Educación

Educación plantea tener enfermeras para ayudar al complicado inicio del curso

La consejera, Manuela Armas, reconoció que el regreso a las aulas será “el movimiento más grande” que se producirá en las Islas

Distancia entre mesas o en la guagua, entre las medidas para regresar a las aulas. | EUROPA PRESS

La consejera de Educación, Manuela Armas, insistió el miércoles en que se “va a inyectar” un número importante de docentes para el próximo curso y se estudia además que “haya enfermeras de zona” así como orientadores escolares”, para que ayuden a un inicio de clases “tan complicado”.

Armas aludió a este asunto durante el debate de una interpelación sobre la planificación del curso escolar que promovió la diputada del grupo Nacionalista Canario Beatriz Calzada, para quien la Consejería está “improvisando” en este ámbito por no haber actuado a tiempo.

La consejera negó este extremo y precisó que Canarias ha sido la séptima comunidad en presentar el protocolo de inicio de curso, por el que cada centro deberá contar con su propio plan de contingencia y la mayor parte, añadió, ya lo tienen organizado.

El regreso a las aulas será “el movimiento más grande que se va a producir en las islas”, mayor que el turístico, y de ahí la importancia de crear “aulas burbuja” para hacer un seguimiento en caso de que se produzca un brote. La consejera, que se reunirá el viernes con representantes de las escuelas concertadas, detalló que en el protocolo se establece que habrá “un responsable Covid en cada centro” pero que tendrá un papel limitado a notificar a familias y al centro de salud si hay un alumno o un docente sospechoso, y a partir de ahí “se desentiende” y es Sanidad la que actúa.

La consejera subrayó además que habrá que adaptar el currículo a una evaluación inicial de los alumnos porque habrá niños que “necesitarán un refuerzo”, por lo que además insistió en que se incrementará el número de docentes “empezando por Primaria”. Asimismo, admitió que hay dificultad en el sur de las islas en cuanto a la reducción de las ratios porque “ya están a tope”, por lo que será necesario hacer turnos de mañana para los pequeños y de tarde para los de Bachillerato, e intentará que se reduzca el horario vespertino.También se van a aumentar los auxiliares de comedor y las aulas o espacios alternativos para que los alumnos puedan comer. “Hay centros donde los comensales son muchos y los comedores pequeños, pero se habilitarán espacios alternativos, para evitar que se retrasen mucho en poder comer”.

Por otro lado, en cuanto al transporte escolar, las apróximadamente 1.900 rutas que transportan a más de 45.000 escolares en centros públicos y privados tendrán sus propias pautas de prevención. Los vehículos sufrirán durante el día varias limpiezas intensivas. Todo el mundo irá con mascarilla y la auxiliar de transporte será la encargada de repartir gel hidroalcohólico. Los alumnos viajarán con un asiento preasignado en cada guagua.