la guancha

“En los dos últimos años no se ha avanzado nada con la playa de Santo Domingo”

El alcalde muestra su preocupación por un proyecto que lleva décadas y quiere recuperar una costa que es “inmejorable”
La playa se encuentra cerrada al público desde el año 2010. Fran Pallero

La playa de Santo Domingo es una zona de baño “inmejorable” en la costa del municipio según el alcalde de La Guancha, Antonio Hernández, que desde hace once años se encuentra cerrada al público debido al riesgo de desprendimientos.

Fue exactamente en 2010 cuando se prohibió la entrada al público y comenzó una larga espera por un proyecto que permitiera una rehabilitación que nunca llega. “En los dos últimos años no se ha avanzado nada”, declaró a este periódico Hernández, quien confesó sentirse “muy preocupado y desmotivado” con este proyecto.

Las actuaciones para poder abrirla se iniciaron por parte del Cabildo de Tenerife en 2014. Se anunció una inversión de 300.000 euros para proteger los taludes existentes sobre la playa y en el extremo inferior del camino de acceso. Tenía un plazo de ejecución de seis meses y se iba a realizar en dos fases, culminando en 2015.

Pero los tiempos no se cumplieron y en marzo de ese año se volvieron a anunciar las obras por la vía de emergencia con una financiación de 308.000 euros que correrían a cargo del Cabildo de Tenerife y que se desarrollarían también en dos fases. El anuncio se hizo un mes y medio antes de las elecciones de 2015 y nunca se ejecutaron.

En mayo de 2018 durante una reunión en el Palacio insular en la que participaron el expresidente, Carlos Alonso, el exconsejero insular de Cooperación, Aurelio Abreu, y el alcalde, Antonio Hernández, se comunicó el comienzo de los trabajos, previa autorización de la Dirección de Costas.

El mandatario considera que la población no tiene por qué sufrir las consecuencias de la inoperatividad de la administración. “¿Cómo le explico a los vecinos que la playa lleva más de diez años cerrada, cuando es un paraje incomparable, donde acudían muchos pescadores y por el cual bajaba la Virgen del Carmen? ¿Cómo le explico que después de dos mandatos no se ha podido hacer nada?”, se pregunta. La playa era muy frecuentada por los pescadores al ser uno de los escasos puntos de Tenerife donde se autoriza, con limitaciones, la pesca submarina, además de un lugar de singular atractivo para el buceo en la costa Norte de Tenerife.

Uno de sus principales objetivos al llegar al Consistorio era que este proyecto se resolviera “de una vez por todas” pero no ha sido así por causas ajenas a su voluntad. “Lo peor es que como alcalde no puedo hacer nada y eso me preocupa”, sostiene.

TE PUEDE INTERESAR