ARONA

Arona exige un corredor verde al Cabildo tras la tala de árboles

El alcalde envía un oficio al presidente de la institución insular en el que le pide información sobre la “radicalidad de la poda”, que ha generado indignación entre numerosos vecinos

Varios árboles cortados en uno de los márgenes de la carretera TF-652. DA

La tala de árboles realizada en las últimas semanas en la carretera que une Guargacho con Las Galletas por operarios del Área de Carreteras y Paisaje del Cabildo ha desatado la indignación en el municipio de Arona. Fuentes del Ayuntamiento, consultadas por este periódico, confirmaron ayer que se han recibido “innumerables” quejas por parte de los vecinos, que no entienden la drástica medida que ha acabado con varias decenas de ejemplares tras ser cortados prácticamente a ras de suelo.

Los trabajos ejecutados en la carretera TF-652 se han llevado por delante árboles de porte alto plantados por el Ayuntamiento en los márgenes de la vía, una zona de la que, en 2016, pasó a hacerse cargo el Cabildo, al tratarse de una carretera de titularidad insular, según informaron fuentes municipales. A pesar de la escasez hídrica, los ejemplares han logrado sobrevivir, hasta que llegaron las motosierras hace escasas semanas.
Si bien tanto el área municipal de Medio Ambiente como propietarios de zonas agrícolas aledañas habían pedido a la corporación insular la poda -que no tala- de los árboles, la contundencia de los resultados ha indignado a decenas de vecinos del municipio.

Ante estos hechos, el alcalde de Arona, José Julián Mena, ha dirigido un oficio al presidente de la Corporación insular, Pedro Martín, preguntando por las razones que han motivado “una poda tan agresiva y una tala de ejemplares aún vivos”, al tiempo que ha solicitado la creación de una “infraestructura verde creciente en el municipio, capaz de contribuir progresivamente a la compensación de la huella de carbono municipal prevista en el recientemente firmado Pacto de los Alcaldes”, que coordina el propio Cabildo.

Por otro lado, desde el Ayuntamiento se pide a la Corporación insular “establecer un corredor verde desde La Estrella hasta Las Galletas” que se desarrolle sobre el proyectado carril bici para ese ámbito, creando un “túnel verde natural” que permita reponer la actuación del Cabildo y mejorar el entorno, que contaba con una de las pocas avenidas con sombra de la comarca sur de Tenerife.

La polémica sobre la tala a ambos lados de la carretera ha saltado a las redes sociales, donde circulan imágenes y comentarios de ciudadanos que denuncian la eliminación de estas áreas de sombra en una zona de la Isla donde el sol luce prácticamente todo el año.