sanidad

Atención Primaria y Salud Pública, las líneas estratégicas de Sanidad

La Consejería que dirige Blas Trujillo experimenta un crecimiento del 5,12%, una partida expansiva que se empleará en el refuerzo del sistema para reducir los efectos de la COVID
Blas Trujillo, consejero de Sanidad del Gobierno canario. Sergio Méndez

El consejero de Sanidad, Blas Trujillo, presentó ayer en la comisión parlamentaria de Hacienda el proyecto de Ley de Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Canarias para 2021 correspondiente a su departamento, que experimenta un crecimiento del 5,12% y se sitúa en los 3.301.248.249 euros, una partida económica expansiva que se empleará íntegramente en el refuerzo y la reactivación del sistema sanitario público y en reducir los efectos de la pandemia por la COVID-19.

Junto a la secretaria general técnica de la Consejería, Isabel León, y el director del Servicio Canario de la Salud (SCS), Conrado Domínguez, Trujillo cuantificó en 160.333.822 euros el aumento de las cuentas públicas de Sanidad para 2021, que calificó de “relevante” en un escenario macroeconómico de decrecimiento: “El Gobierno de Canarias ha elaborado un proyecto de Presupuestos Generales que aumenta en 407 millones de euros, de los que 160 millones, el 40%, se destinan al Servicio Canario de la Salud, lo que demuestra claramente el compromiso con el gasto social y el mantenimiento de los servicios públicos esenciales”.

La Consejería que dirige Blas Trujillo administrará el 38,40% del presupuesto de la comunidad autónoma, a través de su principal organismo autónomo, el SCS, que gestionará más de un tercio de cada cien euros de gasto público previsto. En este Presupuesto base salen reforzadas la Atención Primaria y Salud Pública, que en conjunto suman más del 50% del crecimiento presupuestario del SCS; se incrementa la contratación de recursos humanos, aumentan las inversiones en infraestructuras y equipamiento; se potencia la investigación sanitaria y la formación del personal, y se dota económicamente los planes de atención a la salud mental, urgencias, atención temprana, diabetes y de hospitalización a domicilio.
Desde el Grupo Mixto, Vidina Espino (Ciudadanos) comentó que le llama la atención que otras consejerías anoten mejoras superiores a las de Sanidad, y preguntó si es casualidad que la subida en 160 millones coincida con la cantidad recibida del fondo anti-COVID del Ejecutivo central, a lo que el consejero respondió que no.

Por ASG, Jesús Ramos expuso que los retos de la COVID no desvían la atención a la sanidad y los servicios sociales. La diputada de Sí Podemos Canarias, María del Río, valoró la “apuesta por la sanidad pública”, que se refleja en los fondos para Atención Primaria, Salud Pública, para contratar más personal y reforzar la lucha contra la covid, entre otras acciones.

Esther González (NC) indicó que, como no se sabe cuánto durará la pandemia, es conveniente reorganizar el sistema sanitario para hacer compatible la atención a los pacientes con esa enfermedad con la de el resto de usuarios de la sanidad.

Miguel Ángel Ponce, del PP, se mostró “confuso de tanta positividad” en el cuatripartito y opinó que es un presupuesto no creíble, porque los números “no cuadran”. Le entristece que se congele en concertación y cree que en urgencias es insuficiente.
En nombre del Grupo Nacionalista Canario (CC-PNC-AHI), José Alberto Díaz Estébanez reseñó que el presupuesto de Sanidad “no es la cenicienta ni la reina de las fiestas”, y que hay “mucho terreno perdido” en las patologías no covid.

Además de Atención Primaria y Salud Pública, Marcos Hernández (PSOE) incidió en las áreas de drogodependencia, formación, especialidades, investigación y recursos humanos.

TE RECOMENDAMOS