arafo

Juan Ramón Martín, alcalde de Arafo: “Ahora no tenemos un euro para hacer la red hasta la depuradora”

El alcalde de Arafo aclara que "lo que está pendiente en el Polígono es la prórroga para verter al mar, no la autorización” y recuerda que "a raíz del proceso judicial, tuvimos que hacer el censo de vertidos de empresas y algunas las hemos tenido que cerrar”
Juan Ramón Martín lleva un año como alcalde de Arafo, donde ha logrado un consenso, poco habitual, con la oposición / NORCHI

Acaba de cumplir un año al frente de la Alcaldía de Arafo, aunque Juan Ramón Martín ya tiene un largo recorrido en el Ayuntamiento, de la mano de José Juan Lemes, durante dos mandatos. Sin embargo, no ha querido saber nada del pasado y asumió el bastón de mando con un equipo totalmente renovado, y es más, incluso ha logrado algo impensable hasta hace poco en Arafo, lograr el consenso político con la oposición.

¿Está usted tan preocupado como lo está el alcalde de Güímar por los vertidos al mar del Polígono y las dudas que se han cernido sobre la renovación de la prórroga de autorización del emisario submarino?
“La autorización no está en peligro, porque está concedida por 25 años, los requerimientos de la Viceconsejería de Medioambiente es sobre la prorroga de dos años de vertidos que ha caducada y está sujeta a la terminación de la depuradora industrial, y en ese proceso estamos. Hemos respondido al primer requerimiento hace unos 20 días, con una parte muy técnica y otra que tiene que ver con la ejecución de la depuradora. El jueves no llegó otro requerimiento sobre la calidad de las aguas y desde el Consejo Insular de Aguas se nos dijo que para mejorar esa calidad del agua tenemos que poner un microtamiz y tenemos que darle el visto bueno los tres ayuntamientos y contratar esa obra. Es decir, estamos en el proceso de la ampliación de la autorización”.

-Sin embargo, en el Pleno de Güímar se dijo que se estaban sobrepasando los valores de contaminación y que corría peligro la autorización de la Viceconsejería.
“No tengo esa sensación de la Viceconsejería. Al contrario, lo que nos dice es que mejorando esa calidad del agua con el microtamiz no habría ningún problema para ampliar la prórroga de verter, unido a los plazos de ejecución de la Edari. Nosotros, en su día pusimos lo que nos pidieron los ingenieros y ahora haremos lo mismo”.

-¿No le vemos preocupado, cuando es un asunto además judicializado?
“Yo estoy todo lo preocupado que se puede estar, porque obviamente yo quiero que se resuelva lo más rápido posible. La solución definitiva no llegará hasta que esté terminada la Edari, hasta tanto, desde el Ayuntamiento de Arafo se hará todo lo que nos recomienden para mejorar la calidad del agua. No tenga la menor duda. Es verdad que es un asunto judicializado, pero aquí lo que importa es el medio ambiente”.

-¿Es verdad que muchas de las empresas que hay en Arafo y en Candelaria no tienen licencia para verter aguas al mar?
“Justo a raíz del proceso judicial sobre los vertidos, lo primero que se pidió por parte del juez fue un censo de actividades y desde Arafo hemos hecho un trabajo ingente en este sentido y hemos tenido que cerrar empresas”.

-La Edari tardará casi dos años en comenzar a funcionar, pero la depuradora comarcal puede estar concluida este año. ¿Cuándo empiezan ustedes la red municipal para conectar las aguas residuales urbanas a esa gran depuradora, como debe hacer Güímar y Candelaria?
“A mi me preocupa el agua que se vierte al mar, desde luego, pero también la que va al subsuelo. Nosotros tenemos un ínfimo índice de tuberías instaladas y tenemos que luchar porque el saneamiento en el municipio sea el tanto por ciento máximo posible.Pero estamos en las peores circunstancias económicas, porque si ya estábamos mal, ahora con esta pandemia, todos los recursos se van a ayudas sociales. Seguimos en un plan de ajuste y no tenemos dinero municipal para hacer esa acometida. Las administraciones supramunicipales nos tienen que ayudar, porque vamos a tener una depuradora comarcal (Edaru), pero Arafo va a verter ahí muy poca agua, porque tenemos casi una nula red de saneamiento. Desde el Gobierno de Canarias y el Consejo Insular de Aguas saben que no tenemos un euro, porque cualquier superávit está comprometido para el pago de deuda”.

TE PUEDE INTERESAR