Sociedad

Las mil caras de Andreu Buenafuente

Es uno de los rostros más conocidos y populares de los medios de comunicación


Andreu Buenafuente es uno de los rostros más conocidos y populares de los medios de comunicación. En su haber posee una dilata trayectoria en radio y televisión como presentador, cómico, actor y productor. Sin embargo, no es un personaje cualquiera, ni un presentador al uso. La versatilidad que le caracteriza le hizo recibir hace unos meses el Premio Nacional de Televisión 2020 y hoy es el protagonista nuestro particular análisis de conducta no verbal.

EN BUENA COMPAÑÍA

Si algo caracteriza a Buenafuente es su capacidad de rodearse de una gran variedad de fieles colaboradores. ¿Qué tiene que ver esto con su comunicación no verbal? Pues muchísimo. El tipo de relación que establecemos con los demás y cómo interactuamos dice mucho de nosotros mismos. En el caso del humorista, es de señalar su destacado papel como descubridor de talentos, su predisposición a dar la oportunidad a cómicos emergentes y su gran pasión por el trabajo en equipo. Lejos de ser un lobo solitario, el presentador se muestra generoso en la relación con sus colaboradores e invitados, además de su capacidad camaleónica para adaptarse al perfil, estilo y personalidad de todo aquel que interactúa con él.

CALIDEZ Y CERCANÍA


Fruto de esa relación estrecha con las personas de su entorno, podemos observar que el popular presentador es además un sujeto de alto contacto. Así es como definimos en la jerga del análisis de conducta a las personas especialmente cercanas y con inclinación al acercamiento físico, a las distancias cortas y la calidez del contacto con los demás. Además, no es sólo un rasgo que exhiba con sus gestos y ademanes cariñosos con su gente cercana y con el público, sino que también es algo que expresa en sintonía con sus palabras. Así lo hizo con un explícito tuit al enterarse de su Premio Nacional de Televisión: “…No hubiera llegado hasta aquí sin los buenos equipos que me han rodeado y me han hecho crecer. El premio es de TODAS Y TODOS”

GENIO Y FIGURA


En todo análisis de conducta es de rigor observar el lenguaje gestual y expresión facial de un individuo. Y en el caso de Buenafuente, que actualmente presenta en el canal #0 el programa nocturno de humor “Late motiv”, es reseñable destacar su capacidad de manejar este tipo de comunicación con notoria maestría. El humor se caracteriza no sólo por la picardía, la capacidad de sorprender, el ingenio o la ocurrencia. También la comunicación no verbal tiene mucho que decir, y es el ingrediente “secreto” que aliña chistes y monólogos para transmitir e involucrar al espectador de manera sobresaliente. Un arte que domina a la perfección el veterano comunicador.

AUTENTICIDAD


Quizás resulte curioso hablar de palabras en un análisis de lo no verbal, pero no es posible disociar una cosa de la otra para evaluar con objetividad la autenticidad, el carisma y coherencia de una persona. En este sentido, el cómico es un creador de contenidos innovador, creativo, osado, expresivo y tremendamente congruente. Es decir, que lo que cuenta y lo que exhibe con su cuerpo bailan en perfecta sintonía. Quizás podríamos decir que en este punto de su carrera profesional es más el mismo que nunca.