la laguna

Piden al Gobierno la declaración de urgente ocupación en Las Chumberas

La medida solicitada por el Ayuntamiento permitirá ocupar el espacio de la urbanización sin tener que esperar a concluir los trámites de expropiación
Imagen de uno de los bloques ya tapiados de la urbanización Las Chumberas. / SERGIO MÉNDEZ

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de La Laguna, reunida ayer en sesión extraordinaria, acordó solicitar al Consejo de Gobierno de Canarias la declaración de urgente ocupación de las viviendas afectadas por el procedimiento de expropiación de Las Chumberas. La medida permitirá ocupar el suelo de la urbanización sin necesidad de esperar a que concluya el proceso de expropiación, que podrá seguir tramitándose paralelamente a la ocupación, explicaron ayer desde el Consistorio.

El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, confía en que el Consejo de Gobierno, que ha tomado en consideración esta solicitud en su reunión de ayer mismo, “apruebe cuanto antes una declaración que facilitaría la urgente ocupación de las viviendas, para luego seguir tramitando todo el expediente expropiatorio con todos los derechos de las vecinas y vecinos garantizados, ya podrán elegir entre recuperar sus viviendas renovadas o el justiprecio, pero sin tener que esperar a que acabe todo el procedimiento de expropiación”.

En este sentido, según fuentes consultadas, la previsión es que esta solicitud se trate en la siguiente reunión del Consejo de Gobierno, que tendrá lugar el próximo jueves.

La declaración permitiría dar cumplimiento al convenio firmado el 22 de octubre de 2019 entre el Ministerio de Fomento, la Comunidad Autónoma de Canarias, el Cabildo y el Ayuntamiento, que recoge una aportación total de 25 millones y que fija un plazo máximo de cuatro años para su ejecución.

De no procederse a la ocupación del suelo en breve tiempo, sería necesario esperar a la culminación y aprobación definitiva del expediente expropiatorio, que, hasta el momento, se ha venido desarrollando con numerosos problemas, tanto por las dificultades para contactar con buena parte de las personas interesadas (algunas residen fuera de la Isla o incluso del país, otras han fallecido y es preciso localizar a sus herederos), como por la actitud de aquellas que se muestran reticentes a recibir cualquier comunicación oficial y han optado claramente por entorpecer el procedimiento, según destacaron desde el Consistorio.

Como ejemplo, la Gerencia de Urbanismo decidió en junio de 2019 dictar órdenes de desalojo de las 160 viviendas de los 10 bloques de la primera fase por motivos de seguridad. Sin embargo, a fecha de hoy aún no ha sido posible lograr que todos los habitantes abandonen sus viviendas, si bien la gran mayoría ya han sido desalojados y están realojados mediante alquileres sufragados por Muvisa. En concreto, ya están desalojados y tapiados 8 de los 10 bloques y uno está parcial, y se va a tener que llegar hasta juicio con algunos pocos casos que no quieren irse, explicó ayer el consejero delegado de Muvisa, Juan Ignacio Viciana.

Los riesgos que amenazan para que se originen nuevos retrasos en la ejecución de este proceso son variados y de difícil solución a corto plazo. Por un lado, en diciembre de 2018 Muvisa adjudicó a una UTE, de forma condicionada a la obtención y disponibilidad del suelo, la ejecución de proyectos de demolición de la primera fase, con lo que un retraso en la culminación del proceso de expropiación podría traducirse en la resolución definitiva del contrato por causa imputable a la administración, con posibles indemnizaciones y la apertura de un nuevo procedimiento de selección y adjudicación de las obras, indicaron desde el Consistorio.

Por otro, el incumplimiento de los plazos del actual convenio de octubre de 2019, colocaría al Ayuntamiento nuevamente ante el escenario de tener que afrontar una posible devolución de los fondos aportados por las administraciones.

obras de demolición

La resolución del Consejo de Gobierno de Canarias eliminaría estos riesgos al permitir ocupar el suelo de la urbanización sin necesidad de esperar a que concluyan los trámites de expropiación, con lo que el proceso de reposición de las viviendas podría comenzar. En este sentido, si todos los trámites fuesen bien y en plazo, “confíamos en que antes del verano pueda empezar” la demolición de estos primeros 10 bloques, apuntó Juan Ignacio Viciana.

Por otra parte, el alcalde mantuvo ayer por la tarde una reunión con los vecinos para trasladarles toda esta información.

TE PUEDE INTERESAR