la laguna

“Me han suspendido el servicio de atención y estoy sola en casa en silla de ruedas”

Olga Ramos necesita ayuda para la limpieza, la basura y la compra; el Ayuntamiento de La Laguna trabaja en ampliar la ayuda con la máxima seguridad
Olga Ramos es vecina del barrio de La Verdellada, en La Laguna. / SERGIO MÉNDEZ

Olga Ramos es una vecina de 60 años de La Verdellada (La Laguna), vive sola y se mueve en silla de ruedas y denuncia que, desde hace una semana, no recibe el servicio de atención domiciliaria del Ayuntamiento de La Laguna, del que es usuaria y gracias al cual se le realiza la limpieza de su hogar, se le hace la compra y se le tira la basura.

“Entiendo que se hayan suspendido las limpiezas, pero hay expedientes con excepciones, y ese es mi caso, porque está documentado que tengo un riesgo de infección altísimo, y más allá de la desinfección del baño, pues no puedo bajar la basura, no puedo hacer la compra ni ir a la farmacia…. Pero se me ha suspendido el servicio por completo y yo estoy sola en casa, en silla de ruedas”, denuncia.

Olga Ramos sufre una enfermedad degenerativa y la debilidad muscular le ha provocado varias caídas y tener que hacer uso de la silla de ruedas, como en la actualidad. En estos días ha estado intentando gestionarse cómo puede, pero hay tareas para las que necesita ayuda y no tiene, ya que no dispone de familia en la Isla. “El cuarto de baño lo rocío todo de lejía, yo puedo limpiar el inodoro y el lavamanos, pero el plato de ducha no, porque me puedo caer dentro, así que voy rociando y echando agua para desinfectar. La basura, pues el último día que estuvo la auxiliar me la bajó. Y la comida, pues tiro con lo que tengo…”, explica.

Olga Ramos critica que se puso en contacto con la empresa concesionaria del servicio pero que le respondieron que “solo iban a atender a la gente que está encamada”. “Les dije que no pretendía que me mandaran a nadie para hacer la limpieza, que yo entiendo la situación, pero que me cubran un mínimo de ir a comprar, tirar la basura… porque ¿qué hago?, ¿tiro la basura por la ventana? Porque con el altísimo riesgo de infección que tengo no puedo tener basura en su casa”, apunta.

Desde el Ayuntamiento, el concejal de Bienestar Social, Rubens Ascanio, explicó ayer que desde la declaración del estado de alarma, “tuvimos que, junto con la empresa, ver de qué manera arbitrar el servicio con la mayor seguridad posible y evitando que se convirtiera en un foco de contagio”. Un servicio que presta asistencia en La Laguna a más de mil personas.

El pasado lunes se atendió a unas 200 personas encamadas y que requerían asistencia urgente, “el siguiente día se aumentó a 400 personas, priorizando a gente con mayor nivel de dependencia y sin apoyo”, indicó el edil, quien enfatizó que “hay que seguir dando el servicio, pero tenemos que garantizar las condiciones plenas de seguridad de las trabajadoras y hay falta de material de protección”.

Firma de una  autorización

El siguiente paso tuvo lugar ayer, cuando “nos reunimos con la empresa y establecimos que se va a poner una autorización para que los que quieran continuar con el servicio lo firmen y autoricen, porque son profesionales cualificados pero al final hay un riesgo, aunque sea remoto”.

“Vamos a intentar dar el servicio al máximo posible de usuarios, pero hay parte de la plantilla con problemas de conciliación y tenemos que garantizar que todos tengan los elementos de protección al 100%”, por lo que se aplicará prioridad “en aquellas personas que estén con mayor dependencia y de necesidad”, señaló Rubens Ascanio al respecto.

TE PUEDE INTERESAR