones. El colofón musical lo puso la formación Achamán A.C.Los Sabandeños, también en la Plaza del Santísimo Cristo de La Salud, a las 21.00 horas. 

Por su parte, la compañía Burka Teatro representó Borondón no es isla de Santos, que situó en el casco histórico de Arona a personajes como Pedro Hernández Cabrón, esclavista y pirata conocido por su crueldad, Alonso Fernández de Lugo, Juan Sebastián Elcano y Catalina de Luego, entre otros personajes que se vieron inmersos en una trama para conquistar la isla de San Borondón. Asimismo, la Asociación de Vecinos San Felipe Nery de Chirche realizó la ruta teatralizada Las tradiciones de Arona, que partió de la Plaza del Santísimo Cristo de la Salud para recorrer todo el conjunto histórico. 

La Casa de la Bodega, edificio de gran valor histórico que fue rehabilitado por el Ayuntamiento de Arona, albergó Roseteando, una iniciativa en la que participaron maestros roseteros de Tenerife y Lanzarote, las dos islas en las que este elemento ha representado un papel de gran importancia. Aunque se desconoce el origen de la roseta en Canarias, se cree que llegó en torno al siglo XVI, de la mano de las mujeres de los conquistadores. Patrimonio Histórico llevó a cabo una iniciativa por la que mujeres del municipio de Arona confeccionaron más de seis mil rosetas para elaborar un manto para la Virgen de Nuestra Señora del Rosario, que estrenará en los actos religiosos que, mañana domingo, tendrán lugar dentro del programa de las Fiestas Mayores.