valle de güímar

El Valle de Güímar necesita al menos 50 millones de euros para sanearse

La depuradora comarcal estará terminada este año, pero aún falta ejecutar las redes municipales para llevar las aguas negras hasta allí
La depuradora comarcal ya está en la etapa de pruebas y tras el verano ya comenzará a funcionar / NORCHI

Los tres ayuntamientos del Valle de Güímar necesitarían al menos unos 50 millones de euros para completar sus redes de saneamiento y trasladar todas esas aguas residuales hasta la depurada comarcal que, después de 25 años, entrará en funcionamiento este año, tras una inversión superior a los 10 millones de euros por parte del Cabildo de Tenerife.

La depuradora comarcal, construida sobre el mismo terreno donde el Gobierno de Canarias levantó una en 1995 y nunca llegó a ponerla en funcionamiento, se encuentra en la actualidad en prácticas y los únicos trabajos que quedan por culminar son la mejora de sus accesos y otras obras menores. Teóricamente, después del verano ya debería estar reciclando las aguas negras, que se reutilizarán como agua de riego.

¿Pero qué agua? Esa es la gran pregunta que hay que hacer ahora. Los tres ayuntamientos trabajan a marchas forzadas, con financiación del Plan de Cooperación Municipal y del propio Cabildo, para modernizar sus obsoletas redes de saneamiento, aquellas que existen, y realizarlas allí donde no las hay, casi en todas las medianías de Arafo y Candelaria, por ejemplo.

Teóricamente, Güímar cuenta con un nivel de alcantarillado que supera el 60% de su suelo urbano, mientras que Candelaria no llega al 50% y Arafo apenas alcanza el 20%, según reconocen sus alcaldes. Queda mucho trabajo por hacer, para acabar, por ejemplo, con el tradicional pozo negro que envía esas aguas al subsuelo.
La denominada depuradora comarcal (Edaru) del Valle de Güímar no solo servirá para sanear toda la comarca, sino para regarla con agua de primera calidad para la agricultura. Esta depuradora ha tenido un coste de 12,5 millones de euros, tres más de lo inicialmente presupuestado, debido a las dificultades del terreno y al encauzamiento de un barranco, según señaló Javier Davara, gerente del Consejo Insular de Aguas.

Gracias a esta actuación en la depuradora comarcal del Valle de Güímar, el efluente hasta 7.500 metros cúbicos agua/día será tratado conforme a los requisitos que dimanan de la normativa vigente en materia de depuración y vertido, y con calidad para la reutilización del agua regenerada, donde prima el cumplimiento de la nueva normativa europea, que entró en vigor el año pasado. Tras completarse la primera fase dentro de 10 meses, la segunda tiene como horizonte el año 2027 y supondría una ampliación de una línea más de 3.500 metros cúbicos al día, anunció Davara. Esta planta, una vez se encuentre operativa, prestará servicio a más de 114.000 personas de la comarca.

Los municipios

El alcalde de Arafo, Juan Ramón Martín, reconoce que “en Arafo vamos a tener ahora un problema para llevar nuestras aguas hasta la depurada”, porque “apenas disponemos de una red de alcantarillado del 20% en el casco del municipio y acabamos de salir de un plan de ajuste”, por lo que ha pedido colaboración al Cabildo, pese a que el saneamiento es una competencia municipal. Martín, no obstante, confirma que ya han recibido una subvención nominativa del Gobierno de Canarias (850.000 euros) para actuar en Playa de Lima y que ya está licitada una obra de 1,2 millones de euros para actuar el próximo año en la parte alta del barrio de El Carmen, cofinanciada entre el Cabildo y Ayuntamiento. “Nosotros vamos a encargar la redacción de los proyectos de saneamiento de La Hidalga y El Carretón a la búsqueda de financiación”, cifrando en unos 11 millones de euros la cantidad total que necesitaría Arafo para conectar todas sus aguas a la depuradora comarcal.

Güímar es el municipio que dispone de una mayor red de alcantarillado (62%) y está pendiente de 3,7 millones de euros para ejecutar la estación de bombeo de Los Tarajales, en El Puertito, para conectar toda esa zona a la depuradora, quedando los emisarios submarinos como simples aliviaderos.

“El Consejo Insular de Aguas estima que las inversiones pendientes de financiación en Güímar, en materia de saneamiento y pluviales, ascienden a 9.750.000 euros aproximadamente; de los cuales algo más de cuatro millones de euros se corresponden con las EBAR del Puertito, El Socorro y Los Llanos, si bien en esta última ya existe la mayor parte de la infraestructura. No debe perderse de vista el hecho de que quedan fuera de este cálculo las soluciones necesarias en la zona de Agache y sus núcleos costeros”, recuerda el alcalde, Airam Puerta.

En Candelaria, también está previsto una millonaria inversión en las estaciones de bombeo de Las Caletillas y San Blas, así como en la red de alcantarillados, casi nula de autopista hacia las medianías.

Mari Brito, la alcaldesa de la Villa Mariana, cifra en 20 millones de euros el dinero necesario para las conexiones necesarias desde Candelaria hasta la depuradora comarcal, pero dejando claro que “solo hablamos desde las estaciones de bombeo del litoral”, incluyendo Barranco Hondo que se conectará a la EBAR de Las Caletillas.

“Esos 20 millones son los que están presupuestado en los proyectos redactados en el saneamiento de la costas, a la espera de financiación europea y del Cabildo, con un nuevo programa de Cooperación Municipal, pero faltan por redactar los proyectos en las medianías”, comenta la regidora municipal.

Confirmó que la obra de embellecimiento del paseo de Graciliano (1.5 millones de euros) se ejecutará antes del verano, incluyendo las canalizaciones para recibir las aguas residuales de Barranco Hondo. Ya están presupuestado 8 millones de euros para canalizar las aguas desde Las Caletillas hasta las obras de la futura plaza de la Basílica. El traslado desde la EBAR de San Blas hasta la depuradora también tiene proyecto redactado con una inversión de 3.5 millones de euros.

“Es importante que a la depuradora llegue el mayor volumen de agua posible, es lo que nos han pedido desde el Consejo de Aguas, que será el coordinador de esa depuradora”, comentó Brito, reconociendo que faltaría por completar el saneamiento en Malpaís, Las Cuevecitas, Araya y una parte de Igueste de Candelaria, que aún no cuentan con proyectos.

Javier Rodríguez Medina

El consejero insular de Desarrollo Sostenible y Lucha contra el Cambio Climático, Javier Rodríguez Medina señaló que con la entrada en funcionamiento de la Edaru (Estación Depuradora de Aguas Residuales Urbanas) se da cumplimiento “a una demanda que reafirma el compromiso medioambiental de este Cabildo para el progreso equilibrado de nuestra tierra”.

Comentó que la Edaru será, además, un recurso para el sector primario en forma de agua regenerada de excelente calidad, “sobre todo en una comarca que viene padeciendo un déficit hídrico cada vez más importante debido a las consecuencias del calentamiento global”, indicó.

“La colaboración con los municipios es total para que esta instalación pueda recibir las aguas residuales a través de las redes de saneamiento precisas que hagan realidad nuestros deseos de completar el ciclo integral del agua”, detalló Rodríguez.

La Edari acabará con los vertidos al mar del Polígono y con la multas europeas por ello / NORCHI

Depuradora industrial, también este año

Los vertidos al mar desde el Polígono Industrial Valle de Güímar deben terminar en octubre, cuando comience a funcionar la Edari, tras un año de construcción, pese a que comenzó más tarde de lo previsto y 6,5 milllones de euros de presupuesto, con un caudal medio de 1.120 m3/día. Una de las novedades es que esta depuradora también podrá recibir aguas urbanas de los caseríos de Playa La Viuda, Playa de Lima y posiblemente de El Socorro.

TE RECOMENDAMOS