tenerife

El Cabildo, en busca del consenso para apostar por el tren del Sur

El Gobierno insular aclara que el proyecto “no era prioritario” en su lína de ruta por su alto coste, pero invita a estudiar la opción de que la UE lo financie con 2’2 millones de euros
En un momento del pleno, Arriaga (Cs) recriminó a la oposición su rechazo al tren cuando este era “el proyecto estrella de Alonso” (CC). FOTO: Sergio Méndez
En un momento del pleno, Arriaga (Cs) recriminó a la oposición su rechazo al tren cuando este era “el proyecto estrella de Alonso” (CC). FOTO: Sergio Méndez
En un momento del pleno, Arriaga (Cs) recriminó a la oposición su rechazo al tren cuando este era “el proyecto estrella de Alonso” (CC). FOTO: Sergio Méndez

El equipo de Gobierno presente en el Cabildo de Tenerife informó ayer en un pleno extraordinario de su intención de impulsar el desarrollo del tren del Sur a través del Mecanismo ‘Conectar Europa’ incluido en el Fondo Financiero 2021-2027 de la Unión Europea (UE).

Mediante este instrumento, el tándem conformado por el Partido Socialista y Ciudadanos espera obtener 2’2 millones de euros para esta infraestructura ferroviaria, pero antes ponen sobre la mesa dos condicionantes: que el impulso al proyecto sea consensuado por todas las fuerzas políticas presentes en la Corporación insular, y que esta institución no tenga que realizar ninguna aportación económica para complementar la financiación que llegase desde la UE.

Fue el vicepresidente primero y consejero de Carreteras, Movilidad, Innovación y Cultura, Enrique Arriaga (Cs), quien compareció a petición del Grupo Popular para explicar las conversaciones que en las últimas semanas ha mantenido con el Gobierno de Canarias sobre la financiación del tren del Sur.

“Se nos traslada por parte del Ejecutivo autonómico la posibilidad de solicitar esta subvención que puede llegar a un máximo de entre el 70% y el 85%, que sería complementado por fondos FEDER u otro tipo de financiación que podría venir por parte del Ministerio de Fomento, el Gobierno de Canarias o dando entrada a la inversión privada”, compartió el consejero.

Aún así, Arriaga precisó que aunque el tren del Sur “no es una prioridad, nunca lo ha sido para este Gobierno”, la posibilidad de obtener financiación a través de la UE se trata de “una oportunidad única, histórica y posiblemente la única que haya para poder implantar el tren del Sur”.

Entre los beneficios que el consejero achaca a esta infraestructura están la eliminación de 22.000 toneladas de CO2 al año (emisiones correspondientes a 37.000 habitantes), la creación de 3.500 puestos de trabajo anuales, el ahorro de 50.000 desplazamientos en coche, así como la implantación de un transporte cuya energía sería 100% renovable y que usarían 16 millones de pasajeros.

No obstante, Arriaga matizó que, en el actual contexto de pandemia, “solo si llegara el 100% de la financiación el Cabildo apoyaría este proyecto”. A este inconveniente, sumó que la decisión “debe contar con el consenso de todas las fuerzas porque es una decisión importante y estratégica para la Isla”.

En la misma línea se mantuvo el socialista Aaron Afonso, quien insistió en que “el tren no es una prioridad para el Psoe, el Cabildo no pondrá un duro y será necesario el consenso de todos los grupos presentes en el salón de plenos”. A esto añadió que, aún así, “como cualquier gobierno responsable, cuando la UE pone un mecanismo como este que te permite acogerte a una financiación, tenemos la obligación de analizarlo”.

Por el contrario, la única voz que se manifestó claramente contraria a la implantación del tren provino de Sí Podemos Canarias (SPC), partido que permanece en la oposición pero que da su apoyo desde fuera a la coalición que gobierna el Cabildo.

“No queremos trenes” -dijo una tajante María José Belda (SPC)- “queremos un Plan de Movilidad Sostenible para ordenar la Isla y saber cómo evitar los problemas de tráfico, tal y como hizo nuestra isla hermana, Gran Canaria. Hay que empezar por ordenar las cosas, no seguir las políticas desarrollistas de CC”.

Asimismo, Belda puso en duda la sostenibilidad de tener un tren en una isla: “Por mucho que nos digan que se alimentará de energía limpia, ¿qué haremos?, ¿llenar la Isla de placas fotovoltaicas para alimentar el tren? Y a esto, añadió que existe “la necesidad de que la ciudadanía opine en una encuesta vinculante”, tal y como ya pidió su formación con la ampliación del tranvía a Los Rodeos.

Por CC-PNC intervino Carlos Alonso, quien cuestionó la viabilidad de que, de un proyecto europeo de 11 millones de euros, 4 millones (la mitad para el tren de Gran Canaria y la otra mitad para el de Tenerife), sean destinados a Canarias.

Además, Alonso propuso otra opción para la movilidad de la Isla: “Ofrezco un acuerdo que permita financiar el carril Bus-VAO del corredor Norte y establecer un corredor de transporte público también en el Sur, entre la zona turística y el aeropuerto. Ahí nos va a encontrar en el acuerdo”.

Por último, Manuel Fernández (PP) no se posicionó abiertamente en contra del tren del Sur: “Quien les ha dicho un no rotundo al tren ha sido Podemos, ni PP ni CC, convenza a su socio Podemos, prediquen con el consenso”, dijo.

De otra parte, Fernández recriminó al equipo de Gobierno el hecho de haberse enterado “por los titulares de prensa” de un asunto del que ahora “se pide consenso” y propuso al presidente reunir a los grupos “que sí creemos en el actual modelo económico y social de la Isla” para buscar esas líneas de trabajo conjunto.

TE RECOMENDAMOS