jaque mate

Causas difusas y contradictorias

No convencen las causas difusas que enumeraban ayer el consejero y el director general de Salud, en las que el primero parecía desmentir al portavoz del Gobierno, que había sugerido la revisión de los protocolos para una mayor eficacia, y el segundo dejaba sin concretar los factores determinantes de la desproporción entre la espiral del virus en Tenerife y su deserción en el resto de la Comunidad
Una treintena de locales de Santa Cruz de Tenerife pide ampliar las terrazas. | EUROPA PRESS

La reiteración ha hecho de las recaídas de Tenerife un clásico de esta crisis de COVID. Lo que ayer agrandó la frustración de los tinerfeños fue constatar que, una vez más, la Isla no solo se convierte en el peor retrato de la pandemia en el Archipiélago, sino que está abocada a sufrir una auténtica ruina en la hostelería, con graves consecuencias en pequeñas empresas, generando un importante impacto social. De la noche a la mañana, sin que las autoridades hubieran dado señales de adoptar medidas de emergencia, Tenerife vuelve a verse sumida en una profunda crisis sanitaria y económica, que contrasta con las sensaciones que viven las restantes islas y el conjunto de España, en vísperas de salir a la calle sin mascarillas. No convencen las causas difusas que enumeraban ayer el consejero y el director general de Salud, en las que el primero parecía desmentir al portavoz del Gobierno, que había sugerido la revisión de los protocolos para una mayor eficacia, y el segundo dejaba sin concretar los factores determinantes de la desproporción entre la espiral del virus en Tenerife y su deserción en el resto de la Comunidad. A todas luces, cabe pensar que se debió hacer más y antes y que ahora se ha hecho lo fácil y lo que más hiere a una isla: culparla haciendo tabla rasa. ¡Jaque mate!

TE RECOMENDAMOS