arafo

El colectivo vecinal de El Carmen le pone deberes al “pacto de la miel” en Arafo

Según José Arnaldo Flores, “la seguridad en la carretera de Los Loros, para que vuelvan las guaguas de turistas, es una prioridad”

Hay quien dice, por si no lo era ya, que después de la entrada del PSOE en el Gobierno de Arafo, tras la invitación del alcalde Juan Ramón Martín (AiA-CC), José Arnaldo Flores, presidente del colectivo vecinal Mi Barrio El Carmen Se Mueve, se ha convertido en el auténtico líder de la oposición en Arafo.

El, sin embargo, aclara que “no hay que perder el sentido crítico, porque se puede criticar al Gobierno municipal y colaborar con él y no pasa nada, aunque haya gente que no lo entienda. Eso es lo que hacemos, ser críticos cuando nos toca, y ese espíritu hay que mantenerlo”, señala el dirigente vecinal.

Flores se ha atrevido a bautizar el acuerdo entre nacionalistas y socialistas como “el pacto de la miel”, porque lo que más me molestas del pacto es que no le hayan puesto nombre. “Podría ser el de la miel, porque va a ser muy dulce; yo espero que sea así, porque necesitamos que pase algo en el pueblo, como por ejemplo que se segreguen los barrios de Arafo en la Oficina Técnica y se puedan agilizar los proyectos, pero todo se queda en la gaveta”, recordando el reivindicativo vecino de El Carmen que “Arafo ha suspendido en transparencia”.

Cuando se le pregunta cual debería ser el objetivo prioritario del ampliado Gobierno local, Flores lo tiene claro: “Hay que garantizar la seguridad de la carretera de Los Loros, porque es un motor económico para el casco del municipio. Hace años pasaban por ahí guaguas de turistas que subían al Teide, pero ya no se atreven a venir, por el peligro que suponen las carreras de motos y de coches, ya no solo para los visitantes, sino para los vecinos que tienen miedo de acudir a sus fincas”, algo en lo que el alcalde, Juan Ramón Martín, se ha mostrado de acuerdo y exigirá mayor presencia los sábados y domingos de guardia civiles.

Centrándose en su barrio, El Carmen, el más populoso del municipio, Flores insiste en la necesidad de reformar la plaza, que bien podría venir aparejada cuando se abra las calles dentro del proyecto de red de saneamiento que tiene un millón y medio de inversión. “Queremos una plaza operativa, dice José Arnaldo Flores, porque con ello te ahorras un montón de dinero. Si hubiera un sótano no tendríamos que cambiar mesas, sillas, kioskos…además de garantizar la accesibilidad y dotarla de aparcamientos. Se aprobó sacar un concurso de ideas pero se quedó en gaveta. Nos dicen que presentemos mociones y propuestas, pero aunque se aprueban siempre se quedan ahí, como el reglamento de participación ciudadana. Recuerdo que tardaron siete años para poner una simple capa de cemento en nuestro local”, comenta.

TE RECOMENDAMOS