La Palma

Campaña para que “canariedad” entre en el diccionario de la RAE

La acción, emprendida por ASINCA, se situó ayer en redes sociales como tendencia a nivel nacional. La Academia Canaria de la Lengua incorporará el término en su guía dialectal

Fotograma de la campaña ‘Canariedad’ de ASINCA dada a conocer por el día de la Comunidad Autónoma | DA

Con motivo del día de la Comunidad Autónoma, la Asociación Industrial de Canarias (ASINCA) lanzaba una campaña publicitaria ahondando en el término “canariedad”. “Va más allá de una primavera eterna, de palabras únicas o de vivir la vida en cholas. Es saber que las cosas, se hacen bien, o no se hacen”, decían en un vídeo promocional de un minuto de duración. Y desde ayer, en el marco de la misma acción, se emprendía una lucha por que la Real Academia Española (RAE) incorpore dicho concepto a su diccionario.

El pasado 30 de mayo, las redes sociales se volcaron compartiendo el spot de ASINCA, viéndose reconocidos muchos isleños en los valores que transmitía. No obstante, al arranque de esta semana el impacto se ha tornado aún mayor que entonces, no en vano, “canariedad” se convirtió en tendencia a nivel nacional. Un alcance que recuerda al del denominado Mundial de Chocolatinas, certamen que, gracias al despliegue de los habitantes del Archipiélago, desembocó en una clara victoria de las ambrosías Tirma.

En este sentido, los internautas dieron ayer rienda suelta a su imaginación, buscando su particular acepción de “canariedad”. El grupo cómico Abubukaka la definía como “aplaudir cuando aterriza el avión”; la compañía de transporte público tinerfeño, Titsa, se la llevaba a su terreno, afirmando que “es decir guagua en cualquier parte del mundo”, y el coreógrafo Rafa Méndez, desde hace años en un ir y venir con la Península, aludía a que “es hablar con nuestro acento vayas donde vayas y reconocernos en el resto del mundo”.

Pero hubo usuarios de Twitter que fueron un paso más allá y sugirieron tirar de “Pepellamada” e invocar al cantante Pepe Benavente, como adalid de la música canaria, para convencer a los integrantes de la RAE de que introdujeran un concepto que englobe toda la cultura de la región en el diccionario. Además, como es costumbre en cada ocasión que un tema se hace viral, se buscó el ejemplo de Los Simpsons: la tuitera @daurguez recordó el capítulo de la serie estadounidense en el que un pájaro giraba un globo terráqueo para elegir el destino al que volar y señalaba Canarias, al tratarse de un canario.

TÉRMINO RECONOCIDO

En un plano más formal, el doctor en Filología y catedrático de Universidad Humberto Hernández, presidente de la Academia Canaria de la Lengua, aseguró a DIARIO DE AVISOS que en el último tiempo han sido varias las consultas que se han formulado a la institución que dirige sobre el término. Es por ello que, considerando que se trata de una palabra “perfectamente construida y reconocida”, tras debatirlo en el seno de la organización, decidieron que pasará a formar parte de la próxima edición del diccionario dialectal isleño, la cual, según previsiones, se publicará a lo largo del presente año.

Concretamente, indicó, se contemplarán dos acepciones. La primera, definiéndola como la “cualidad o condición de canario, especialmente referida a la idiosincrasia de los isleños y sus manifestaciones culturales”, y la segunda, como un “conjunto de elementos y factores característicos y diferenciales del pueblo canario”. No obstante, aclaró que el hecho de que “la RAE no la incluya no significa que no exista”, puesto que el camino a seguir para las nuevas incorporaciones al diccionario no es a través de peticiones de movimientos populares, sino que “el espaldarazo se lo dan los usuarios”.

“Si su uso es extenso, se acabará reconociendo; las palabras se incluyen por la voluntad expresa de todos los hablantes”, señaló el académico, al tiempo que aclaró que el recopilatorio de la RAE no es el único válido, ejemplificando con el Diccionario del español actual, del lexicógrafo, filólogo y lingüista Manuel Seco Reymundo, que también constituiría una referencia. E insistió en que los movimientos a favor de la inclusión de una palabra en el diccionario o de la erradicación de otra van en contra del funcionamiento habitual de las academias de la lengua; el proceso es, más bien, que una vez sea lo suficientemente amplio su uso, se reconoce. Y en el caso de aquellos términos que pueden llegar a resultar ofensivos, se refleja en el propio diccionario su condición de insultante, humillante o peyorativo, si procede.