Arona

Mena deberá dar pistas hoy de cómo gobernará Arona apartado del PSOE

El Pleno tomará cuenta de la condición de “no adscritos” del alcalde y Luis García, mientras continúa la división en el grupo Socialista

Hoy se espera un pleno muy calentito, pese a los ventiladores en el centro cultural de Cabo Blanco. S. Méndez
Hoy se espera un pleno muy calentito, pese a los ventiladores en el centro cultural de Cabo Blanco. S. Méndez

Si no fuera por la situación de crisis política que vive el Consistorio de Arona, el Pleno ordinario de hoy sería calificado de “puro trámite” para el grupo de Gobierno.

No van asuntos de enjundia más allá de la dación de cuenta de los nuevos estatus de “no adscritos” del alcalde José Julián Mena y del edil Luis García, quienes, expulsados del PSOE, pasarán a esa condición, aunque seguirán ejerciendo, uno de regidor municipal y otro de simple edil, ahora fuera del mayoritario grupo Socialista, que lo seguirá siendo con 12 concejales, superando incluso con ese recorte a toda la oposición (cuatro de CC, tres del PP, dos de CxA y uno de Cs y Sí Podemos).

Esa mayoría socialista es la que tratan de articular los dirigentes del PSOE a nivel insular y regional para mantener las siglas en el poder, desbancando al alcalde expulsado. Pero la división en el grupo sigue siendo férrea, tanto que seis ediles seguirán apoyando a Mena y otros seis apuestan por quitarle el bastón de mando, aunque sea a costa de llegar a acuerdos con los adversarios de “la derecha”, Coalición Canaria y/o Partido Popular, más algún apoyo de Ciudadanos por Arona, Ciudadanos (Niño) y Sí Podemos, pese a que Antonella Alliotti no está por la labor de pactar con nadie.

Será en ruegos y preguntas cuando se podría desvelar por dónde van a ir los tiros de unos y de otros. Mena tendrá que responder a Águeda Fumero (PP) cómo va a garantizar, fuera ya del PSOE, la gobernabilidad de Arona y resolver la inestabilidad política, y si se considera un interlocutor válido frente al Cabildo y al Gobierno de Canarias, presididos por los secretarios generales del partido que les ha expulsado.