sociedad

Madre Mía Rolls nace en plena crisis sanitaria

Alberto y Katherina firmaron el crédito en el banco y una semana después estaban confinados. La ansiada apertura de su local se produjo dos meses después, el 15 de julio
Rolls dulces y salados hechos a diarios. Fran Pallero

Carlos Alberto y Katherina, una joven pareja de origen venezolano, lleva más de 20 años trabajando por cuenta propia en su país natal. Tuvieron un chiringuito, un bar, una distribuidora de material de papelería y hasta un spa. Siempre han sido personas decididas y con las ideas claras en cuanto a lo que querían trabajar.

Casados y con dos hijos, han llevado su vida personal y profesional como empresarios “de lo más estable”. “Ambos hemos tenido la semilla de emprender en toda nuestra vida laboral, y esa actitud -aseguran- forma parte de nuestras vidas, lo tenemos interiorizado desde que nos conocimos”.

Para ellos, una de las ventajas de emprender era tener su propio negocio “y no estar con el agobio de ver si hoy tienes trabajo y mañana no”, al contrario, la desventaja no es otra que, al ser sus propios jefes, “si no trabajas, no comes”.

Al llegar a Tenerife “buscamos durante más de tres meses un trabajo. Fue complicado”. Alberto, el marido, tomó la decisión de “comprar un trabajo”, volver a ser sus propios jefes, como lo eran en Venezuela, y concluyeron en emprender, en lo que sabían, en la hostelería.

Para iniciar la actividad se acercaron al banco para solicitar un préstamo y la propia entidad les recomendó que fuesen a la Sociedad de Desarrollo de Santa Cruz para solicitar orientación y comenzar el proyecto. “La idea de negocio estaba clara y bien canalizada, pero los conocimientos legales, sobre todo con los temas del papeleo se nos hizo difícil”, explicó.

Con la entidad realizaron el estudio de viabilidad, el plan de empresa, conocieron las ayudas que podían obtener y tramitar las altas necesarias para iniciar el proyecto. “Estamos acostumbrados a armar los proyectos y ejecutarlos, pero se nos hizo cuesta arriba manejar la parte legal”. Gracias a la orientación, planificación y el trabajo de la Sociedad de Desarrollo “resolvimos todas nuestras dudas, y aún continuamos con su apoyo”, recalca el matrimonio.

El negocio que ahora regentan se llama Madre Mía Rolls, situado en la planta baja del Mercado Nuestra Señora de África, en plena capital. Nació durante la crisis sanitaria: “Cuando firmamos el crédito en el banco, a la semana siguiente nos confinaron”, comenta Katherina. Fueron meses de incertidumbre porque no podían continuar con el proyecto. Después de tan ansiada apertura, llegó el día: “El 5 de julio pudimos abrir”.

Con sus rolls de masa brioche, un toque de canal y con más de 20 topping para los dulces son los reyes del producto, únicos en Tenerife. El roll es artesanal y salen del horno desde las cuatro de la mañana, que es cuando Alberto comienza su jornada laboral en el obrador. Todo listo, y a las ocho empiezan a recibir a los clientes: “Entre los rolls dulces y salados podemos hacer y vender unos 300 al día, y los fines de semana se triplica la producción”.

“Rolls esponjosos de canela con diferentes tamaños y diferentes topping dulces, además de los salados, como los rellenos de espinacas y queso, chorizo y queso, jamón y bacon… Y uno tradicional venezolano que se consume mucho, “el golfeado”, un roll de canela, anís y queso fresco. “Todo hecho con mimo”. ¡En breve podrán degustar muchas más variedades!

Un Producto artesanal

Para Carlos Alberto y Katherina lo importante no era solo el producto artesanal, hecho a diario, sino la atención al cliente: “De qué vale tener un buen producto si a los clientes no se les trata como merecen. Gracias a ellos seguimos creciendo”. Y tanto que avanzan que ya han alquilado otro local, más grande, con más maquinaría para producir más y mejor: “Deseamos introducir otros sabores”. También tienen en mente franquiciar el negocio y llevarlo a muchos más rincones; así se lo han pedido sus clientes.

Emprender, aun teniendo una idea clara no es fácil. Ellos han sido conscientes: “Todos tenemos un talento y es explotarlo con mucha honestidad y actitud. Hay que amar lo que se hace”.

A las entidades que ofrecen ayuda para lanzar su idea al público y generar actividad piden “que escuchen, que acojan a las personas y que no solo les den unos papeles impresos y adiós”. Aun así, “nosotros tuvimos suerte con la Sociedad de Desarrollo de Santa Cruz, con el banco y con el Mercado Nuestra Señora de África”.

Madre Mía Rolls se encuentra abierto de martes a domingo, de 7.00 a 15.00 horas. Y si no puedes acercarte, ellos te lo llevan a casa si llamas al 922 108 844. ¡Disfruten!

Emprender en Santa Cruz

Las personas emprendedoras de Santa Cruz de Tenerife tienen a su disposición un conjunto de recursos para ayudarles a hacer realidad su proyecto empresarial y que puedan afrontar con éxito la creación y consolidación de su negocio. Se trata de unos servicios integrales desde que al emprendedor le surge la idea y la transforma en un modelo de negocio. Además, cuenta con la ayuda en la elaboración de los estudios de viabilidad, en la búsqueda de financiación, en la tramitación de alta de su empresa y en el acompañamiento a lo largo de la consolidación, una vez constituida la empresa. Para más información hay que contactar con el Centro de Empresas Suárez Guerra, en el teléfono 922 53 44 77 o en el email asesoria@sociedad-desarrollo.com.

TE RECOMENDAMOS