ciencia

Luis Enjuanes e Isabel Sola encabezan una investigación pionera de vacuna contra el coronavirus

Los científicos españoles tendrán “probablemente antes de mayo” un remedio para la enfermedad, que esperan poner a disposición de la humanidad, tal como anunció ayer el ministro de Ciencia, Pedro Duque
Sola y Enjuanes han trabajado conjuntamente con los Institutos de Salud de Estados Unidos, aunque en este caso lo han hecho con el Mont Sinai de Nueva York. DA
Sola y Enjuanes han trabajado conjuntamente con los Institutos de Salud de Estados Unidos, aunque en este caso lo han hecho con el Mont Sinai de Nueva York. DA
Sola y Enjuanes han trabajado conjuntamente con los Institutos de Salud de Estados Unidos, aunque en este caso lo han hecho con el Mont Sinai de Nueva York. DA

Parece que ya comienza a ser una tónica habitual recibir buenas noticias. Más allá de las cifras de fallecidos en todo el planeta (ya con más de un millón de afectados) por el Covid-19, que han superado las 50.000 en 180 países, ayer España fue portadora de avances en la lucha contra la enfermedad. El ministro Pedro Duque, titular de Ciencia e Innovación, anunció en rueda de prensa en la Moncloa que los investigadores del CSIC Luis Enjuanes e Isabel Sola desarrollan desde hace meses una vacuna “de las más avanzadas del mundo” y que, según previsiones, estará lista “probablemente antes de mayo” un primer prototipo, que espera ponerse a disposición de la humanidad.

Ambos científicos ya habían trabajado con los Institutos de Salud de Estados Unidos durante los brotes del coronavirus SARS-Cov2 en 2002 y MERS-Cov en el año 2012, aunque en este caso ha sido mediante un proyecto que desarrollan en coordinación con la Icahn School of Medicine del Mount Sinai neoyorkino. Y es justo Nueva York el estado más afectado por la pandemia de la nación norteamericana, cuyo Departamento de Trabajo ha confirmado que se han destruido 6,65 millones de empleos como consecuencia de la patología; un récord de demandantes de subsidios por desempleo. Una situación que, si bien parece tener poco que ver con la gestión, contrasta con la situación de pleno empleo que legó Barack Obama.

Canarias tampoco es ajena a las consecuencias negativas que el Covid-19 está teniendo en la economía mundial, sobre todo, teniendo en cuenta que cada vez son más países los que decretan el cierre de establecimientos, ocasionando, por ende, un parón en la actividad de las empresas. El pasado mes de marzo se registró un incremento del paro en las Islas de 19.797 personas, sumando un total de 227.634 en la región. Es por ello que el Ejecutivo autonómico ha aprobado un paquete de medidas de carácter económicos, financiero, fiscal y administrativo que, dentro de su ámbito competencial, permitirán paliar el impacto sobre el tejido empresarial isleño. Asimismo, la administración canaria ha solicitado al Gobierno que se amplíen los estímulos previstos por la quiebra de Thomas Cook, argumentando que el turismo se ve afectado de lleno por la crisis sanitaria, ya que los complejos han tenido que cerrar por completo debido a la misma, y el regreso puede llegar a ser difícil.

Sobre la curva epidemiológica de contagios, comienzan a confirmarse los buenos augurios de los expertos, que apuntaban que este fin de semana puede alcanzarse la estabilización. De hecho, el Archipiélago ha sido incluido en el listado de comunidades autónomas que, vistas su progresión positiva, podrán salir antes de la enfermedad.

TE PUEDE INTERESAR