crisis del coronavirus

Activan el semáforo rojo en Tenerife, La Gomera, Fuerteventura y Gran Canaria por los rebrotes de COVID

Al igual que Gran Canaria, Fuerteventura y La Gomera, Tenerife deberá cumplir dos semanas de restricciones más duras para contener el repunte de contagios, después de que ayer estos se dispararan en el Archipiélago con 289 positivos y dos muertes
CALLES LA LAGUNA ESTADO DE ALARMA
Las calles de La Laguna, durante la desescalada. Sergio Méndez

A pesar de que los datos globales de la comunidad autónoma llaman a la esperanza, habiéndose logrado disminuir el número de casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días a una cifra muy cercana al medio centenar (53,22), parámetro que, de continuar con una tendencia negativa, favorecería a la temporada turística de invierno, ayer la Consejería de Sanidad comunicó que la isla de Tenerife pasaba a ser calificada con un semáforo rojo epidemiológico por la incidencia de la COVID-19 en el territorio insular. Junto a ella, La Gomera y Fuerteventura, que se unen a Gran Canaria, ínsula más afectada por la pandemia. Por su parte, Lanzarote habría mejorado sus estadísticas, permitiéndole adquirir la condición de verde; una categoría en la que continúan La Palma y El Hierro.

De este modo, el Ejecutivo regional aplicará desde hoy nuevas restricciones en las referidas áreas, al menos durante 15 días, que es el periodo a partir del cual se volverá a testear la evolución de la crisis sanitaria y se podrán actualizar, si procede, los colores del semáforo. Un factor clave esgrimido por el departamento autonómico para tomar tal decisión es que la incidencia acumulada de positivos en la capital tinerfeña es de 120,83 casos, si bien Las Palmas sigue superando esa cantidad, con 126,08. Desde el momento que se sobrepasa la barrera de los 100 positivos por cada 100.000 habitantes, se eleva el nivel de alerta. Por orden de afección, le seguiría San Sebastián de La Gomera, con 120,97, y Tejeda, en Gran Canaria, con 104,77 contagiados.

RESTRICCIONES

Las nuevas medidas que se pondrán en marcha implican la prohibición de organizar eventos con más de 10 asistentes, con excepción de aquellas actividades de índole cultural de iniciativa pública. Asimismo, en los establecimientos de hostelería, restauración y terrazas, así como en los bares y restaurantes de playa, se establece como horario de cierre máximo la medianoche, sin que puedan admitirse nuevos clientes a partir de las 23.00 horas. Además, se procederá al cierre de los centros de día no ocupacionales.

Por otro lado, las autoridades se manifiestan preocupadas por la posibilidad que camina en el horizonte, desde que comenzó esta segunda ola de contagios, de decretar confinamientos. De hecho, el propio consejero del ramo, Blas Trujillo, afirmó que sería la fórmula más efectiva para evitar que la enfermedad se propague, pero también se han de tener en cuenta las consecuencias que pueda acarrear para el tejido productivo, y en especial para el turismo. Es por ello que, durante el transcurso de los próximos meses, se prevé que pueda oscilar el grado de dureza de las restricciones, a medida que se vaya evaluando el nivel de incidencia en unas islas y en otras.

TE RECOMENDAMOS