tacoronte

La grúa de 124 metros recupera el camión siniestrado de Tacoronte

Una compleja operación permitió ayer recuperar primero los tres depósitos con el combustible, para después izar con una grúa gigante el vehículo que había caído al barranco de La Hondura
Fotos: Fran Pallero

Tacoronte ha dejado de estar en el centro de la información, al menos en lo que al camión volador se refiere. Tras permanecer dos semanas en el barranco de La Hondura, el vehículo que se precipitó con 3.000 kilos de combustible y cayó hasta el paisaje protegido de la Costa de Acentejo, fue rescatado ayer con éxito en una compleja operación, sin precedentes en Canarias.
Cerca de 40 efectivos de los distintos cuerpos de seguridad: Protección Civil del Gobierno de Canarias y de Tacoronte, Bomberos de Tenerife, Policía Canaria y Local, participaron en un operativo que se dividió en tres fases: la recogida de combustible, el enderezamiento del camión y, por último, el izado y la retirada del lugar.

Desde temprano comenzaron los preparativos para poner en marcha la grúa de grandes dimensiones -124 metros de altura y 600 toneladas- que permitió elevar el vehículo, ya desgasificado. A las 09.50 horas y con decenas de curiosos agolpados por los alrededores, se pusieron en marcha las primeras maniobras para extraer el combustible -tanto el que transportaba como el que llevaba en el depósito- en tres contenedores. Estos se llevaron a un depósito de Grúas Bony, la encargada de aportar tanto la maquinaria como el personal, y hoy se trasladarán a otro de la empresa Tenoil Marine, propietaria del vehículo, ya que desde ayer es mercancía suya.

La segunda parte consistió en poner el camión en su posición correcta con el objetivo de evitar un posible vertido. Previamente, los técnicos valoraron la manera en la que se haría ya que el sobrechasis se rompió en el accidente y con esta maniobra existía riesgo de que se cayera al acantilado. Este fue el único momento que la operación revistió cierto peligro.

Por último, a las 11.20, dos horas después de iniciarse el operativo, el vehículo se enganchó y fue elevado sin inconvenientes, esta vez ayudado por la grúa, ante la mirada atenta de muchas personas y la supervisión del jefe de protección civil del Gobierno regional, Florencio López; el director de Seguridad y Emergencias, Gustavo Armas; el comisario jefe de la Policía Canaria, Luis Santos Jara; y varios efectivos del cuerpo de Bomberos de Tenerife.

Al lugar acudieron también representantes de las distintas administraciones, el alcalde, José Daniel Díaz; el presidente insular, Pedro Martín; los consejeros regional de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad y de Transición Ecológica del Gobierno canario, Julio Pérez y José Antonio Valbuena, respectivamente; el director insular de Seguridad, Cayetano Silva, y responsables de Tenoil-Marine, en concreto, su consejero de seguridad, Armando Pérez Hernández, y la administradora.

Pedro Martín destacó la profesionalidad de los equipos de seguridad y de Grúas Bony, así como la organización de las tres administraciones implicadas a la hora de coordinar el trabajo que culminó con un rotundo éxito.

Julio Pérez se pronunció en la misma línea, y dejó claro que una vez liquidado el siniestro, las acciones del Ejecutivo regional irán encaminadas a la recuperación de los gastos que generó la operación, valorados en unos 70.000 euros.

Curiosamente, en la actuación había una parte de competencias del Cabildo, por tratarse de un paraje natural protegido, y otra del Gobierno de Canarias, para no interrumpir la operación se siguió adelante con una planificación conjunta, dado que el objetivo era el mismo: evitar un posible daño medioambiental en un enclave singular de valores paisajísticos e incluso históricos, ya que allí se encuentra la cueva del último mencey de Tacoronte, y no lamentar ninguna desgracia personal.

El alcalde, José Daniel Díaz, mostró su satisfacción por el buen resultado de la operación. “Todo ha salido a pedir de boca y la verdad es que ha sido una demostración de buena colaboración. Hoy estamos más tranquilos porque el riesgo ha sido eliminado. Así que, por fortuna, podemos decir que hemos sido testigos de lo que claramente puede ser calificado de éxito”, declaró ante los medios.

No obstante, confesó que al inicio de la jornada había “mucha preocupación porque hubiera un derrame de gasoil en las tareas de extracción”, aunque el resultado final “fue satisfactorio”.

El dirigente municipal no ocultó que “está más tranquilo”, ya que el potencial riesgo de emergencia que había desde el punto de vista medioambiental “ya no existe, y podemos decir, que por fortuna ha salido el vehículo del municipio”.

Debido a la magnitud del suceso y al riesgo que presentaba, el rescate del camión y del combustible que transportaba, requirió la activación del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Accidentes en el Transporte de Mercancías Peligrosas por Carretera (Pemerca), ya que, además, la empresa propietaria carecía de medios técnicos para afrontar un dispositivo de estas características.

Pese al aviso amarillo por vientos decretado por la Agencia Española de Meteorología (Aemet), el buen tiempo acompañó durante las más de dos horas que duró la operación y permitió que esta tuviera el final feliz que todos esperaban.

TE RECOMENDAMOS