PUERTO DE LA CRUZ

Juan José Hernández Melián: “Quiero darle a la ciudad lo que ella me dio a mí, que es mucho”

Hablamos con el presidente del Centro de Iniciativas Turísticas (CIT) del Puerto de la Cruz

Juan José Hernández Melián, presidente del Centro de Iniciativas Turísticas (CIT) del Puerto de la Cruz
Juan José Hernández Melián, presidente del Centro de Iniciativas Turísticas (CIT) del Puerto de la Cruz. Fan Pallero

Es miembro del Centro de Iniciativas Turísticas (CIT) del Puerto de la Cruz desde hace unos cuantos años y en la anterior Junta Directiva, presidida por Santiago Rodríguez, ejerció como tesorero. Tras la decisión de este último de no continuar al frente de la institución por motivos personales, los socios lo invitaron a presentarse y aceptó encantado, embarcándose así, desde abril, en una nueva travesía que coincidió con su jubilación el 31 de diciembre de 2020 y pasó a “año nuevo, vida nueva”, bromea.

En 2020, como consecuencia de la pandemia de Covid-19, el CIT no pudo desarrollar ninguna de las actividades programadas, e incluso la cafetería, su principal fuente de ingresos, estuvo cerrada más de medio año. Este año se pretende recuperar la normalidad con una lista de iniciativas, la mayoría ya consolidadas, aunque siempre condicionadas a la situación sanitaria del momento.

-¿Dudó en algún momento el aceptar el cargo?
“En absoluto. Tengo un equipo de excelentes profesionales y hemos intentado dentro de la Junta Directiva abarcar el máximo de sectores posibles vinculados al turismo, desde la restauración y las agencias de viaje hasta el comercio, el ocio nocturno, dirigentes de empresas y hoteleros, para que todos estén representados como deben”.

-Usted estuvo vinculado muchos años al sector turístico, en su última etapa, en los apartamentos Casablanca. ¿Cómo empieza su trayectoria profesional en la ciudad?
“Vine al Puerto de la Cruz en el año 1974 desde el Sur, del hotel Meliá Moreque, que fue el primero de la cadena en Canarias y aterricé en el Meliá Puerto de la Cruz, donde fui director. Luego estuve en el Meliá La Paz y me incorporé a los apartamentos Casablanca, donde permanecí nueve años hasta mi jubilación”.

Puede presumir que conoce bien los dos sectores, el hotelero y el extrahotelero…
“Correcto. De esta última etapa tengo muy buenos recuerdos porque fue algo diferente. Para mí estos apartamentos son una joya del Puerto de la Cruz. Cuando la gente dice que la planta de la ciudad está obsoleta les recomiendo que cojan una cámara y visiten algunos establecimientos, y en este sentido, Casablanca es un referente. No es que lo diga yo, sino las encuestas, y lo avalan los diferentes premios que ha recibido”.

-¿Se marca algún organigrama de trabajo específico?
“Queremos ayudar al Ayuntamiento a que nos ayude, que ellos lideren proyectos como la Oktoberfest y el Festival Internacional de Agatha Christie, que este año cumple su octava edición, y que se celebrará en noviembre, en el marco del cual tenemos previsto hacer una reunión mundial de club de fans de la escritora. En la zona de La Paz, en concreto donde está el mirador, queremos poner un busto suyo, para que la gente se pueda fotografiar como hace con la pescadora en el muelle. Estamos viendo si el Consorcio de Rehabilitación Turística nos hecha una mano en ese sentido, porque todo los proyectos requieren financiación. El CIT pone las ideas y el trabajo de cada uno de los miembros de la Junta y de todo el equipo, pero nos hacen falta medios económicos y apoyo institucional. Hay otros proyectos, como el que le hemos propuesto al Ayuntamiento a través del tataranieto de Alfred Diston para que se le pueda dedicar alguna calle en el futuro porque, al igual que muchas personas ilustres que han vivido en la ciudad, está olvidado. Alfred Diston fue uno de los primeros residentes británicos en la Isla a inicios del siglo XIX y vivió en Puerto de la Cruz hasta su muerte en 1858. Perteneció a la Real Academia Económica de Amigos del País de Tenerife, que lo nombró inspector del Jardín de Aclimatación de La Orotava, cargo que desempeñó durante 14 años, así como a la Academia de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife. A todo ello se le suman las rutas guiadas por el municipio y nuestra intención de potenciar más de lo que está el Museo Arqueológico. El CIT es una institución apolítica y quiere sumar para dinamizar el Puerto de la Cruz, darle más visibilidad, y en la medida que se pueda, colaborar a nivel social, como hicimos días atrás con la Asociación José Luis Montesinos, que realiza una gran labor”.

-¿Se plantea algún proyecto nuevo?
“Queremos ver, en la medida que se pueda, la recuperación de la Casa Amarilla, porque es otro referente del Puerto, ya que fue el primer punto, en el año 2011 la visitó Jane Goodall, la mayor primatóloga del planeta, se hizo la foto y ahí quedó todo. Nos gustaría que se retomara ya que es un BIC que se está cayendo”.

-A los pocos días de asumir en el cargo mantuvo una reunión con los representantes de Ashotel para buscar soluciones a los problemas más acuciantes de la ciudad, como la falta de aparcamientos. ¿Llegaron a alguna propuesta concreta?
“Queremos llevar al consejo sectorial de Turismo del Ayuntamiento el parking de los Hernández Hermanos, que tiene 500 plazas y el de la plaza de la Constitución, con 300 y que nunca se llegó a construir. Nos gustaría saber en qué situación está el parking que se contemplaba en la vieja estación de guaguas (700) para el mismo número de plazas. Es verdad que está el muelle, que es una explanada para aparcar en la que caben 1.200 coches, pero no es un parking y aunque sirve de escape, se encuentra en muy malas condiciones, lleno de baches y socavones que hacen muy difícil la circulación. En total son muchas plazas, y cuanto antes se hagan, mejor, porque muchas veces, sobre todo los comerciantes, se quejan que la gente no viene a comprar al Puerto y no lo hace porque no tiene donde dejar el coche y a mí me gustaría que viniese. Yo no vivo aquí, pero quiero darle al puerto lo que el Puerto me ha dado a mí, que es mucho, y en la medida que yo pueda, haré todo lo que esté a mi alcance desde el CIT para que recupere su esplendor. Para eso hay que tener claro que no se puede vivir del pasado y que el turismo es una pieza esencial y el motor económico del municipio”.

-¿Qué otros asuntos se pusieron sobre la mesa en la reunión con Ashotel?
“El Lago Martiánez, porque no está siendo aprovechado lo suficiente. Ahora mismo, se utiliza como piscina y poco más, cuando alberga siete obras de César Manrique que son un gran atractivo turístico y cultural. Además, se pueden recuperar, como se hacía antaño, actividades al aire libre, desde teatro hasta conciertos. Se le tiene que dar la imagen que merece porque tiene muchos recursos que se pueden aprovechar”.

-¿Qué diagnóstico hace de la situación actual de la ciudad?
“Es complicada por la pandemia, porque todos los proyectos que estaban en marcha se han paralizado. Me da mucha pena ver los comercios y los hoteles cerrados. En mi opinión, en los primeros meses del Estado de Alarma se podrían haber hecho más obras porque sin turistas es mucho más fácil. La situación es delicada y todos tenemos que poner un poco de esfuerzo. En este sentido, el Ayuntamiento ha aprobado una medida positiva para el sector hotelero de cobrar solo el 50% de la tasa de basura, pero quizás podría hacer algo más, no lo sé. Hay cosas que se pueden cambiar, como mejorar la limpieza y la imagen del edificio Iders, aunque requiere un tiempo y unas actuaciones, y el mantenimiento del Parque Taoro tampoco es óptimo, cuando es el pulmón del Puerto de la Cruz y por lo tanto, debemos cuidarlo y mimarlo. La ampliación del Jardín Botánico está retrasada y es un atractivo muy importante y es una pena que se haya parado el proyecto del hotel Taoro y La Chiripa. Con la reactivación del turismo llegará la mejora, estoy convencido. La situación es complicada, pero no es el fin”.

-Considera que en los últimos años ha estado olvidada por parte de las administraciones?
“Por parte del Ayuntamiento no, porque tenía y tiene que remar con lo que tiene. Pero el Cabildo de Tenerife, como institución, debió y debe apoyarlo más, con proyectos y ayudas. El Puerto se ha ido relegando a un segundo plano y las pruebas son el Parque Marítimo o el Parque San Francisco”.

-¿Por qué es tan difícil consolidar un proyecto en el municipio?
“Porque se tienen que hacer acordes a los que el municipio necesita. Hay que aspirar a los máximos, siempre y cuando éstos sean realizables. No podemos pensar que vamos a hacer el mejor centro de congresos y luego resulta que queda como un inmueble al que no se le puede dar utilidad. Debemos medir cuáles son nuestras necesidades en primer lugar”.

-¿Ha cambiado el perfil del turista que visita el Puerto de la Cruz y busca algo más que sol y playa?
“Creo que no, siempre ha buscado algo más que sol y playa. Quizás no nos habíamos dado cuenta hasta ahora”.