BALONCESTO

El Iberostar Tenerife logra en Riga otro triunfo milagroso (64-68)

Los aurinegros logran seguir invictos gracias a un final agónico

Primer cuarto

Los letones sorprendieron con un 12-3 de salida. Los exteriores locales tenían mucho espacio para poder lanzar a canasta hasta el 17-7. Lanzaban, prácticamente solos, algo que obligó a Vidorreta a cambiar todo su perímetro cuando se habían disputado seis minutos de compromiso. Los letones habían anotado seis triples (23-11) logrando poner distancia de por medio con los canaristas, incapaces de recortar diferencias. La defensa era mala; el ataque no era demasiado mejor. Al término del primer cuarto el marcador refleja un claro 26-14. Solo cabe mejorar.

Segundo cuarto

Un parcial de 0-6 obligó al banquillo local a parar el encuentro. El acierto exterior insular afloraba pero, sobre todo, el Canarias defendía a un Riga con menos clarividencia de cara al aro. La reacción letona llegaría de la mano de un triple de Kurucs (33-22). La principal duda era saber si la recuperación canarista sería lo suficientemente efectiva como tratar de neutralizar a los letones antes de que estos creyeran, aún más, en sus opciones. Otro arreón visitante volvía a parar el partido con 35-30, algo a lo que había que sumar que el porcentaje en el triple del Riga, al estar mejor defendidos, era menor. Además, Yusta y Díez se sumaba al ataque, dejando al Iberostar Tenerife a poco de alcanzar a su rival con dos minutos por jugarse antes de llegar al descanso. Todo ayudaba al Canarias, pues Krajina cometía su tercera personal, pero, cuando todo estaba a favor, el Riga reaccionó, logrando estirar nuevamente la diferencia a su favor al llegar al descanso (40-32). El 2 de 13 en triples era demoledor y lastra a los insulares.

Tercer cuarto

Un triple dio la bienvenida al Canarias tras el paso por los vestuarios (43-32). Para colmo de males, una técnica señalada a Shermadini permitió a los locales irse hasta el 48-32. Nadie podía esperar esto antes de que comenzara el encuentro. La renta a favor de los letones llegó a ser de 18 tantos (50-32). Solo quedaba remar, aunque las sensaciones no eran buenas. El Iberostar parecía que iba a reaccionar de manera definitiva, pero cada vez que eso ocurría volvía a golpear el Riga. El marcador reflejaba un 55-42 cuando solo quedaban diez minutos por jugarse. El enfado de Vidorreta era descomunal. Y con razón.

Último cuarto

El Iberostar Tenerife tiene algo bueno esta temporada, está acostumbrado a remontar, a tener que ir a la épica, por lo que no era de extrañar que, solo tras haber jugado dos minutos de la última manga, los tinerfeños se acercaran a solo ocho puntos (55-47) de un oponente que no quería pasar demasiados sustos. Iffe Lundberg dio un paso al frente, con recuperaciones y tiros exteriores, y la conexión Huertas-Shermadini apretó aún más las cosas (57-54). Cuando Dani Díez se sumó a la fiesta anotadora (60-57) a los jugadores del conjunto letón empezaban a temblarle las piernas. Llegaron entonces demasiados errores en el tiro por parte del Canarias que, eso sí, dominaba el rebote, logrando el Riga, gracias a dos mates de Madsen, poner el (64-57). Ellos respiraban y se soltaban. El tiempo muerto pedido por Vidorreta estaba destinado a cambiar las cosas después de haber recibido dos canastas muy fáciles y las cosas variaron. Dos nuevas canastas (64-61) dejaron todo en el aire a falta de 40 segundos. Lundberg no falló con un mate tras una espectacular jugada individual (64-63) pero la pelota era para el Riga con 35 segundos por disputarse. Quedaban, al menos, dos ataques. Madsen, que había hecho un partidazo hasta el momento, lanzó la pelota directamente fuera, dejando, aún, 28 segundos para que el Iberostar, tras mucho tiempo, se volviera a poner por delante en el marcador. En una demostración de sangre fría, Huertas asistió a Lundberg que, con cuatro segundos por jugarse, anotó de tres (64-66). Kurucs sacó directamente fuera, por lo que el Canarias volvió a disponer de un nuevo ataque en el que Madsen cometió una antideportiva. Marcelinho metió los dos tiros libres (64-68) logrando mantener invicto al Canarias en Europa.