fasnia

Fasnia ya tiene suelo para el primer centro de biomasa de Canarias

El Cabildo negocia 3,5 millones del Gobierno regional para dar el impulso definitivo a un proyecto pionero en las Islas que busca proteger los montes y generar energía con restos forestales

El primer centro logístico de Canarias para la generación de energía renovable a partir de restos forestales ya dispone de suelo de titularidad pública en Fasnia. Será la parcela del Centro Ambiental de las Eres la que acoja este proyecto, tras pasar todos los filtros administrativos que mantenían paralizada la construcción desde hace cerca de una década. “Estamos en avanzadas negociaciones con el Gobierno de Canarias para el traspaso de 3,5 millones de euros necesarios para su ejecución”, aseguró a DIARIO DE AVISOS la consejera de Gestión del Medio Natural y Seguridad del Cabildo de Tenerife, Isabel García.

“Disponer de energía limpia a partir de biomasa es algo que no solo cumple con mi responsabilidad de proteger el medio natural, sino con los valores sostenibles que quiere promover la nueva Corporación”, apuntó la consejera, quien quiere aprovechar “la buena sintonía” con el consejero de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias y anterior consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife, José Antonio Valbuena, para dar el impulso definitivo a este proyecto.

El Centro Logístico de Restos Forestales de Tratamiento Servícola tendrá la tarea “prioritaria” de garantizar el cuidado de más de 10.500 héctareas de pino, que fueron repobladas en las décadas de los 50, 60 y 70 en la zona Norte de la Isla. García afirma que es “urgente” proteger el valor del pino canario, una de las únicas dos especies de este árbol capaz de revivir tras quemarse.

Para lograr este fin, técnicos del Cabildo deberán analizar aquellos puntos en los que existan más de 1.500 árboles por hectárea, lo que supone una densidad incompatible para que todos los árboles crezcan con los nutrientes que necesitan: “Cuando se hizo la repoblación se plantaron pinos muy juntos, por eso ahora hay que sacar algunos, los peores, mientras que los más antiguos y robustos esperamos que permanezcan para siempre”, explicó García.

Entre los miles de metros cúbicos de madera que la Corporación calcula que es necesario extraer, una parte irá destinada a la realización de muebles, a aserraderos, entre otros. Los restos servirán para la producción de astillas, que cuentan con un gran poder calorífico y al ser quemadas se convierten en energía de biomasa o bioenergía.

Para la consejera, este proyecto es el ejemplo “representativo” del tipo de acciones que se pueden realizar para luchar contra el cambio climático, porque “a la vez que se presenta una alternativa a los combustibles fósiles, los bosques y pinares se hacen más fuertes”.

Recogida y gestión

Entre los aspectos contemplados por este proyecto estaba el encargo de la construcción a la empresa pública Tragsa. Ignacio Aldea, profesor del máster de Energías Renovables de la Universidad Europea de Canarias y socio director de Bioenergy Feel, empresa que se dedica, entre otros aspectos, a la instalación de calderas de biomasa, ha apoyado la construcción desde sus inicios: “Es un caso de economía circular, porque la energía resultante es rentable para calentar el agua de diferentes recintos, como los hoteles o los hospitales, y, a su vez, el beneficio revierte en la Administración, que puede destinar el dinero a pagar al personal encargado de cuidar y proteger los montes”.

Este proyecto para generar energía con biomasa ha recibido diferentes partidas económicas del Cabildo en los últimos años, aunque nunca se ha llevado a cabo su impulso definitivo. En 2016, la iniciativa contaba con el rechazo del grupo de Podemos en la Corporación insular, que alegaba la “carencia de materia orgánica” en la Isla.

piscinas climatizadas

Pese a que la mayoría de hoteles en Canarias cuentan con calderas de biomasa, el Archipiélago no tiene aún una planta especializada en la extracción de astillas para este fin. Hasta ahora, la masa forestal del pino canario es aprovechada por personas que individualmente la recogen, mientras que con la central se suma “un proceso vertical de cuidado del medio natural”, apuntó Ignacio Aldea.

Este experto en energías renovables defiende que “en ningún caso lo que se ha planteado hasta ahora es extraer madera con el fin de alimentar las calderas de todos los hoteles de la Isla, sino priorizar la protección de la masa forestal”.

Aldea pone como ejemplo a Austria, un país en el que existen zonas en las que el 90% de la energía consumida tiene su origen en la biomasa: “Cuidan sus bosques a la vez que aprovechan el valor de su energía”.

Asimismo, apunta que esta energía “es rentable” y la vincula con el sector turístico en la Isla, dada la creciente preocupación de los turistas por el cambio climático, que ha aumentado en los últimos tiempos junto al interés de los hoteles por ofrecer un servicio cada vez más sostenible que encaje con esa nueva conciencia medioambiental.

De hecho, el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) prohíbe climatizar las piscinas al aire libre con combustibles fósiles, obligando a la búsqueda de alternativas como la energía solar, la geotérmica o la biomasa. Cabe recordar que el pasado mes de agosto colectivos ecologistas denunciaron a este periódico el incumplimiento del RITE en hoteles canarios, pues detectaron el uso de combustibles fósiles para climatizar piscinas al aire libre, una situación que podría acarrear multas de hasta 100 millones de euros.

TE RECOMENDAMOS