sanidad

El Gobierno canario no se plantea a corto plazo endurecer las restricciones

Aunque preocupa la evolución en Tenerife, la situación es favorable y se acerca a la que había en julio
Blas Trujillo, consejero de Sanidad del Gobierno canario. Sergio Méndez

El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Blas Trujillo, reconoció ayer que Tenerife, que es actualmente la isla con mayor incidencia de la COVID, podría dejar el semáforo rojo este fin de semana. El Gobierno de Canarias no se plantea a corto plazo endurecer las medidas restrictivas observando la evolución de la pandemia en el Archipiélago.

Aunque preocupa la evolución en Tenerife, la situación es favorable y se acerca a la que había en julio. “Tenerife está prácticamente en el límite, y si evoluciona más o menos como está ahora, podría dejar de estar en semáforo rojo. No podemos adelantar nada, pero en principio por los datos epidemiológicos va mejorando”, manifestó.

Reconoció que lo raro era que “mientras en Las Palmas o Telde aumentaban los contagios, en Santa Cruz y La Laguna no, que vivieran en una burbuja y no les afectara. Lo más importante es que lo que aparezca seamos capaces de detectarlo rápido y de aislarlo, es el elemento clave”.

“Según como está la evolución del coronavirus en Canarias, no parece que tomaremos ninguna medida de reforzamiento de las restricciones con relación a las que tenemos actualmente. Quizás tengamos que volver a realizar una campaña potente con relación a los incumplimientos”, arguyó.

TE PUEDE INTERESAR