Televisión

El canario Joshua gana la tercera edición de “Maestros de la Costura”

Además del premio en metálico de 50.000 euros, el grancanario se hizo con el maniquí de oro y un curso de formación especializada en Diseño de Moda en la Universidad Politécnica de Madrid

Joshua ha sido el ganador de la tercera edición de “Maestros de la Costura”, de manera que el concursante grancanario ha conseguido, además del premio en metálico de 50.000 euros, el maniquí de oro y un curso de formación especializada en Diseño de Moda en la Universidad Politécnica de Madrid.

“Maestros de la Costura” se ha despedido a lo grande por el nivel de los dos finalistas y por las pruebas a las que se enfrentaron, que Joshua ganó tras la confección de un vestido de alfombra roja, homenaje a Carolina Herrera, que presenció la hija de la diseñadora, Carolina Adriana, y que al final del programa lució la modelo española África Peñalver.

“No me puedo creer que sea mi vestido el que esté saliendo por la puerta. Hoy es el primer día del resto de mi vida”, dijo con satisfacción el aprendiz después de oír su nombre.

“He ganado. ¿Quién me lo iba a decir?”, confesó el concursante, que no paró de saltar durante los primeros momentos.

La primera prueba de la final ya puso el listón muy alto al pedir a los cuatro aprendices que homenajearan a Karl Lagerfeld, director creativo de Chanel, que falleció en febrero de 2019.

Álvaro Castejón y Arnauld Maillard, tándem creativo de la firma Alvarno, acudieron al taller para hablar del gran maestro de la costura, con el que trabajaron en París muy de cerca. “Era un genio”, desvelaba Maillard, “nunca miraba al pasado”, agregó, a lo que Castejón añadió que con Lagerfeld aprendieron “disciplina” y “la necesidad de reinventarse”.

Joshua fue el ganador de esta prueba, que dedicó emocionado a su madre. “Aunque ella no está en mi vida es la persona que me trajo al mundo”, señaló después de presentar un trabajo que le llevó directamente al duelo final.

La segunda prueba para conseguir la segunda bata de duelista se desarrolló en Tecnocreativa, una de las escuelas de moda, creada por la firma Basaldúa.

Allí esperaban la soprano Ainhoa Arteta, que hizo equipo con Begoña; la actriz María Esteve, que reconoció que era “costurero-curiosa”, y compartió costura con Margarita, y la cantante La Terremoto de Alcorcón, que ayudó a David. Las tres invitadas ayudaron a coser, como es costumbre en esta prueba, un vestido de novia.

Las invitadas actuaron además como auténticas “psicoterapeutas” para los concursantes, como señaló Raquel Sánchez Silva, pues siempre les dedicaban palabras de “ánimo”.

David reconoció que le “había venido grande la prueba” y Palomo no dudó en señalar que no le había gustado su actitud “derrotista”, que se había reflejado en su vestido. Pero aunque fue el primero en caerse de la prueba final, el aprendiz no perdió la sonrisa y arrancó el aplauso de todos. “Bueno, que he quedado el cuarto. No está mal”, dijo con alegría.

La elección estaba entre el diseño de Margarita y Begoña, pero Caprile argumentó que uno de los trabajos superaba a otro en la “confección”: el de Begoña, que se arrodilló de la emoción.

“Me siento importante al tener la bata”. Nada más comenzar el programa Begoña reconoció que su “amor por la costura” es lo que la ha llevado a la final.

Finalmente, Begoña y Joshua se enfrentaron al duelo por el maniquí de oro de la tercera temporada de “Maestros de la Costura”.

Una final “muy igualada”, según manifestó María Escoté, y a la que Joshua llegó con el diario que le ha acompañado durante el concurso y del que leyó su primera página con el título “Los sueños se cumplen”, que emocionó a Alejandro Palomo tanto que llegó a las lágrimas.

Eso era el comienzo del mar de lágrimas en el que se convirtió el taller cuando entraron los padres de Begoña, su marido y su hijo Gabriel, así como el padre y los amigos de Joshua. Después de la emoción llegó la fiesta con la llegada de los otros diez aprendices que pasaron por el programa.