BALONCESTO

El Canarias cae con estrépito en el Palau Blaugrana ante el Barça (103-71)

El FC Barcelona domina de principio a fin a un Iberostar Tenerife al que le sobró el último cuarto, arrollador por parte local

El Iberostar Tenerife cayó este domingo con estrépito ante el Barça en el Palau (103-71) en un duelo en el que a los canaristas no les salió nada. La defensa ni fue buena, los locales querían olvidar la mala imagen mostrada ante el CSKA en la Euroliga y, lo peor de todo, en una posible lucha por entrar en Copa en la Liga Endesa más igualada de los últimos cursos, la diferencia de puntos para el Canarias es ahora de -6. El calendario que viene, además, es complicado.

Sorprendió Txus Vidorreta dando la titularidad a Tomasz Gielo en el Palau. El polaco anotó la primera canasta de su equipo, mientras el Barça metía músculo con Ribas de base y el temible Mirotic junto a Davies en el interior. La conexión Huertas-Shermadini, la segunda más letal de toda la Liga Endesa, comenzó funcionando (casi como siempre) mientras Gielo retomaba sensaciones con un triple (5-7). Los locales comenzaron entonces a imponer su calidad, con un parcial de 14-2 para el 19-9, momento en el que Vidorreta tuvo que parar por primera vez el encuentro. El entrenador vasco insistía a gritos durante el tiempo: “¡Hay que compartir la pelota!”. Pero la pelota no era compartida. La reacción insular no se hizo esperar y de la mano de Gielo, que ya llevaba ocho puntos, el Canarias acortó diferencias 19-14. Tomic asumió la faceta anotadora de un Barça que anotaba con cierta facilidad. Al final del primer cuarto se llegaba con 26-19.

La defensa visitante seguía sufriendo, por lo que, pese a que llegó el Canarias a ponerse a solo cuatro puntos, con una ataque fluido, sobre todo cada vez que le llegaba la pelota a Shermadini, el Barça seguía castigando el aro de los de Vidorreta. Pese a ese intercambio de canastas, que no venía bien al Iberostar, la diferencia era de solo cinco tantos (37-32), pero la capacidad anotadora del Barça desesperaba a un Vidorreta que vio como su equipo se iba al descanso con 47-39 en contra. Los aurinegros estaban obligados a mejorar en defensa para tener opciones de victoria.

No le gustó a Pesic como salieron sus jugadores tras el descanso. El Canarias estaba desatado en ataque, logrando hacer mucho año a su oponente, ante un Barça superado. Huertas era el máximo anotador (10) y segundo asistente (4), del compromiso, que comenzaba a bailarse a su son. Además, casi por primera vez esta temporada, Mirotic, bien defendido, no estaba brillante en ataque. El problema era que, habiendo planteado un encuentro a ver quién metía más puntos, como en el que nos encontrábamos, el talento catalán podía decidir (60-50), algo ante lo que el Canarias trataba de rebelarse compartiendo el balón y logrando un 0-5 (60-55). Restaban casi cinco minutos para el final del tercer cuarto cuando Mirotic, con un 2+1, y Davies volvieron a poner la renta de diez puntos a favor de los barcelonistas (65-55). Tocaba volver a remar. Ellos no aflojaron, llegándose al final de la tercera manga con 75-63.

El partido estaba acabado a falta de casi siete minutos para el final. Con 11-0 de parcial, aún con muchos minutos por delante, Vidorreta paró el duelo con un tiempo muerto. La sangría era tremenda. El Canarias pagaba los platos rotos de la estrepitosa derrota del Barça ante el CSKA en la última jornada de la Euroleague. Quedaba aún por sufrir, porque los locales siguieron a lo suyo (90-63) haciendo más daño al Canarias, con un 20-5 en contra imposible de levantar. Al final, el 103-71, más allá de las malas sensaciones, puede ser un problema de cara a posibles averages para la Copa.