la laguna

Un día entre la ilusión y la añoranza en Las Chumberas

Los vecinos de la urbanización vivieron ayer emocionados el inicio del derribo de los bloques, que les acerca a sus nuevos hogares
Vecinos presenciaron ayer las obras para ser testigos del inicio de la demolición. Sergio Méndez
Vecinos presenciaron ayer las obras para ser testigos del inicio de la demolición. Sergio Méndez
Vecinos presenciaron ayer las obras para ser testigos del inicio de la demolición. Sergio Méndez

El inicio ayer de la demolición de los primeros diez bloques de Las Chumberas atrajo a varios vecinos, que veían por fin más cerca el fin de la pesadilla que se inició en 2009, cuando se detectó la aluminosis en sus casas. Sin embargo, la ilusión por sus nuevas residencias se entremezcló con la añoranza de sus hogares perdidos, emocionando a más de uno de los presentes.

“Un poco de tristeza ver que se están derribando, pero alegría, porque este es el principio del fin. Yo viví allí 40 años, toda una vida. Llevo unos dos años y medio realojada. Toda una vida ahí y que tenga uno que salirse de su casa, con todos sus trastos… Pero ahora lo veo con esperanza”, relataba Francisca Guzmán visiblemente emocionada, quien ya no creía que este momento llegase.
En esa casa crió a sus dos hijos, “ahí estudiaron, se casaron… tristeza y alegría. A mí me gustaba mucho vivir aquí en Las Chumberas”, enfatizó.

“Hoy es un día importante, un día para recordar de la historia de nuestro barrio. Después de 12 años ya tocaba empezar a ver los derribos. Por un lado, siento alegría, pero, por otro, también un poco de tristeza, porque son todos nuestros recuerdos que pasan a la historia, ahora tenemos que resurgir de los escombros”, comentaba Alberto Osa, portavoz de la plataforma vecinal Las Chumberas Basta ya, quien valoró que “vemos que se está trabajando, no se ha parado de trabajar desde septiembre, y a buen ritmo. Ya tenemos ganas de volver a nuestro barrio”.

“Hoy vamos a ver demolidos los primeros edificios después de 12 años de lucha, trabajo, sacrificio y esfuerzo, de dejar la vida por Las Chumberas, por la gente que se lo merecía, por los vecinos, y vamos a seguir luchando por ellos. Este es un momento emocionante, por todo lo vivido y por lo que espero que vamos a vivir. Era el principio de todo esto y necesitábamos este momento para hacer tangible aquello por lo que luchamos, que era un sueño y que muchos no creían, de hecho, y hoy en día vemos la realidad y las máquinas trabajando en nuestras viviendas”, añadía el portavoz de la Comisión vecinal de seguimiento de la aluminosis de Las Chumberas, Ricardo González.

“Nosotros partimos de cero, de estar hasta fuera de ordenación, de no haber un duro para la financiación, a poner de acuerdo a cuatro administraciones para que hubiese financiación. Y me acuerdo que nos llamaron locos y de todo, y hoy en día la realidad es tangible. Es emocionante”, enfatizó.

Nieves Báez, otra de las portavoces de la Plataforma Las Chumberas Basta Ya, residió en el barrio durante 40 años y también vivió el día de ayer con sentimientos encontrados. “Yo lo vivo con muchísima alegría, pena por lo que era el barrio, pero el motivo principal es la alegría, y ver que se cumplan los plazos y se hagan nuestras casas y poder volver. Yo viví unos 40 años ahí. No recuerdas tres años atrás, sino 30, cuando el barrio era totalmente distinto. Pero lo principal es la ilusión de que luego nos digan por fin que ya están hechas, nos den las llaves y nos podamos meter en nuestras casas y pasar los años que nos quedan de vuelta en el barrio”.

TE RECOMENDAMOS