Santa Cruz

La Policía Local de Santa Cruz exige la vacuna por ser “esencial”

Tras la suspensión de la vacuna de AstraZeneca a los menores de 60 años, los agentes vuelven a quedarse fuera del plan de inmunización

Policía Local de Santa Cruz de Tenerife. | EUROPA PRESS

Desde el sindicato CSIF en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, concretamente desde la sección de Policía Local, demandan una solución lo antes posible en cuanto a la vacunación de los policías locales de la capital, además del resto de policías de la comunidad autónoma de Canarias, que a fecha de hoy, siguen sin estar vacunados contra la Covid-19.

Se trata de un servicio esencial y básico para poder mantener la seguridad en el municipio, el cumplimiento de las normas administrativas, la regularización del tráfico rodado, y sobre todo, el cumplimiento de las medidas sanitarias para prevenir la propagación del virus Covid-19 en la población.

“De nada sirve aplicar medidas si no hay policías que las hagan cumplir. Apelar a la responsabilidad de cada cual queda muy bien, pero al final es la potestad coercitiva de los agentes de la autoridad la que impera”, relata Jesús Illada, delegado del sindicato.

Recientemente la Ministra de Sanidad del Gobierno anunció que la vacuna de Astrazeneca se usará únicamente con los mayores de 60 años de edad. Eso deja fuera a la plantilla de la policía local, los cuales estaban en el plan de vacunación unos días después de que la vacuna fuera suspendida por el principio de precaución.

Cuando se volvió a reanudar la vacunación, los policías que estábamos con fecha y hora no volvimos a ser llamados, sin embargo las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, así como el Cuerpo General de la Policía Autonómica ya se han vacunado.

“La inquietud en el colectivo de agentes de la capital, así como en el del resto de agentes municipales del resto de la comunidad, es alarmante. Los policías locales tenemos que interactuar con personas que incumplen las normas sanitarias, sin mascarillas, sin respetar la distancia de seguridad, celebrando fiestas en domicilios, registro de vehículos, hacer respetar el toque de queda, etc. Muchas veces incluso tenemos que llegar a la interacción física a la hora de privar de libertad a las personas, y todo ello sin protección. Al finalizar el servicio volvemos a nuestros hogares con nuestras familias, poniéndolos a ellos también en riesgo”.

Por todo esto, exigimos al director de salud pública del Gobierno de Canarias, así como a los responsables del área de sanidad de la Comunidad Autónoma, una solución inmediata y urgente ante este grave problema.