inmigración

Tensa espera por la ubicación de inmigrantes en La Laguna; hay miedo al rechazo

Los incidentes acaecidos en Gran Canaria preocupan a las autoridades, que guardan silencio sobre el itinerario en Las Raíces
Un grupo de inmigrantes es recibido por Cruz Roja, Salvamento Marítimo, Guardia Civil y Policía Nacional a su llegada a la Dársena Pesquera de Santa Cruz | SERGIO MÉNDEZ

El traslado de un número aún por determinar de inmigrantes al acuartelamiento de Las Raíces, en La Laguna, que se ha habilitado temporalmente para su acogida vista la saturación de otras infraestructuras destinadas a tal fin, ha generado preocupación entre las autoridades tinerfeñas, que temen episodios como los acontecidos en las últimas semanas en Gran Canaria, donde han tenido lugar concentraciones de vecinos con matices xenófobos y racistas. En este sentido, fuentes consultadas por DIARIO DE AVISOS afirman que el itinerario lo guarda el Ministerio de Migraciones con discreción, precisamente, para prevenir manifestaciones o un mal recibimiento por parte de la población local, si bien todo apunta a que irán llegando al complejo en grupos de medio centenar día sí y día también.

No obstante, el alcalde de la ciudad, el socialista Luis Yeray Gutiérrez, remitió el pasado viernes una carta a cerca de 1.500 residentes en las proximidades, a fin de informarles sobre el desplazamiento de los irregulares, que serán ubicados en el referido recurso. En la misiva, el regidor hacía alusión, entre otros aspectos, a las posibilidades laborales que se abrían de la mano de la asociación ACCEM, que se encargará de gestionar el espacio. Asimismo, se anunciaba la creación de una cuenta de correo electrónico (infolasraices@lalaguna.es) y próximamente un número de teléfono para quienes tuvieran algún tipo de duda o consulta referente al dispositivo que, entre esta semana y la que viene, antes del día 15, se prevé desplegar en la Ciudad de los Adelantados.

Sin embargo, a pesar de los intentos del Consistorio lagunero de preparar el terreno para la inminente convivencia, las hemerotecas pesan, y los brotes de rechazo hacia quienes zarpan desde el continente africano rumbo a las Islas para cumplir el denominado sueño europeo no han cesado en Gran Canaria. Tampoco los bulos o fake news en torno a algunos enfrentamientos entre inmigrantes que sí se han producido, principalmente en Las Palmas y Mogán, pero no en los términos en los que muchas veces se divulga por redes sociales. De ahí que, ante la existencia de colectivos que, sistemáticamente, lanzan mensajes asegurando que los índices de delincuencia se han incrementado en la comunidad como consecuencia de la llegada de embarcaciones irregulares, el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, pedía ayer al delegado del Gobierno central en el Archipiélago, Anselmo Pestana, que arroje luz con datos estadísticos aportados tanto por la Policía y la Guardia Civil, cuerpos dependientes de la Administración estatal.

Además, tanto Torres como el líder del Cabildo grancanario, Antonio Morales, han apelado a la Unión Europea para resolver lo que el segundo considera un conjunto de acciones por las que se ha hecho de Gran Canaria “una isla cárcel”. En esos términos se expresaba el nacionalista progresista en un escrito dirigido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a quien advertía de que, bajo su punto de vista, los planes de Madrid parecen ir encaminados a que la comunidad autónoma se convierta en una Lampedusa (Italia) o Lesbos (Grecia), regiones que también han soportado una fuerte presión migratoria, albergando en instalaciones precarias a los arribados a sus respectivas costas.

Una tesis similar a la que su compañero de partido (Nueva Canarias) y vicepresidente canario, Román Rodríguez, defendía en la entrevista publicada el pasado domingo en DIARIO DE AVISOS, en la que este renombraba el Plan Canarias presentado por el Ministerio de Migraciones que dirige José Luis Escrivá como Plan Contra Canarias, puesto que, indicó, “está basado en los macrocentros de retención”. “No podemos admitir esto que se ha instalado en algunas mentes en Madrid y Bruselas de que las comunidades fronterizas tenemos que gestionar la inmigración en solitario; a estas personas [los inmigrantes] hay que garantizarles sus derechos, porque si no se tensiona la convivencia, y eso da oportunidad a la xenofobia y al racismo”, destacó.

El alcalde de La Laguna también se había pronunciado en contra de crear emplazamientos multitudinarios, apostando por otros de tamaño más reducido para facilitar la convivencia. Ese será, casi con toda probabilidad, uno de los puntos que se tratarán en la reunión que mantendrá mañana Luis Yeray Gutiérrez con representantes de la Delegación del Ejecutivo central en las Islas y del Ministerio de Migraciones.

TE PUEDE INTERESAR