San Miguel de Abona

Iker, el niño tinerfeño con una enfermedad rara, vuelve a Barcelona para una “exploración a fondo”

El menor, de 5 años, padece una enfermedad rara que le produce la aparición de tumores en el tejido nervioso; una gran cadena solidaria ha facilitado su tratamiento en la capital catalana

El caso de Iker ha tenido una gran repercusión en todo el país. DA

Iker, el niño de cinco años de Guargacho (San Miguel de Abona) que padece neurofibratosis tipo 1 y cuyo caso generó una ola solidaria por todo el país tras publicar este periódico su historia, volverá con sus padres al Hospital San Juan de Dios de Barcelona el próximo día 15 para someterse a una revisión médica completa que incluirá diferentes pruebas con especialistas en oftalmología, oncología y neurología, además de un análisis de sueño durante toda la noche, que requerirá el ingreso del niño.

Así lo indicó a este periódico Melissa Campos, madre del menor sanmiguelero que sufre un trastorno genético que le genera la aparición de tumores en el tejido nervioso. Melissa agradeció al hospital catalán la concentración en un solo día de las pruebas para una “exploración a fondo”.

“En principio me habían dado cita para tres días alternos entre los meses de junio y julio, pero les pedí si lo podían unificar en uno o dos porque no puedo ir tres veces a Barcelona y tampoco es bueno para el niño tanto viaje”, indicó. Ahora confía en que “todo vaya bien” y regresar a la Isla en un plazo de “dos o tres días”.

Revisión previa

El equipo médico liderado por Héctor Salvador, responsable del área de Enfermedades Neurocutáneas y Predisposición a Cáncer del centro hospitalario, ya realizó una revisión táctil al menor a finales del mes de marzo. “Fueron muy amables, le miraron los bultos de la cabeza, piernas, pies, espalda, columna y hasta le hicieron correr por el pasillo del hospital”, explicó Melissa, que destacó la “psicología y profesionalidad” mostrada por los facultativos.

A Melissa, de 29 años, la acompañará como entonces su marido y padre de Iker, porque el niño reacciona puntualmente con “cierta agresividad, que es lo que peor llevo, y yo sola no puedo”. Asegura que cuando su hijo se enfada se llega a “morder de rabia y hay que tener cuidado”.

Pero, más allá del tratamiento, los padres de Iker subrayan la importancia de que el niño acuda a terapia. “Es muy importante, porque necesita logopeda, psicomotricidad, psicólogo… y cada terapia son al menos 130 euros al mes”, explicó la madre. “Iker está en lista de espera de la Seguridad Social para un logopeda desde finales de 2019 y todavía no me han llamado”, remarcó.

REACCIÓN SOLIDARIA

Una gran cadena solidaria, que se activó espontáneamente por toda España después de que el caso del pequeño sanmiguelero saliera a la luz en DIARIO DE AVISOS, facilitó el primer traslado del niño, junto a sus padres, al centro especializado de la capital catalana. Una vez que los tres especialistas exploraron al menor, ahora toca una prueba en profundidad que su madre definió como “un electroencefalograma durante toda la noche”.

La historia de Iker ha dado la vuelta al país. Conocidos cantantes como Nando Agüero y Bambax, y humoristas nacionales como J.J. Vaquero impulsaron acciones solidarias con diferentes vídeos para apoyar al niño de Guargacho. Ayuntamientos como el de Colindres, en Cantabria, tras conocer el caso en Facebook, también anunciaron acciones benéficas contra enfermedades raras como las que padece el pequeño tinerfeño.

Precisamente, establecimientos de esta localidad cántabra han colocado huchas para ayudar a costear el tratamiento del menor. Su madre confía en que al regreso de Barcelona le surja una oportunidad laboral. “Ojalá me salga un trabajo, pero sé que no es fácil, está muy complicado para todo el mundo”, señaló.