fórmula 1

Polémica victoria para Hamilton en Baréin ante Verstappen; Sainz, octavo

El holandés se vio obligado a dejarse rebasar por el británico en el último suspiro no pudiendo darle caza en los últimos metros del Gran Premio, pese a seguirle a rebufo hasta la bandera a cuadros

Lewis Hamilton (Mercedes) se aprovechó de una polémica sanción a Max Verstappen (Red Bull). | Mercedes AMG Petronas

Carrera emocionante en Baréin donde el ganador no se decidió hasta la última vuelta con polémica incluida. Lewis Hamilton (Mercedes) se aprovechó de una sanción a Max Verstappen (Red Bull) a falta de cinco giros para el final logrando su victoria número 96 (quinta en el emirato). Verstappen tuvo que devolverle la primera plaza por adelantarle fuera de pista, pese a que Hamilton había estado rebasando los límites de la misma en esa misma curva todo el fin de semana sin sanción.

El holandés se vio obligado a dejarse rebasar por el británico en el último suspiro no pudiendo darle caza en los últimos metros del Gran Premio, pese a seguirle a rebufo hasta la bandera a cuadros. Este año el Mundial promete máxima igualdad entre ambos. Valtteri Bottas (Mercedes) completó el podio por delante de Lando Norris que demostró que McLaren es el tercer mejor monoplaza de la parrilla.

Los españoles llevaron a cabo una carrera de adaptación con Carlos Sainz excesivamente conservador, tratando de no cometer fallos en su primera cita con Ferrari. El madrileño se vio superado en la salida por Fernando Alonso (Alpine), aunque perdió algo de tiempo luchando con el asturiano y Lance Stroll (Aston Martin). Finalmente, finalizó octavo algo que no pudo lograr Alonso, que se retiró con problemas en los frenos traseros y pérdidas de potencia en su motor Renault. Pese a la falta de ritmo del monoplaza francés, Alonso corrió en la zona de puntos con pundonor, reviviendo viejas sensaciones. Pese a todo, los problemas de fiabilidad y velocidad del Alpine son palpables, como demuestra el decimotercer puesto de su compañero Esteban Ocon.

Más allá del injusto doble rasero de la FIA respecto a las normas aplicadas a Hamilton y Verstappen, lo que está claro es que el Red Bull es el coche más rápido ahora mismo pese a sus problemas de fiabilidad. Tanto Verstappen como Pérez sufrieron averías en el diferencial de sus Red Bull, con el mexicano viéndose obligado a tomar la salida desde la calle de boxes. No obstante, pudieron sobreponerse y Checo Pérez remontó hasta el quinto puesto por detrás de un taciturno Valtteri Bottas (Mercedes) que completó el podio, así como un Lando Norris que demostró que McLaren es el tercer mejor monoplaza de la parrilla tras los Mercedes y Red Bull. Su compañero Daniel Ricciardo conservó el séptimo lugar a duras penas tras la presión ejercida por Carlos Sainz.

Charles Leclerc fue sexto refrendando la falta de prestaciones de Ferrari, que pese a la mejora respecto al año pasado, sigue lejos de igualar el ritmo de cabeza. El japonés Tsunoda (Alpha Tauri) y el canadiense Lance Stroll lograron los últimos puntos en juego, dejando fuera de la zona noble a los Alfa Romeo de Kimi Raikkonen y Antonio Giovinazzi. Un decepcionante Sebastian Vettel volvió a perder los papeles tras colisionar contra el Alpine de Esteban Ocon en un accidente evitable. Nikita Mazepin cometió un error de principiante en la salida tras dar gas con los neumáticos fríos y estampar su Haas contra las protecciones, provocando la salida del coche de seguridad.

En la reanudación, Pierre Gasly perdía el alerón delantero de su Alpha Tauri al tocarse con el McLaren de Daniel Ricciardo, mientras Carlos Sainz se tocaba con el canadiense Stroll y Alonso se colocaba séptimo en un buen inicio del asturiano. Sainz paró en boxes demasiado tarde al final de su primer stint, perdiendo un tiempo precioso tras Vettel pese a haber logrado adelantar a Alonso en la vuelta 20, quien a la postre abandonaría trece giros más tarde.