candelaria

Manolo Ramos recibirá hoy el título de Hijo Adoptivo de Candelaria

Lleva 52 años viviendo en el municipio, del que fue concejal, y es el primer gomero entre los nueve distinguidos hasta ahora
Manolo Ramos en su casa-museo de Araya, en una foto de archivo / DA

Hoy cumplirá 71 años y, según él, no hay mejor manera de celebrarlo que recibiendo la distinción de Hijo Adoptivo del municipio donde ha pasado 52 años de su vida. Esta tarde, a las siete, en el espacio cultural Cine Viejo, Manolo Ramos se convertirá en el noveno Hijo Adoptivo de Candelaria, el primer gomero que recibirá tal distinción.

Un reconocimiento que llega con dos años de retraso, porque el 18 de marzo de 2019 no se le pudo entregar, al considerar el secretario municipal que podría confundirse con un “acto electoral”, por coincidir con la campaña de elecciones municipales, insulares y regionales. Un año después, el estado de alarma lo impidió, por razones obvias, y ahora, aunque seguimos en pandemia, Manolo Ramos recibirá el título que con tanto mérito le concedió el Ayuntamiento de Candelaria en la sesión plenaria del 31 de enero de 2019.

Eduardo Manuel Ramos Ramos nació el 18 de marzo de 1950 en Valle Gran Rey (La Gomera) y, aunque no olvida sus raíces, es hoy un candelariero de pro y no es de extrañar que se sienta emocionado, pese a que últimamente anda delicado de salud: “Es un inmenso honor, en el día de mi cumpleaños, recibir la distinción de un pueblo y una Virgen que lo es todo para mí”. Municipio y Patrona que recoge en sus libros De Valle Gran Rey a Candelaria, Candelaria Ayer y Hoy o La Viajera peregrina por los pueblos de Tenerife.

Manolo Ramos, que llegó a ser concejal del Consistorio candelariero (1995-2001), guarda en su amplia casa de Araya más de un siglo de historia del pueblo que le vio nacer (Valle Gran Rey) y del que le acogió en su juventud (Candelaria). Manolo Ramos es una Wikipedia viviente, gracias a la recopilación de miles de imágenes y sonidos -“tengo en casetes entrevistas a muchos personajes y vecinos”-, producto de su amor por la historia, la religión y la música -muy amigo de Los Panchos, quienes pasaron en su casa más de una Navidad-, y de su insaciable capacidad para investigar. Tanto, que hasta estudió para detective privado, aunque fue funcionario de la Hacienda estatal y luego autonómica, hasta que se jubiló a los 53 años. Y desde entonces, con gran rigurosidad, sigue buceando en la historia de Candelaria, hasta copiando cada uno de los plenos del Ayuntamiento.

Manolo Ramos será hoy Hijo Adoptivo de Candelaria, como lo son Domingo Pérez Cáceres, Fray Juan Fernández Vaca, Juan Pablos Abril, José Miguel Galván Bello, Juan Amigó Lara, Rafael Clavijo García, Jesús Mendoza y Rodolfo Afonso Hernández.

TE RECOMENDAMOS