Puerto de la Cruz

La nueva normalidad espera por los turistas en el Puerto de la Cruz

El paso de la fase 2 a la 3 ha sido casi imperceptible en La Orotava y Los Realejos, mientras que en el Puerto de la Cruz aún hay cerrados muchos comercios y establecimientos de restauración

Operarios municipales colgaban ayer las banderolas que invitan a comprar en el comercio local del Puerto de la Cruz, un municipio en el que la falta de turistas es más visible que otras localidades del Valle de La Orotava, ya que todavía hay muchos comercios que permanecen cerrados. Fran Pallero
Operarios municipales colgaban ayer las banderolas que invitan a comprar en el comercio local del Puerto de la Cruz. Fran Pallero

El paso de la fase 2 a la fase 3 ha sido casi imperceptible en los tres municipios del Valle de La Orotava pero con una realidad diferente. Si bien es cierto que Canarias ha hecho bien los deberes y abraza cada vez y con más fuerza la ‘nueva’ normalidad, todavía hay municipios en desigualdad de condiciones. Es el caso del Puerto de la Cruz, en el Norte de Tenerife, cuna del turismo de Canarias al que se le hace difícil conseguir este objetivo cuando le falta su pieza clave: los turistas.

A diferencia de La Orotava, Los Realejos o incluso Santa Úrsula, el comercio y la restauración en el Puerto de la Cruz no terminan de remontar. Hay muchos establecimientos que siguen cerrados al público, desde grandes tiendas de perfumería y marcas de ropa y zapatos, hasta bares y cafeterías en calles muy frecuentadas como San Juan, el barrio de La Ranilla o el entorno de la plaza del Charco.

Consciente de esta realidad, el Gobierno municipal lanzó ayer una campaña de apoyo al comercio local para paliar en la medida de lo posible las consecuencias de la emergencia sanitaria que se ha dejado notar en el sector. Tras el cero turístico y a la espera de que se abran las fronteras el próximo 1 de julio, el Ayuntamiento espera con esta acción relanzar el sector para que recuperar el tejido comercial dañado por la crisis.

La iniciativa se denomina ‘Tu comercio encanta’ e invita a comprar en el comercio local. Se han colgado banderolas en las principales calles de la ciudad y en los próximos días también se empapelarán los barrios.

Tardanza

La campaña, criticada por algunos comerciantes porque “llega tarde”, también se desplegará por medios de comunicación, así como por los municipios de la comarca en una primera fase, invitando a toda la ciudadanía de la Isla a ser partícipe de esa recuperación en la que ya trabaja una parte del sector de la ciudad y a aquellos otros que esperan abrir sus puertas en los próximos días.

También el tejido comercial de los barrios se verá beneficiado de una apuesta que quiere “aportar su granito de arena” y servir de impulso al trabajo y al esfuerzo de las pymes y autónomos del municipio, dijo ayer el alcalde, Marco González, quien subrayó el compromiso de la administración con este sector tan importante para que Puerto de la Cruz “vuelva a respirar”.

La imagen de la ciudad todavía es bastante desértica. A excepción de rubros como el de peluquería o salas de belleza y estética, todavía muchos establecimientos permanecen cerrados, igual que los hoteles. Ninguno ha abierto sus puertas e incluso hay quienes han optado por colocar una cinta para impedir el paso o bien, recordar su cierre.

En la avenida de Colón, una de las más frecuentadas por los visitantes, son escasos los locales abiertos. La misma imagen presenta la avenida Venezuela y calles aledañas, el Paseo de San Telmo o la zona de La Paz.

Pese a que la apertura del Lago Martiánez se contemplaba en la fase 2, en mayo las instalaciones permanecieron cerradas debido a que se ejecutaron obras de conservación y mejoras en el complejo, como ocurre todos los años. Pese a que no hay una fecha para que vuelva a operar, el Ayuntamiento trabaja en un cuádruple frente: la labores de mantenimiento, que están a punto de concluir; la puesta en marcha del pago con tarjeta, un objetivo que lleva meses planteándose; la seguridad con los protocolos y la contratación de un sistema de megafonía.

Una apertura ‘clave’

Son muchas las personas y los comerciantes que consideran “clave” que el recinto abra lo antes posible sus puertas al público ya que de esa manera se reactivarían los comercios cercanos, sobre todo los de restauración. Al mismo tiempo, sería una manera de atraer visitantes de otras localidades, aunque su aforo será limitado.

La piscina municipal de Los Realejos y el complejo deportivo El Mayorazgo, en La Orotava, tampoco han vuelto a su actividad pese a que su uso ya estaba contemplado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 16 de mayo de 2020 en la fase 2 de la desescalada y no tienen fecha para hacerlo pese a que se espera que “sea lo antes posible”.

En Los Realejos y La Orotava la realidad del comercio y la restauración es muy diferente.

En el primer municipio, las tiendas están abiertas casi al 100% en las cinco zonas comerciales de la ciudad, mientras que a los bares, cafeterías y fundamentalmente a los restaurantes, “les está costando un poco más y todavía hay varios cerrados”, confirma el concejal de Comercio, Adolfo González.

Los Realejos fue de los primeros municipios en dar ayudas al comercio y estrenar una campaña de promoción comercial ‘Compra en Los Realejos. Ahora más que nunca’, que además de promoción incluye sorteos en los hoteles del municipio. Se hizo en la fase 1, a comienzos de mayo, con un gran despliegue publicitario y de difusión comercial para promocionar las compras y el consumo en la localidad.

En La Orotava, la campaña se realizó un poco más tarde, a finales del pasado mes, y también incluyó spots publicitarios, banderolas y distintivos para incentivar las compras en la Villa.
Lo cierto es que la actual coyuntura ha puesto otra vez de manifiesto que Puerto de la Cruz debe buscar estrategias para que su economía interna no dependa exclusivamente del sector turístico, aunque ahora mismo su aspiración es recuperar visitantes lo antes posible, una pieza fundamental para lograr la nueva y tan deseada normalidad.