la laguna

El nivel de riesgo del desalojado edificio Dácil se conocerá mañana

El concejal de Urbanismo, Santiago Pérez, declara la situación de emergencia para la gestión y costo de las medidas de realojamiento para las familias residentes afectadas

El Ayuntamiento de La Laguna espera contar mañana viernes con el informe definitivo sobre la situación concreta de la estructura del edificio Dácil, según informaron ayer fuentes municipales. Cabe recordar que la Gerencia de Urbanismo ordenó, el pasado martes, como medida cautelar el desalojo urgente e inmediato del inmueble, en la carretera general de Bajamar a Punta del Hidalgo, por problemas estructurales. En el edificio residían en la actualidad siete familias y cuenta con varios locales comerciales.

Ayer accedieron al inmueble el arquitecto de la propiedad, un técnico de la empresa Bureao Veritas, que fue la que realizó las catas en los pilares de la edificación que desvelaron su mal estado, la jefa de sección del servicio de Disciplina Urbanística de la Gerencia de Urbanismo y dos técnicos del servicio, para realizar una inspección ocular en la mayoría de las viviendas y en los locales comerciales para ver in situ su estado.

Ahora, los técnicos municipales realizarán un informe definitivo sobre la situación concreta de la estructura del inmueble. Mientras tanto, a las siete familias afectadas “se les va a dar una alternativa habitacional provisional”, apuntó ayer el edil de Bienestar Social, Rubens Ascanio.

Para ello, el concejal delegado de Urbanismo, Santiago Pérez, decretó ayer por la tarde la situación de emergencia, durante 48 horas, lo que “produce plenos efectos jurídicos en relación a las medidas de alojamiento y al costo de las personas que se han visto afectadas por la orden de desalojo inmediato”.

“Los servicios sociales no han tenido tiempo para comprobar si las personas afectadas que residían en ese edificio poseen medios económicos o alojamiento alternativos y, en consecuencia, el Gobierno municipal no se puede permitir que ni una persona, como consecuencia de una orden de desalojo plenamente justificada, pase la noche al raso y en estado de desamparo”, destacó el edil.

Esta declaración de emergencia “tendrá una validez de 48 horas, y, entre tanto, los servicios sociales verificarán la situación de las familias afectadas”. Asimismo, “los servicios técnicos de la Gerencia de Urbanismo intentarán profundizar al máximo en el estado real del edificio, ya no solo a luz de lo que nos comunicaron sus propietarios y el arquitecto, sino a la luz de la propia verificación que hagamos con los servicios de la administración urbanística”, añadió Santiago Pérez.

peligro de “colapso”

La decisión de desalojo urgente e inmediato del edificio se dictó, el pasado martes, “ante la situación de riesgo de colapso estructural que presenta el edificio, lo que imposibilita el poder asegurar, ni tan siquiera transitoriamente, unas condiciones mínimas y aceptables de seguridad para las personas y bienes”, según sostiene un informe elaborado por el área de Disciplina Urbanística.

Santiago Pérez explicó el martes que “esta resolución tiene sus antecedentes en una solicitud de licencia que presentó la comunidad de propietarios hace prácticamente diez años, para poder rehabilitar algunos de los pilares del edificio”. Se da la circunstancia, añadió el edil de Urbanismo, que “esa licencia se solicitó, pero no se ejecutó”.

La comunidad de propietarios ha intentado recientemente reactivar el cumplimiento y la ejecución de esas obras, “dado que la licencia no había sido declarada formalmente caducada, aunque es evidente que ha pasado de largo el tiempo para el que fue concedida”. El edil precisó que “con motivo de las últimas gestiones, el arquitecto director de las obras ha puesto formalmente en conocimiento de Urbanismo que la situación del edificio, según un estudio efectuado por una entidad cualificada en servicios de inspección y certificación, presenta tal nivel de deterioro que no se descarta la posibilidad de un colapso de la estructura”.

TE PUEDE INTERESAR