coronavirus

Canarias lucha por que la temporada de verano no se dé por perdida

El Ejecutivo autonómico continúa trabajando en un plan de desescalada a partir del 10 de mayo, con acento en la actividad turística, de la que depende mayormente la economía del Archipiélago
Las Islas aspiran a recuperar la actividad turística pese a la pintada que en una pared de La Laguna rechaza la presencia de extranjeros. Fran Pallero
Las Islas aspiran a recuperar la actividad turística pese a la pintada que en una pared de La Laguna rechaza la presencia de extranjeros. Fran Pallero
Las Islas aspiran a recuperar la actividad turística pese a la pintada que en una pared de La Laguna rechaza la presencia de extranjeros. Fran Pallero

Las Islas se juegan mucho en los próximos meses. Si ya de por sí el hecho de tener los hoteles cerrados y llevar la actividad turística a cero está siendo del todo sangrante para la economía isleña, la posibilidad de que el desconfinamiento gradual siga provocando estragos en el PIB del Archipiélago es aterradora. Por eso, la patronal ha reclamado tanto al Ejecutivo canario como al central que se tenga en cuenta a un sector del que depende, directa o indirectamente, casi la mitad de la población.

Se trata de un debate que también se trasladó al conjunto del territorio nacional, dado que ayer la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital del Gobierno, Nadia Calviño, aseguró tener la esperanza de que “haya temporada de verano en el turismo”, si bien reconoció que no existe un “calendario oficial” para la reactivación de los complejos alojativos. Aún así, quiso lanzar un mensaje de tranquilidad, adelantando que no habrá nacionalización de empresas afectadas por la crisis sanitaria.

Por otra parte, el Comité de Gestión de la Emergencia Sanitaria del coronavirus en Canarias continúa trabajando en un documento mediante el que se pretende regular una desescalada específica para la región a partir del 10 de mayo, visto el “escenario favorable” que representan las Islas, con un número reproductivo del virus inferior a uno (0,78). Según ha podido saber DIARIO DE AVISOS, de entre las opciones que hay sobre la mesa, que se evaluaron ayer en una maratoniana reunión que acabó a altas horas de la noche, una de las que mayor peso y apoyos está teniendo es contemplar sobre el mes de junio cierta afluencia de turismo local, entre islas; en agosto, de tipo nacional, y a finales de año, visitantes de otros países.

Pero, especialmente para estos últimos, también sería necesaria la implementación de otras medidas, como un Carnet Covid-19 similar al que ha puesto en marcha el Gobierno chileno. Asimismo, el Ejecutivo canario ha trasladado a Madrid su preocupación por los comercios, los bares y restaurantes, puesto que son una pieza fundamental en el desarrollo de la actividad turística y, de acuerdo a fuentes solventes consultadas por este periódico, en el caso de los pequeños comercios “no se diferencian mucho de los supermercados”, por lo que deberían incluirse en la siguiente “fase”.

De otra parte, el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, busca impulsar lo que denomina un Plan de Reconstrucción para el día después de la pandemia. En una entrevista con El Mundo admite que la recuperación no será “con carácter inmediato” y “tiene que generarse confianza”, por lo que prevé que “los siguientes meses van a ser muy preocupantes”. Es precisamente por este motivo que busca contar con todas las voces posibles, habiendo invitado a participar a los grupos de la oposición y a distintos actores sociales y económicos del Archipiélago, a fin de sacar adelante una propuesta de consenso con la que luego ir al Gobierno central a reclamar fondos. Una estrategia cercana al Plan Marshall que reclamó el DIARIO la semana pasada.

En el marco de la UE, desde la Vicepresidencia canaria observan con lupa los movimientos efectuados por la Comisión Europea, que celebrará una nueva videocumbre mañana. Además, Román Rodríguez, también titular autonómico de Hacienda, ha logrado, como respuesta a la carta que remitió a la ministra María Jesús Montero, luz verde para que las administraciones locales empleen el superávit en la recuperación, y negocia que el Gobierno regional pueda hacer lo mismo.

TE PUEDE INTERESAR