sociedad

Francisco Moreno: “Es necesario mantener el mismo presupuesto y que no sea el primer servicio público esencial que se recorta”

El Administrador Único lucha por mantener el mismo presupuesto que en ejercicios anteriores. RTVC ha sido el motor de la industria audiovisual de las Islas en la crisis del coronavirus y espera que no sea el primer servicio público esencial que se recorta en 2020. Todos los grupos con representación en el Parlamento felicitaron a Radio Televisión Canaria por el trabajo realizado durante la pandemia
Francisco Moreno, Administrador Único de la Radio Televisión Canaria. | DA

Francisco Moreno lo ha vuelto a hacer. En su nueva etapa al frente de la Radio Televisión Canaria ha vuelto a llevar al ente a los mejores resultados, gracias, según afirma, a un secreto muy sencillo, dejar trabajar, no poner cortapisas a la creatividad y no tomar decisiones caprichosas que no estén basadas en otro interés que no sea el de los canarios. Actualmente lucha por mantener el mismo presupuesto que en ejercicios anteriores. RTVC ha sido el motor de la industria audiovisual de las Islas en la crisis del coronavirus y espera que no sea el primer servicio público esencial que se recorta en 2020. Todos los grupos con representación en el Parlamento felicitaron a Radio Televisión Canaria por el trabajo realizado durante la pandemia.

-¿Qué valoración realiza de este periodo convulso que ha estado marcado por la COVID?
“Se puede decir que el mundo ha cambiado completamente y nadie podía imaginar que nos tendríamos que enfrentar a una situación que ha sido decisiva para comprender su utilidad. En esta pandemia la televisión ha sido un vehículo de comunicación emocional e informativo para todos los canarios. En los meses de alarma, con todas las comunicaciones aéreas y marítimas cerradas, el único vehículo de comunicación que permitió a todos los canarios estar interconectados fueron los medios de comunicación, y, entre ellos, la radio y la televisión públicas demostraron su utilidad, que somos necesarios. Espero que en el futuro se siga teniendo muy claro que tenemos una utilidad social y pública. Tenemos que perseguir que los medios sirvan para eso”.

-¿Está satisfecho con el liderazgo de los informativos de Televisión Canaria en las Islas?
“Esta televisión no está pensada para que simplemente la veamos, sino para que nos veamos en ella. Los servicios informativos reflejan, mejor que ningún otro contenido audiovisual, el compromiso con la sociedad. Cuando la audiencia de los informativos de las televisiones públicas disminuyen, supone toda una satisfacción que la calidad del equipo profesional que hace la televisión demuestre que conecta con la sociedad canaria. Cuando llegué en septiembre de 2019 los informativos de la RTVC eran la tercera opción. En septiembre de 2020 en la sobremesa son la primera, siendo líderes indiscutibles y, en términos generales, somos la segunda opción en todos los informativos. Vencer a la potencia de las grandes cadenas nacionales demuestra que los ciudadanos están satisfechos con el servicio que les estamos prestando. No tendríamos esta audiencia si lo hiciéramos de manera sesgada o no garantizáramos a través de los informativos la pluralidad y la neutralidad que se nos exige”.

-La radio se quedó adormecida. ¿Cómo pretende llevarla al nivel de la televisión?
“Dirigí la Radio Televisión Canaria entre el 2001 y el 2005 cuando no tenía radio, porque entre otras cosas nunca se dotó presupuestariamente de manera adecuada. Cuando he llegado de nuevo me he encontrado una radio que estaba prácticamente apagada. Lo único que hemos pretendido hacer, sin incrementar recursos, es convertirla en otro servicio útil de comunicación con una parrilla de programas lo más variada y conectada con la realidad posible. Lo que estamos haciendo es dar eficiencia a nuestro recurso y no malgastarlo. Se hace una magnífica radio en Canarias y la competencia nos ayuda a todos y nos hace mejores. Estoy seguro de que hay hueco para todos y serán los oyentes los que optarán. No hacemos la radio contra nada ni contra nadie, sino queremos mejorar y ofrecer mejores contenidos. Somos conscientes de que nuestra rentabilidad tiene que ser social y no económica”.

-Televisión Canaria triplicó la producción propia en el confinamiento, lo que la convirtió en la cadena que más formatos propios ha producido. ¿Cómo ha sido esta experiencia?
“De septiembre de 2019 a septiembre de 2020 somos la televisión que más porcentaje de crecimiento ha tenido en toda España, es la televisión de Forta que más crece y en Canarias ha pasado de la sexta posición en seguimiento en 2019 a la tercera en 2020. Durante el confinamiento tuvimos claro que con toda la actividad económica cerrada, las productoras canarias necesitaban de nosotros para no desaparecer. Por tanto, asumimos un compromiso de tipo social, que fue mantener el mayor número de empleos. Para ello, hicimos un reparto muy equitativo entre todas las productoras, intentando ver sus perfiles y cuáles eran sus especialidades para dotar a la parrilla de la televisión, consiguiendo con ello un doble propósito: por un lado, que se mantuviera el empleo, y, por otro, elevar la capacidad y la potencia de la tele ofreciendo contenido de proximidad. La apuesta por la producción propia ha sido la clave en el éxito, con 55 horas más de emisión y el 31% de mejora de audiencia, con el 47% de subida en los programas de prime-time y el 26% en day-time. Me siento muy satisfecho porque los programas de producción propia aportan más de tres cuartas partes (el 77,9%) de la audiencia, demostrando con presupuestos mucho menores que las cadenas nacionales que en Canarias tenemos una capacidad creativa importante y nos permite competir con ofertas que gastan diez veces más en cualquiera de las franjas. Cuando hablan sobre la necesidad de cambiar nuestro modelo productivo y de diversificar, creo que Canarias puede tener una gran industria de contenidos audiovisuales. Sería un desastre y una contradicción que esta pandemia se llevara por delante uno de los sectores en los que más se puede profundizar. Tenemos grandes profesionales, creatividad y capacidad, nuestras teles y productoras lanzan formatos que terminan en otras cadenas. Hemos sido pioneros en establecer un espacio en la franja de acceso al prime-time, después del Telenoticias, con el programa Una hora menos, donde todos decían que no había nicho para crecer y hemos demostrado que es posible. Ha mejorado la cuota de la franja en 3,6 puntos, pasando del 4,5 de share en 2018 a tener el 8,1 en 2019. Es un programa de servicio público que atiende al sector primario, la ecología y el medioambiente, que son contenidos que cada vez preocupan más a los ciudadanos. Se tienen ideas que incrementan la audiencia y, para ello, también hay que arriesgar”.

-Continúa como administrador único de la Televisión Canaria. ¿Se definirá en esta legislatura el modelo de gestión?
“Continúo como administrador único a la espera de que el Parlamento se ponga de acuerdo y normalice definitivamente los órganos de control, etc., y eso nos permita salir de una situación en la que llevamos demasiado tiempo. Los resultados saltan a la vista, gestionando de manera coherente y, desde mi persona, actuando de parapeto y dando libertad profesional y creativa. Televisión Canaria ha logrado más del 35% de incremento de audiencia, es la cadena generalista que más crece en cuota de pantalla (31%), pasa a la tercera posición en el ranking de audiencia de cadenas, recupera al público femenino y rejuvenece su audiencia, además de ser la autonómica que más crece en cobertura diaria (29,6%). Esto no es casual”.

-¿Podrá contar en breve con un Consejo de Administración?
“Pienso que las decisiones colegiadas siempre son más acertadas que las personales. Dirigí esta televisión entre 2001 y 2005 con un Consejo de Administración y siempre hicimos el esfuerzo de entendimiento. Muchas de las decisiones que hay que tomar no las puede tener un órgano unipersonal de Administración. Abogo por que cuanto antes se pueda crear ese órgano de control y pueda tener un director general elegido por el Parlamento, que desarrolle muchas de las cosas pendientes”.

Moreno en su última intervención en la comisión de control de Radio Televisión Canaria en el Parlamento. | Sergio Méndez

-Compareció hace unos días en el Parlamento e incidió en mantener el presupuesto.
“Lo único que estoy pidiendo es que en un año especialmente complicado podamos tener los mismos recursos presupuestarios, porque este servicio público ha demostrado su utilidad. A mitad de los dos ejercicios anteriores, sin necesidad de enmiendas, se inyectaron partidas suplementarias atendiendo a las nuevas realidades que se iban produciendo. Me dijeron que arrancaba 2020 con la misma cantidad inicial que 2019 y a mitad de ejercicio se produciría un aumento similar. Por la COVID es necesario mantener el mismo presupuesto y, por tanto, que no sea el primer servicio público esencial que se recorta en 2020”.

-La portavoz de Ciudadanos, Vidina Espino, criticó esta petición y dijo que deben atenderse otras prioridades.
“Respeto todas las posiciones políticas, y asumo sus críticas, pero me sorprenden algunas incoherencias. Si se atiende nuestra solicitud de contar con el mismo presupuesto, haremos muchas más horas de producción propia. El 77% de nuestra audiencia la hacemos con programas hechos aquí, que dan trabajo a más de un millar de personas. Nuestra política de contratación ha tratado de abarcar a la mayoría del sector, evitando concentraciones en los encargos. Eso ha evitado hasta ahora que, siendo nosotros prácticamente el único cliente que queda en pie, desaparezca todo el sector. Me sorprende que los que se quejan de nuestra dependencia del turismo apuesten por reducir una industria que no contamina, ni devora territorio, ni se encarece al repercutir los transportes. Los compañeros de la señora Espino en Andalucía parecen tenerlo más claro y el Gobierno del que forman parte aprobó una partida extraordinaria de 11 millones de euros para Canal Sur con cargo a los fondos COVID”.

-Espino critica su incremento de sueldo. ¿Se ha producido?
“El Gobierno introdujo en su día una enmienda que permitía establecer un variable del 30% sobre el salario si se cumplían una serie de objetivos de mejora de la gestión, audiencias, productividad media…, lo que los órganos de RTVC fijaran. En ausencia de Junta de Control, yo era el único que podía fijarlos. Llegó la COVID, así que esos objetivos no se han fijado, por tanto, no existe variable y seguiré con el mismo sueldo con el que llegué, que es el 50% inferior al que tenía como director General en 2001”.

-El informe de Fiscalización de la Audiencia de Cuentas correspondiente a 2018 considera nula la subrogación del personal de los servicios Informativos firmada por su antecesor. Además, señala algunos defectos en la gestión. ¿Qué le parece?
“El año 2018 fue enormemente complicado y convulso. Se vencía el contrato con la empresa que prestaba ese servicio en medio de una enorme inestabilidad en los órganos de gestión de la casa. La crisis era tan grave que hubo que nombrar un administrador único para que tomara medidas con toda urgencia que impidieran que este servicio público se viese interrumpido. La subrogación no nace de ningún capricho, se produce por acuerdo de Consejo de Gobierno y por mandato parlamentario. La Audiencia de Cuentas no entra en consideraciones políticas o justificaciones a la excepcionalidad que supuso la subrogación. No tengo nada que objetar al informe realizado con criterios contables, pero es un informe y no una sentencia judicial. Es importante atender a sus recomendaciones y corregir las prácticas incorrectas que señala. Recalca la necesidad de crear procedimientos y directrices claras en la gobernanza de RTVC. También señala la necesidad de aumentar el aparato administrativo, muy poco dimensionado para el volumen de contrataciones que mueve. Y otra sugerencia es acabar con prácticas como los contratos a través de empresas de trabajo temporal (ETT), y a día de hoy no hay nadie contratado bajo esa modalidad. Lo importante es seguir mejorando y dando transparencia a nuestras actividades”.

TE PUEDE INTERESAR