sanidad

Antonio Sierra: Si no me vacuno, genero un riesgo que puede desencadenar ingresos y muertes”

El catedrático de Microbiología, Medicina Preventiva y Salud Pública de la ULL, Antonio Sierra López, considera que el Archipiélago ya ha pasado el pico máximo de contagios de la quinta ola y reitera que la vacunación “es el arma más eficaz” para luchar contra la pandemia y “frenar la transmisión”, sin embargo, instó a ·ser muy rigurosos en el cumplimiento de las normas” tras superar el centenar de fallecidos en agosto
El excatedrático de Microbiología, Medicina Preventiva y Salud Pública de la ULL, y Jefe de Microbiología de Eurofins Megalab-Canarias, Antonio Sierra López. | DA

El catedrático de Microbiología, Medicina Preventiva y Salud Pública de la ULL, Antonio Sierra López, considera que el Archipiélago ya ha pasado el pico máximo de contagios de la quinta ola y reitera que la vacunación “es el arma más eficaz” para luchar contra la pandemia y “frenar la transmisión”, sobre todo en los colectivos más jóvenes. Las Islas superaron el 76% de personas con la pauta completa y el 82% con una dosis.

-Canarias logró el primer objetivo, superar el 70% de inmunidad de la población diana mayor de 12 años. ¿Cómo lo valora?
“Es muy importante ese 70%, pero sabemos que con este coronavirus tenemos que seguir vacunando a la mayor cantidad posible, porque se tomaron criterios de otras enfermedades y vacunas, pero este virus sucesivamente da variantes, y la Delta tiene un poder de transmisión muy relevante. El arma más eficaz que tenemos es la vacunación, además están disminuyendo las medidas restrictivas para evitar un impacto socioeconómico mayor. Creo que llegar al 85% de población con pauta completa supondría un mayor control de la transmisión, pero este virus tiene una facilidad muy grande de contagiar. Y que sea la población más joven la que se infecte es, por un lado bueno, ya que en principio tendrían la enfermedad menos grave, pero desde el punto de vista epidemiológico es peligroso, ya que hay muchos asintomáticos que pasan desapercibidos y provocan brotes familiares. Por lo tanto, es muy importante no bajar la guardia y mantener las medidas de cuidado”.

-Parece que se comienza a doblegar la quinta ola de la pandemia en Canarias.
“Un dato favorable es que llevamos 25 días descendiendo el número de contagios, aunque sigue Tenerife algo por encima de Gran Canaria. Un momento idóneo para valorarlo será cuando entremos en octubre, que habremos cubierto más del 80% de la población inmunizada y que con las restricciones que continúen activas vamos a conseguir estabilizarlo y convivir con el SARS-CoV-2, como hacemos con la gripe. Para ello es necesario seguir vacunando, y también debemos aclarar si es necesario una tercera dosis a toda la población o solo a personas vulnerables por edad o por inmunodepresión”.

-Ha insistido en muchas ocasiones en que solo la vacunación frenará la transmisión del virus.
“Ahora es el punto clave para enfrentarnos al SARS-CoV-2, pero sin confianza ni optimismo, no pensemos que por estar vacunados ya ha pasado el peligro, como hemos visto en el rebrote de la quinta ola. A nivel científico no hay pronunciamientos definitivos sobre esa tercera dosis de refuerzo. En la gripe no tenemos que cambiar de vacuna cada año por las variantes, sino por las cepas, un concepto microbiológico que se aleja de la respuesta inmunitaria. Hasta ahora, con todas las variantes que se han detectado y descubierto, la respuesta inmunitaria ha sido buena. Hay que analizar si es necesario ese refuerzo porque bajaron los anticuerpos o los linfocitos C, y conocer cómo va a responder la memoria de las células ante un nuevo ataque”.

-Por vacaciones o por diversas consideraciones algunos están retrasando su vacunación.
“Argumentan que tienen libertad para no vacunarse; sin embargo, si esa persona trabaja en una residencia de mayores, discapacitados o en centros sanitarios, su libertad personal no acaba en ellos. Si no quiero vacunarme y soy cuidador, médico, enfermera o auxiliar, ¡mucho cuidado!, estoy generando una conducta de riesgo que puede desencadenar contagios, ingresos y muertes. Es distinto cuando se aborda esa libertad al tratar o no un cáncer, entonces su futuro dependerá de su decisión y no afectará a nadie más”.

-El Gobierno regional presenta mañana el decreto ley para dar cobertura jurídica a las restricciones que fueran necesarias. ¿Qué le parece?
“Vamos a ver, esa iniciativa tiene más flexibilidad para aplicar diversas medidas como el toque de queda o el control de los aforos interiores de actividades, que han sido importantes en otros periodos de la pandemia. Evidentemente, hay que aplicar medidas restrictivas que al mismo tiempo no perjudiquen al sector de la hostelería y el comercio, hasta cierto punto. Está claro que no debemos suprimir restricciones porque se siguen dando un número importante de contagios y brotes, sobre todo a nivel domiciliario y social, hay botellones y reuniones incontroladas. Hay que mantener las restricciones adaptándolas al nuevo contexto con más población vacunada. Vemos cómo Tenerife se mantiene en un nivel 4 que ha sido dulcificado para tener menos impacto en sectores económicos”.

-¿Le preocupa que se haya superado el centenar de fallecidos en las Islas en agosto?
“Por supuesto. Hemos visto jornadas con siete o cinco fallecidos que nos recuerdan que el coronavirus está ahí, al acecho y no se puede bajar la guardia. El centenar de muertos es una llamada de atención, estamos descendiendo los contagios y la incidencia, aumentamos la vacunación, pero hay que ser muy rigurosos en el cumplimiento de las normas”.

TE RECOMENDAMOS