Baloncesto

Doornekamp se apunta a un proyecto “para ganar”

El nuevo jugador del Iberostar Tenerife regresa a la Isla tras su paso por Valencia para mejorar su buena experiencia anterior

Doornekamp, en un enfrentamiento con el Iberostar Tenerife, frente a Mateusz Ponitka. / ACB Photo
Doornekamp, en un enfrentamiento con el Iberostar Tenerife, frente a Mateusz Ponitka. / ACB Photo

Nada ha sido fácil en la carrera deportiva de Aaron Doornekamp. El jugador canadiense de pasaporte holandés llega de nuevo a un Iberostar Tenerife que conoce bien y lo hace con 34 años, una edad que sólo es un número para un hombre de sobrada experiencia y condiciones para triunfar.

Es precisamente ese objetivo el que ha llevado al ala pívot de Napanee (Ontario) a regresar a una entidad en la que cuajó los mejores números de su trayectoria en Europa y donde logró el título de la Basketball Champions League. La confianza depositada en él por Txus Vidorreta y Aniano Cabrera fueron suficientes para que Doornekamp eligiera La Laguna, un lugar donde fue “muy feliz” en su primer periplo en Tenerife.

“Mi última experiencia en el Iberostar Tenerife fue excelente, por eso estoy muy feliz de regresar”, dijo en un audio enviado por el club aurinegro a los medios de comunicación donde Doornekamp reconocía cuál era la principal obsesión que se trae hasta Tenerife: “Vengo para ganar muchos partidos”.

El jugador de la escuadra aurinegra sumó para su palmarés una Supercopa Endesa y una Eurocup en su estancia de tres cursos en el Valencia Basket, un club donde fue incluido en un derecho de tanteo que finalmente no le impidió firmar por tres cursos con el Iberostar Tenerife.

Y es que el nuevo proyecto aurinegro, tras la renovación profunda del pasado curso, se apuntala ahora precisamente en la continuidad del bloque clave del curso pasado al que se le han añadido cuatro retoques de calidad para seguir subiendo peldaños en el escalafón de la ACB.

Doornekamp, su defensa y su capacidad para jugar en varias posiciones de la cancha dada su buena mano, es una de esas fichas aunque reconozca que su juego “no ha cambiado nada” desde que saliera del club rumbo a Valencia, un lugar donde ha hecho un master en tres años donde “he podido mejorar mucho”.