Santa Cruz

El Estado subasta el Semáforo de Punta de Anaga por 22.000 euros

Las ofertas por esta instalación, que data de finales del siglo XIX, se podrán presentar hasta el 15 de octubre; se conocerá el ganador de este lote el día 26 del mismo mes

El Ministerio de Hacienda y Función Pública saca a subasta pública el conocido como Semáforo de Punta de Anaga con un precio de salida que fija en 22.260,64 euros. El histórico edificio, que cumple 126 años y que ha sido incluido en la lista roja del patrimonio por su alto grado de deterioro, pasó a manos del Estado en 1970, cuando el Ministerio de la Marina lo entregó a Hacienda al considerarlo ya innecesario como punto para la comunicación con los barcos.

Según se detalla en el anuncio del Ministerio de Hacienda, sale a subasta tanto los terrenos sobre los que se alza como el propio edificio. Así, la extensión de estos últimos alcanza los 1.194,84 metros cuadrados, mientras que el inmueble, con muros de mampostería y hormigón, tiene 247,25 metros cuadrados y consta de una sola planta que comprende tres viviendas y un observatorio.

De esta forma, el precio de la primera subasta es de 22.260,64 euros. La garantía para acceder a la misma es del 5% del valor, es decir, de 1.113,03 euros. Así, la fecha fijada para esta primera subasta, en la que también entran otras dos propiedades, una en La Orotava y otra en La Laguna, será el día 26 de octubre de 2021, a partir de las doce del mediodía. Entonces, se procederá a la lectura de la lista de licitadores admitidos y se realizará la apertura de los sobres que contengan las proposiciones económicas, a la vista de lo cual la mesa declarará mejor rematante al licitador que haya formulado la postura más elevada, relativos a la subasta pública en sobre cerrado. Se podrán presentar ofertas hasta el 15 de octubre.

El Semáforo de Punta de Anaga, según cuenta el cronista de Santa Cruz, José Manuel Ledesma, fue uno de los 20 primeros semáforos eléctricos que se construyeron en la costa española, por Real Orden el 9 de junio de 1884. Su plantilla la componían dos vigías y un mozo de semáforos; siendo los vigías elegidos entre oficiales graduados de la reserva, contramaestres de la Armada o pilotos de la Marina Mercante, todos con más de cinco años de embarque.

Construido de toba roja del país, a 222 metros sobre el acantilado, contaba de un cuerpo rectangular, con dos viviendas, cocina y retrete, otro cuerpo rectangular adosado al anterior, que servía de vivienda al ordenanza, y un tercer cuerpo hexagonal destinado a observatorio.