Lucha Canaria

La lucha inicia su desescalada

El Servicio Canario de la Salud, la Dirección General de Deportes y la Federación regional acuerdan iniciar la fase previa al desarrollo del Protocolo para alcanzar la adaptación a la nueva situación

La lucha inicia su desescalada
La lucha inicia su desescalada

La lucha canaria está un poco más cerca de regresar a los terreros. En el transcurso de una reunión mantenida ayer, el Servicio Canario de la Salud, la Dirección General de Deportes y la Federación de Lucha Canaria determinaron iniciar el Protocolo de Desescalada de nuestro deporte vernáculo.

En la reunión participaron Conrado Domínguez, director general del Servicio Canario de la Salud; Manuel López, director general de Deportes del Gobierno de Canarias; Francisco Rivero Vega, presidente de la Federación de Lucha Canaria; Norberto Marrero Gordillo, responsable del Plan de Desescalada, y Luis Beltri y Antonio Palenzuela, técnicos de la Dirección General de Deportes.

Dichas partes acordaron dedicar una fase previa al desarrollo del Protocolo, documento redactado por el doctor Norberto Marrero Gordillo, comisionado por la Federación de Lucha Canaria, a instancias de la Dirección General de Deportes. Esto permitirá alcanzar la adaptación a la nueva situación, y, como se contiene en el documento, al nombramiento, por parte de la Federación de Lucha Canaria, de los coordinadores de las federaciones insulares, quienes, a su vez, determinarán la identidad de los coordinadores de los clubes de cada isla.

Durante esa fase, se procederá a la colocación de la señalética, con indicación de los procedimientos que deben seguir los integrantes de los distintos equipos, en los terreros; una obra que luego será sometida a la validación de los coordinadores competentes.

En la primera fase del desarrollo del Protocolo, y de acuerdo con los titulares de los distintos ayuntamientos para la apertura de los terreros, las luchadoras y los luchadores, que se cambiarán sus vestuarios normales por la ropa de brega en las gradas, limitarán su actuación a la realización de la preparación física; lo que -de acuerdo con las prescripciones contenidas en el Protocolo- deberá hacerse de forma individual, guardando la preceptiva distancia social.

En una fase posterior y, de forma gradual, ya se podrán ensayar agarradas, inicialmente en grupos de dos, y, en un plazo de un mes y en función de cómo se vayan desarrollando los acontecimientos (incluida la propia realidad epidemiológica de cada momento), en grupos más amplios.

En la reunión, Manuel López asumió que la Dirección General de Deportes aportará los medios y los recursos para hacer efectiva la ejecución de este Protocolo.

El responsable del plan, Norberto Marrero, matiza que el Protocolo de Desescalada de la lucha canaria “constituye una guía de procedimiento a seguir para la vuelta a los entrenamientos y la competición en la lucha canaria”. “Su principal objetivo”, indica, “es recoger y recordar las recomendaciones que desde el Ministerio de Sanidad se indican para las buenas prácticas en los centros de entrenamiento y ha sido adaptado a las distintas circunstancias que pueden presentarse en los terreros de las Islas”.