Santa Cruz

Los bajos del puente de la Acidalio, en Santa Cruz, se llenan de colchones

El Ayuntamiento ha reforzado la retirada de enseres y atención a las personas sin hogar en la zona tras el cierre del Pancho Camurria

Los bajos del puente junto a la piscina Acidalio Lorenzo se han convertido en un dormitorio improvisado. / S. M.

Los colchones se reproducen bajos los puentes de Santa Cruz como si de setas se tratase. Ayer, de nuevo, los vecinos de Azorín denunciaban como los bajos del puente ubicado junto a la piscina Acidalio Lorenzo, a la salida de la ciudad, se han llenado de colchones y personas durmiendo en ellos. Son, según los vecinos, las personas que hasta el domingo dormían en el recurso de acogida temporal del Pancho Camurria, que durante tres meses dio cobijo a las personas sin hogar que se quedaban sin plaza en el Centro Municipal de Acogida (CMA). Según confirmó a DIARIO DE AVISOS la concejala de Atención Social de Santa Cruz, Rosario González, la mayoría son magrabiés procedentes del campamento de La Raíces, en la Laguna.

El pasado lunes, ya los operarios de Servicios Públicos acudieron a los alrededores del Pancho Camurria para retirar los colchones que se habían colocado a sus puertas, así como las chabolas que se estaban montando en la trasera del pabellón deportivo. Una labor que continuó el martes, retirando enseres del parque Manuel Castañeda.

Ayer, según confirmaron los vecinos primero, y la concejala de Atención Social, después, tras comunicarse la situación al Ayuntamiento, se procedió a enviar a la Unidad Movil de Asistencia (UMA), que durante toda la tarde de ayer estuvo trabajando con estas personas. “La UMA está interviniendo con estas personas y siguiente paso será coordinar una acción con Servicios Públicos y Policía Local para proceder a la retirada de los colchones y demás enseres”, explicó González. La edil detalló que “sabíamos que con el cierre del recurso de acogida del Pancho Camurria podía darse esta situación, por eso hemos estado muy vigilantes y se ha intensificado la recogida de enseres, tanto el lunes como ayer, para evitar que se den estas situaciones”.

Los vecinos recuerdan que ya el año pasado, en ese mismo punto, apareció una persona sin vida, por lo que reclaman una mayor presencia policial que impida este tipo de asentamientos, dándole la ayuda que estas personas necesitan. Los vecinos también denuncian que la situación empeora en el barrio día tras día, con nueva peleas y conflictos.