coronavirus

Entramos en la UCI del HUC: así trabajan nuestros sanitarios salvando vidas

DIARIO DE AVISOS fue ayer testigo de la lucha en primera línea contra la pandemia a cargo de los profesionales de Cuidados Intensivos y Urgencias del Hospital Universitario
Una enfermera del área de Medicina Intensiva del hospital lagunero. Fran Pallero
Una enfermera del área de Medicina Intensiva del hospital lagunero. Fran Pallero
Una enfermera del área de Medicina Intensiva del hospital lagunero. Fran Pallero

Canarias cuenta con un total de 2.155 casos registrados de coronavirus, 1.036 altas hospitalarias y 130 fallecidos, según los últimos datos de la Consejería de Sanidad del Ejecutivo autonómico. Los profesionales de la sanidad pública del Archipiélago están luchando a brazo partido, sin descanso y dejando el miedo en la puerta de los centros de trabajo, para vencer a esta pandemia. DIARIO DE AVISOS ha entrado en la UCI y en Urgencias del Hospital Universitario de Canarias (HUC) uno de los centros de vanguardia de la sanidad de las Islas donde se está librando la batalla de éxito contra el coronavirus en vísperas de las primeras medidas de desconfinamiento que comenzarán este fin de semana con la salida de los niños a la calle, y que podrían continuar la próxima semana con la apertura de los primeros negocios.

Para afrontar la llegada del coronavirus, el Hospital Universitario de Canarias ha tenido que cambiar totalmente su estructura, organización, los circuitos de atención a los pacientes y la forma de ver las cosas, reorganizando el centro en zonas Covid y no Covid, con servicios específicos para luchar contra este enemigo silencioso.

Además, el complejo ha tenido que incrementar su plantilla en 394 trabajadores, por lo que actualmente cuenta con 5.300 profesionales sanitarios y no sanitarios. Cada día tienen que dejar sus miedos en casa para plantar cada a la Covid en una situación excepcional, en la que se han aprendido a trabajar en equipo como uno solo, demostrando el gran capital humano que hay en el centro.

Los profesionales que se encuentran en primera línea de guerra en el Hospital Universitario de Canarias son los Servicios de Urgencias y Medicina Intensiva del centro lagunero.

El jefe de Sección de Urgencias del HUC, Marcos Expósito, señaló a DIARIO DE AVISOS, que “en este caso, vivir en las Islas ha sido una ventaja, ya que nos ha permitido tomar medidas preventivas y ver lo que hacían otros compañeros y analizar una situación nueva para todos, que nos pedía ir improvisando y aprendiendo sobre la marcha”. “Realmente no nos vimos saturados en Urgencias porque nos adelantamos a los acontecimientos y hemos contado con la extraordinaria ayuda de la población, que ha acudido cuando era necesario venir, lo que nos ha ayudado mucho”. La afluencia a Urgencias ha descendido el 60%, incidió Expósito, enfundado en su Equipo de Protección Individual (EPI).

Por su parte, el coordinador de Urgencias, Guillermo Burillo, señaló que “nos hemos adelantado a la situación y nos ha permitido mejorar los protocolos. No nos consideramos unos héroes, nos hemos preparado durante toda la vida para afrontar estas situaciones”, incidió.

Urgencias ha habilitado para los pacientes con problemas respiratorios, positivos o sospechosos de Covid tres zonas. “Así les separamos para que no sean transmisores entre unos y otros, y a su vez para atenderles de la forma más adecuada posible. Cuando viene algún paciente con la confirmación de Covid desde Atención Primaria, ya llegan con las pruebas o bien por la sintomatología y por sospecha, los pasamos a una zona determinada, los de muy baja sospecha van a otro lado, y los intermedios a una tercera zona. La rutina de seguridad es constante y máxima. Inicialmente empieza por el lavado de manos, la colocación de los guantes de nitrilo, el mono o buzo, la protección con una mascarilla FFP2, y sobre ella una mascarilla quirúrgica, que suelen cambiarse junto a los guantes tras visitar a cada uno de los pacientes, además de protegerse los ojos con unas gafas y una pantalla.

También es zona sucia de Covid-19 el área de reanimación, donde van los pacientes graves previo a su ingreso en la UCI del centro hospitalario lagunero. Avanzamos por el pasillo para llegar junto a los otros de los grandes protagonistas de la lucha contra el coronavirus, los 200 profesionales del Servicio de Medicina Intensiva del HUC. Allí, las emociones están a flor de piel cada día las 24 horas.

La Covid no da tiempo ni margen de espera

María Luisa Mora, jefa del Servicio de Medicina Intensiva del HUC destacó que “el paciente de Covid no puede esperar nada, el virus no da tiempo ni margen, lo que ha sometido al servicio a una prueba de estrés mayor de la que, ya de por sí teníamos, y no sólo al personal sanitario, incluso al de limpieza, una herramienta clave para nosotros”. Para Mora, “la Covid nos ha obligado a rediseñar el trabajo de los Servicios de Medicina Intensiva de todos los hospitales y ha supuesto un reto muchísimo mayor para todos. Estoy muy satisfecha por la respuesta de todo el personal ante una situación donde, en un momento determinado, nos llegó incluso a desbordar, vivimos situaciones complicadas, pero gracias a la colaboración de todo el mundo hemos dado respuesta a lo que el paciente requería”.

Mora se congratuló de que “la estadística que tenemos es de una mortalidad extremadamente baja. Con una neumonía tan extraordinariamente grave, tenemos pacientes que han salido de situaciones donde nosotros pensábamos que no lo harían, lo que ha supuesto un orgullo”.

La jefa del servicio de UCI confesó al DIARIO que “el coronavirus tiene una particularidad que nos ha costado muchísimo de integrar. La familia del paciente que está en una situación extraordinariamente crítica no puede estar con él, y es una particularidad que lo llevamos fatal, nos ha costado muchísimo esfuerzo y trabajo asimilarlo, y sigue constandonos”.

Por último, Carmen Arroyo, enfermera supervisora del área de críticos del HUC, señaló al DIARIO que “esta pandemia ha sido algo nuevo que nos ha cambiado de repente todo. Gracias a los profesionales que hay en la unidad, hemos podido reinventarnos y adaptarnos a este reto.

Somos seres humanos, todos tenemos familia, todos tenemos miedo y, aún así, los profesionales vienen a trabajar cada día con ilusión y fuerza para atender a los pacientes, y eso es algo que es destacable. Todo equipo se ha volcado muchísimo”, finalizó.

309 pacientes han sido hospitalizados, restan 51 en planta y 10 en la UCI

El HUC ha reorganizado las plantas de hospitalización hasta llegar a tener 240 camas disponibles para Covid-19, de las cuales actualmente solo quedan 150 como previsión. Por su parte, la UVI cuenta con 24 camas disponibles, pero ampliables a 81, teniendo en cuenta otras áreas, como observación de Urgencias, coronarios, recuperación de quirófanos, UCSI, quirófanos y cirugía mayor ambulatoria. El HUC ha atendido a un total de 309 pacientes por coronavirus desde el inicio de la pandemia, y actualmente solo restan 51 en planta y 10 en la UCI.

TE RECOMENDAMOS