crisis migratoria

El sueño europeo que acabó en el camposanto de Igueste de Candelaria

Hoy se han enterrado a 9 de los 24 fallecidos. El resto recibirá sepultura este sábado en Santa Cruz, en el camposanto de Santa Lastenia
La inhumación de los 9 migrantes tuvo lugar esta tarde en el cementerio de Igueste de Candelaria / NORCHI

Un mes y medio después de partir en un cayuco desde una playa al sur de Mauritania, nueve de aquellos 57 pasajeros fueron enterrados a primera hora de la tarde en el pequeño cementerio de San Francisco, en Igueste de Candelaria.


El sueño europeo que iniciaron el 5 de abril acabó para los 24 fallecidos encontrados veinte días después, casi por casualidad por un avión del SAR a 500 kilómetros al sur de El Hierro, en dos cementerios de Tenerife, el lugar a donde fueron trasladados el pasado 28 de abril, del resto solo se salvaron dos hombres y una mujer, mientras los otros treinta se presume fueron arrojados al mar cuando fallecieron de deshidratación, al llevar solo un litro de agua por persona.


Después de tres semanas en el Instituto de Medicina Legal de Tenerife, el Juzgado Número 2 de Arona ordenó el miércoles la inhumación de los cadáveres, sin que hubiera reclamación de algún familiar de los cuerpos y el nulo cotejo del ADN de un presunto hermano de una de las víctimas en el País Vasco. Un alivio para el IML donde el trabajo se hacía insoportable por falta de espacio y el estado de putrefacción de los cadáveres, según denunció su director Jesús Vega.


El enterramiento de los cuerpos de los 24 migrantes tendría que haberse realizado en Arona, al llegar estos al puerto de Los Cristianos, pero la falta de espacio en el único camposanto del municipio obligó a la Dirección General de la Salud del Gobierno de Canarias a buscar otras alternativas, mostrándose solidariamente interesados, los ayuntamientos de Santa Cruz de Tenerife y Candelaria.


Nueve de los 24 fallecidos recibieron el enterramiento hoy en Candelaria, mientras que los otros 15 serán inhumados mañana a primera hora en Santa Lastenia.

Sobre la una y media de la tarde llegaron los primeros tres coches fúnebres de Servisa a la puerta del cementerio de Igueste de Candelaria, donde esperaban la alcaldesa Mari Brito, vecina de ese pueblo, y el concejal de Cementerios, Paco Pinto. Los tres operarios de la funeraria y el ayudante del sepulturero, Lucas García, cargaron cada uno de las cajas libres de inscripciones, solo con un número. En un andamio, el sepulturero Joaquín Hernández procedió a introducir las cajas en los nichos en altura, todos alineados de derecha a izquierda desde el número 353 al 385. Así, en el nicho 353 se introdujo el féretro 245, una relación que será trasladada oficialmente este lunes al Juzgado número 2 de Arona.


Poco después volvieron a llegar otros tres ataúdes y a las cuatro de la tarde llegaron los tres últimos, estos acompañados incluso por dos migrantes y algunos miembros de ONG.
Solo una corona de flores con la la banda ERIE Cruz Roja-Ayuda Humanitaria a Inmigración recordará estos días que allí yacen nueve personas que vieron trucado su sueño europeo en la inmensidad del océano y acabaron en un coqueto composanto de Candelaria.

TE RECOMENDAMOS