Deportes

José Felipe Coello, el concejal tinerfeño que da ejemplo en Murcia

El que fuera entrenador de baloncesto durante 32 años lleva el aérea de Salud y Deporte en el Ayuntamiento de Murcia y como doctor se ha dedicado a vacunar, no a vacunarse, como su compañero de partido el dimitido exconsejero regional Manuel Villegas

José Felipe Coello ha llegado aponer 200 vacunas al día / CEDIDA

José Felipe Coello Fariña (Santa Cruz de Tenerife, 1956), entrenador de baloncesto desde 1975 hasta 2015 -los últimos siete años como director deportivo-, en el que entró en política, es un ejemplo bien distinto de su compañero de partido (PP) en Murcia, el ya exconsejero de Sanidad, Manuel Villegas. Felipe Coello lejos de ‘saltarse la cola’ para recibir la vacuna contra la COVID-19, se ha dedicado, en su condición de médico, a poner vacunas, hasta 200 en un día.

El tinerfeño es concejal del área de Salud y Deporte de la capital murciana desde 2015, después de dejar la dirección deportiva de al Federación Murciana de Baloncesto y aparcar su carrera como entrenador, en donde llegó a dirigir al Náutico (1980-81) en la Primera División (ahora Liga ACB) y lograr tres ascensos con el Juver Murcia y récords de victorias con el Balneario Marchena, en Liga EBA. Desde 1986, en que el empresario Juan Valverde le fichó para entrenar al equipo patrocinado por su empresa (Jugos Juver), y luego de contraer matrimonio con la hija de este, Margarita, la vida de Felipe Coello ha estado centrada en la región murciana.

“Para mí es una satisfacción poder ayudar. Puedo decir que ayer, tras estar colaborando en la vacunación de los usuarios de la asociación Jesús Abandonado, muy fui a realizar otras tareas de mi concejalía con una gran alegría”, señaló el tinerfeño en una entrevista en Cope Murcia. Tres días antes, durante cuatro horas, había inyectado 200 vacunas a odontólogos, auxiliares de clínicas y fisioterapeutas, mientras el consejero de Salud, del Gobierno de la Región de Murcia, se inyectada la primera dosis de la vacuna, saltándose todo el protocolo, lo que finalmente le costó la dimisión.