Baloncesto

Un partido con trampa y sin tiempo para restañar las heridas

El Iberostar Tenerife espera mantener su condición de invicto en la competición europea superando esta tarde al Peristeri griego, un rival que no conoce la derrota esta temporada

Fran Guerra, que se ha ganado el respeto del baloncesto nacional con su trabajo, machaca ante Fall. / Sergio Méndez

No hay tiempo para curarse las heridas ni para mirar hacia detrás. Llega el Peristeri griego en la tercera jornada de la Basketball Champions League para dirimir un duelo de invictos en el Santiago Martín con un Iberostar Tenerife aún dolorido, pero con el daño asimilado.

El grupo de Txus Vidorreta ya sabe que tendrá que lidiar con el infortunio que supone el nadar para morir en la orilla. Le ocurrió el día del Real Madrid y le volvió a pasar este domingo con el Kirolbet Baskonia. Es lo que tiene el medirse cara a cara, sin complejos, con equipos de tal calibre, equipos de Euroliga.

El de hoy no es un rival de tanta enjundia, pero su balance en los compromisos oficiales de este curso mete miedo. El Peristeri no ha perdido en cinco partidos de su competición doméstica y tampoco en los dos que ha jugado en la Basketball Champions League. Viene de vencer en la pista del AEK de Atenas (90-91) y de superar con holgura al Lavrio (88-62) en su feudo de la periferia ateniense.

En Europa, el cuadro heleno venció en la primera jornada en un duelo caliente en Turquía frente al Gaziantep (64-70) y superó al Riga como local (91-83) la pasada semana. Hoy no contará con tres hombres muy importantes en los esquemas de Ilias Zouros. Se quedaron en Grecia el alero titular Christos Saloustros y el pívot norteamericano Mike Morrison, también habitual en el quinteto inicial. El veterano Panagiotis Vasilopoulos, un alero de rotación, tampoco viajó para el duelo de hoy.

“Tenemos un partido complicado que intentaremos ganar con el apoyo de nuestra gente”, señalaba ayer Dani Díez, que explicaba que el Peristeri será un rival “muy difícil, que está haciendo las cosas muy bien y tiene muchos americanos que son muy buenos”. Díez confesó que la victoria pasará por “la defensa y el rebote defensivo para no darles segundas opciones a ellos y nosotros poder correr, que siempre nos ha gustado jugar alegres. Estamos en buena línea, vamos a por todas”.