Güímar

No habrá Bajada de El Socorro, solo de manera virtual

Con anterioridad, en un pleno extraordinario, se aprobó una modificación de crédito de 1,6 millones de euros a cargo del superávit, no sin polémica entre los dos partidos del Gobierno y el Partido Popular

Airam Puerta presidió la reunión en la Casa de la Cultura, después de un pleno calentito / NORCHI

No habrá este año romería de El Socorro, ni Bajada ni Subida, solo se realizarán actos religiosos y se realizará una romería de carácter virtual, así se decidió de manera definitiva en la reunión de este mediodía, en la Casa de la Cultura de Güímar, entre el Gobierno local, grupos políticos de la oposición, asociaciones y colectivos de distintas fiestas, cuerpos de seguridad (faltó la Guardia Civil), mayordomía de la Virgen de El Socorro y el párroco Pedro Pérez.

Todos coincidieron en la necesidad de velar sobre todo por la seguridad, tras exponer el director del Cecopal, Alexander Gómez, que la normativa recién aprobada por el Gobierno de Canarias, ha ampliado el aforo al aire libre hasta las 1.300 personas, “pero todas sentadas” y que lógicamente resulta imposible realizar una romería en esas circunstancias.

Los representantes de las comisiones de San Pedro Arriba y San Pedro Abajo, así como del colectivo Los Guanches de la Virgen, expusieron que “hay otros años”, y que “no se puede controlar a tanta gente y menos cuando este año cae en festivo en toda la Isla”, en referencia al 7 de septiembre, por lo que “vendría aún más gente de lo habitual de todos los lugares de Tenerife”.

El párroco Pedro Pérez comentó que “todavía queda pendiente como vamos a desarrollar los actos religiosos y los horarios de la misa, pero ya es seguro que la imagen de la Virgen no bajará este año a su ermita”, en la que está considerada la romería más antigua de Canarias.

 

Modificación de crédito de 1,6 millones de euros

Con anterioridad a esa reunión y por espacio de casi tres horas, contando un receso para que los socios de gobierno (PSOE-CC) se pusieran de acuerdo, el Ayuntamiento de Güímar aprobó, con el voto favorable de los miembros del grupo de Gobierno, una modificación de crédito por valor de 1,6 millones de euros, que asegura tanto las ayudas de emergencia social, cuya creciente demanda se ha multiplicado significativamente en los últimos cuatro meses, como la aportación económica municipal para los planes de empleo conveniados con otras administraciones, que supondrán la generación de puestos de trabajos en un momento delicado y que contribuirán a aliviar económicamente a muchas familias güimareras y otorgarán al municipio numerosas acciones de mejora de espacios públicos. Hay que recordar que Güímar no tiene aún aprobado el Presupuesto de este año.

Según Haridian Martín (CC), desde el punto de vista de la ordenación del territorio y medio ambiente, esta modificación de crédito permitirá el desbloqueo y desarrollo de proyectos tan importantes como los relativos a las reparaciones necesarias en el emisario de los Tatajales, en el Puertito de Güímar, la reparación de cubiertas en el edificio del antiguo colegio Hernández Melque, la construcción de nuevos nichos y columbarios en el cementerio municipal, la creación de nuevos aparcamientos en El Puertito  y un largo etcétera.

El ámbito educativo adquiere también protagonismo con esta nueva dotación económica, incluyendo, por un lado, un plan de obras de mantenimiento y reformas en los colegios, que da respuesta a las numerosas demandas derivadas de la necesaria adecuación de los espacios educativos a los protocolos de seguridad frente al Covid-19, y, por otro lado, la creación de una partida destinada a todas las Ampas del municipio, con la que podrán desarrollar actividades, acciones y proyectos educativos en su campo de acción.

También se ha apostado por dotar económicamente el  inicio del Plan de Revitalización Comercial, con acciones para cada sector basadas en los datos arrojados por un estudio de mercado, que será presentado y trabajado con empresarios de diversos sectores, grupos políticos y asociaciones de empresarios, para luego cerrar las acciones en estos primeros meses del plan. Destacar también, por último, la partida económica destinada al área de protección animal.