la laguna

Más de 200 personas viven en infraviviendas o en la calle en La Laguna

Los datos son del informe de Cáritas sobre exclusión residencial extrema; el área municipal de Bienestar Social destaca que ha aumentado el número de plazas en recursos alojativos en un 250%
Un momento de la reunión entre el alcalde, el concejal de Bienestar Social y los representantes de Cáritas. / DA

Un total de 217 personas se encuentran en La Laguna en situación de exclusión residencial extrema, lo que quiere decir que viven en la calle o en infraviviendas, según los datos aportados por Cáritas en el informe, encargado por el Cabildo, que elaboró sobre esta situación en toda la Isla y que presentaron al Ayuntamiento en el marco de un reciente encuentro entre el alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, el concejal de Bienestar Social, Rubens Ascanio, el director de Cáritas Tenerife, Juan Rognoni, y la coordinadora de acción social de esta organización, Úrsula Peñate.

El censo de Cáritas, con datos recopilados en el segundo semestre de 2020, apunta a que más del 50% de los casos detectados en La Laguna llevan más de 3 años en situación de exclusión residencial, algunos incluso hasta 15 años, un “dato extremadamente preocupante y que apunta a la necesidad de intervenciones sociales integrales”, señaló Ascanio.

En situación de exclusión residencial extrema se engloba a quienes viven y duermen en la calle, a personas sin un lugar habitual donde residir que hacen uso de albergues o centros de alojamiento y a quienes residen en espacios inseguros o inadecuados, como chabolas, caravanas o casas ocupadas. En La Laguna, “la mayoría vive en infraviviendas o en situación de ocupación, de los 217, estarán entre 30 y 40 personas en situación de calle”.

Asimismo, según los datos de Cáritas, el 75% de las personas en esta situación en el municipio son hombres y el 50% del total tiene entre 31 y 65 años. Además, constan unas 50 personas mayores de 65 años y el 77% son de nacionalidad española.

El concejal de Bienestar Social valoró que, a pesar de estas cifras, también “tenemos datos positivos, como el resultado de la intervención realizada en 2020 con 44 personas en situación de calle durante el confinamiento, de las que 29 lograron salir de la calle gracias al recurso temporal habilitado junto a Cruz Roja y la Dirección General de Derechos Sociales del Gobierno de Canarias”.

Además de los nuevos recursos alojativos públicos abiertos este año y el incremento del 250% del número de plazas para personas sin hogar, así como el aumento de las partidas económicas públicas y en subvenciones para la atención a la exclusión social y residencial, que casi se ha duplicado hasta superar los 2,5 millones, Rubens Ascanio desglosó las acciones de refuerzo para este segundo semestre del año, para lograr que “cualquier persona que desee salir de una situación de calle, lo haga, algo que estamos abordando en cada caso que se nos comunica”.

Entre las acciones previstas, se incluye la creación de un nuevo recurso de día de atención en la zona centro, el estudio de ubicación para un espacio de atención en Taco, la habilitación de nuevos recursos para jóvenes extutelados y personas mayores de 65 años en situación de calle o que residan en infraviviendas, así como nuevas herramientas de apoyo ante el grave problema de brecha digital que afronta el colectivo y que le dificulta el acceso a los recursos sociales y asistenciales, con recursos de acompañamiento tecnológico en instalaciones municipales.

El Ayuntamiento además trabaja ya en el refuerzo de la atención en calle, para completar la intervención y detección de casos y mantener permanentemente actualizado el censo municipal de personas en situación de sinhogarismo o residentes en infraviviendas, así como la mejora de la coordinación municipal en esta materia.

Entre otras medidas, estas con el tercer sector, destaca el incremento recogido para este 2021 de las subvenciones municipales directas a una decena de proyectos de organizaciones sin ánimo de lucro para la atención a la emergencia y la exclusión social y residencial, que superan el medio millón de euros y en los que se incluyen también el Hogar Lázaro, el Hogar de los Hermanos de Belén o el Centro de Día de Personas Transeúntes. En el caso concreto de Cáritas y de sus proyectos Base 25 y Promoción para las personas en situación de exclusión, se aumentó la aportación municipal en un 45,7%.

En cuanto al problema de vivienda, Ascanio indicó que “estamos desarrollando un Plan de rescate de viviendas vacías para ofrecer alquileres estables y financiados por la Administración durante un año”. “Además, en el presupuesto de 2021 ya hay propuestas concretas de compra y rehabilitación de vivienda sin uso, que se suma a la construcción de las 169 viviendas sociales previstas en el nuevo Plan de Vivienda de Canarias”, añadió.

Asimismo, para el concejal, “una mayor justicia social requiere de unos ingresos mínimos garantizados para poder abordar los servicios sociales desde una perspectiva constructiva, no solo de respuesta a las emergencias. Esperamos que la gestión del Ingreso Mínimo Vital y de la Renta Canaria avance, con unos trámites que faciliten el acceso a las familias, porque, sin ingresos, es muy difícil cambiar las condiciones de vida de nuestros vecinos y vecinas”.

TE RECOMENDAMOS