coronavirus

Roberto, atrapado en Filipinas: “Se cierran cada vez más puertas y es difícil salir, pero espero estar pronto en casa”

Roberto Berdayes sigue en Siquijor, una isla de Filipinas, a la espera de que España organice un vuelo o envíe un avión militar
Roberto, atrapado en Filipinas: “Se cierran cada vez más puertas y es difícil salir, pero espero estar pronto en casa”
Roberto, atrapado en Filipinas: “Se cierran cada vez más puertas y es difícil salir, pero espero estar pronto en casa”
Roberto en el hostal en el que se encuentra, con ganas de volver a casa. DA

Roberto Berdayes está atrapado en la isla de Siquijor, en Filipinas desde el 17 de marzo, fecha en la que tenía billete para volver a España. Desde entonces, le han cancelado tres vuelos. Es uno de los 500 españoles que no pueden salir tras el cierre de todas las fronteras por el Covid-19.

Con una calma envidiable para afrontar la situación, este vecino del Norte de Tenerife explica que se ha abierto una salida a la isla de Negros ya que la ciudad de Dumaguete tiene puerto. “Pero una vez que llegas ahí te ponen en cuarentena ya que puertos y aeropuertos siguen cerrados. Me imagino que es una vía de comunicación entre una isla y otra por motivos familiares así que tampoco hay salida”, cuenta a DIARIO DE AVISOS.

Ayer por la mañana se acercó a la oficina de turismo y le dijeron que salvo que tuviera un vuelo confirmado, no se puede ir de la isla y en ese caso, debería hacerlo solo 24 horas antes y con un certificado médico. “Supuestamente nos deberían sacar en un banco de mercancías que llega a Siquijos dos días a la semana. Eso es en la teoría, porque en la práctica, la persona que después me atendió en el Ayuntamiento me dijo que no íbamos a poder salir.”

Con lo cual, añade, todos los turistas que se encuentran en su misma situación se lo han tomado “con un poco más de calma y han decidido tirar para adelante y buscando alojamientos baratos para poder resistir un mes más allí ya que el dinero está limitado, los cajeros han dejado de funcionar y algunos bienes de primera necesidad como alcohol o mascarillas escasean, igual que los complejos vitamínicos”.

 

Roberto cree que la única forma de poder dejar Filipinas es que el Gobierno español envíe un avión militar o que se ponga a trabajar junto con el del país asiático para destinar un medio de transporte hasta el aeropuerto de Cebú y desde allí, coger un vuelo hasta España. “Se cierran cada vez más puertas y es más difícil intentar salir o llegar a algún lado ya que Europa ha cerrado casi todos los aeropuertos y la única opción es viajar a Londres”, dice.

Ayer, casi a última hora, mientras ofrecía estos detalles recibió una llamada del Ministerio del Asuntos Exteriores de España avisándole que estaban preparando un vuelo y le preguntaron qué necesitaba para poder salir de la isla de Siquijor.

“Todavía no saben la fecha exacta pero les he explicado mi situación y parece que se están moviendo. Espero estar pronto en casa”, declara optimista.
Por el momento, el gobierno filipino no le obliga a extender la visa pero una vez que finalice la cuarentena le da un plazo de 30 días para hacerlo y no incurrir en una infracción dado que en ese caso, además, tendría que pagar una multa para poder quedarse.

TE RECOMENDAMOS