la laguna

Carlos Rodríguez recorre la historia y devoción al Cristo

El doctor en Historia del Arte destaca en su pregón que, a pesar de la crisis de la Covid-19, “celebraremos la festividad del Cristo un año más. Es una gran noticia”
Carlos Rodríguez, ayer durante la lectura de su pregón. Sergio Méndez
Carlos Rodríguez, ayer durante la lectura de su pregón. Sergio Méndez
Carlos Rodríguez, ayer durante la lectura de su pregón. Sergio Méndez

A pesar de que la crisis sanitaria provocada por la Covid-19 impedirá que este año el Cristo de La Laguna salga al encuentro de sus fieles en la calle, los pocos actos que se han podido mantener comenzaron anoche con la lectura del pregón, a cargo del doctor en Historia del Arte por la Universidad de La Laguna Carlos Rodríguez Morales, quien hizo un recorrido por la historia y devoción al Cristo de La Laguna.

El acto tuvo lugar en el Teatro Leal; estuvo presidido por el alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, y contó con la asistencia de numerosos representantes públicos, religiosos y de la sociedad civil lagunera.

En su bienvenida, el regidor destacó que “si durante cinco siglos el pueblo de La Laguna ha vuelto repetidamente los ojos a su Cristo en épocas de penurias, epidemias, dolor y carestía, más que nunca en este insólito 2020 nos vemos de nuevo a los pies de la imagen con la sensación de que somos juguetes del destino”.

Por su parte, Carlos Rodríguez Morales arrancó su pregón expresando su “alegría” y “honor” por tal encargo, a la vez que manifestó “el deseo de que con las limitaciones y con la prudencia que nos impone una pandemia global podamos vivir estos días tan señalados en nuestro calendario”, especialmente “en el calendario de los recuerdos y de los sentimientos colectivos y personales”.

“Esta es la fuerza del rito. Este es el poder de los recuerdos, dispuestos a asaltarnos al doblar cualquier esquina. Y esto merece, por supuesto, ser pregonado. Aunque este año afrontemos unas fiestas distintas, excepcionales y abreviadas debido a la Covid-19 -destacó-. Aunque sepamos ya que algunos actos tradicionales no se celebrarán y que otros vayan a tener lugar de forma diferente. Pero celebraremos la festividad del Cristo un año más. Ya superan los 400. Es una gran noticia que se nos convoque de nuevo y que podamos vivirlo”, manifestó.

Carlos Rodríguez hizo un recorrido por la historia del Cristo de La Laguna, que “presenta todavía interrogantes fundamentales y ángulos ciegos”. Y también hizo referencia a cómo empezó su devoción en La Laguna, que “parece claro que comenzó entre un grupo de mujeres que vivían en clausura […] Me refiero a las monjas claras, que entre 1546 y 1577 habitaron en el Monasterio de San Miguel de las Victorias -el actual santuario del Cristo-mientras se construía su propio convento”.

“El Señor y La Laguna están unidos desde entonces. […] En realidad, la historia del Cristo es la suma de cientos, de miles, de pequeñas historias. […] A mí me ilusiona saber que uno de mis abuelos del siglo XVI es un labrador llamado Juan Freile, que resulta ser es el primer cofrade del Cristo de quien se conoce su nombre”, relató.

Rodríguez habló también de las limosnas y ofrendas que recibía el Cristo, y destacó que, “desde los últimos años del siglo XVI, se recurriera al Crucificado con motivo de necesidades diversas y que con su imagen se celebraran novenarios y procesiones de rogativa”, como en la primavera de 1741, cuando se “acudió al Cristo para que, nos dicen los documentos, “aplacara la epidemia universal que padeció la república”. “Recordarlo ahora nos da consuelo y esperanza: a lo largo de la historia nuestros antepasados tuvieron que afrontar trances y adversidades y se sintieron favorecidos por Él”, apuntó.

El acto, que estuvo presentado por el periodista Zenaido Hernández, se cerró con la intervención musical del tenor Pancho Corujo y la soprano Ruth Terán, acompañados al piano por Francisco Parra.

TE PUEDE INTERESAR