La Laguna

El pregón a caballo de las Fiestas del Cristo vuelve 37 años después

Una comitiva, encabezada por la amazona Sara Expósito Rodríguez, recorrió las calles del casco y la pregonera leyó el bando de los festejos, una tradición que no se hacía desde 1984

La amazona Sara Expósito Rodríguez recorrió ayer las calles del casco de La Laguna. Fran Pallero

La antigua figura del pregón anunciador de las Fiestas del Cristo a viva voz y a caballo volvió a recorrer ayer las calles del casco de La Laguna, 37 años después de la última vez que se puso en práctica esta antigua tradición, en el año 1984.


Así, una comitiva formada por la amazona Sara Expósito Rodríguez, la pareja de músicos de la Banda de Cornetas y Tambores de San Miguel, José Manuel Torres Afonso a la trompeta y Virginia Hernández Izquierdo a la caja, y el ganadero Arístides Expósito Padilla, partieron a las 11.00 horas de la Casa de los Capitanes y recorrieron el centro histórico lagunero para anunciar el comienzo de las fiestas, en un día en el que el buen tiempo y muchos curiosos acompañaron a esta comitiva por las calles del casco.


“¡Oigan! ¡Oigan! ¡Atención! De parte del Señor Alcalde se hace saber: que van a comenzar en la Muy Noble, Fiel, Leal y de Ilustre Historia Ciudad de San Cristóbal de La Laguna, en la isla de Tenerife, del Archipiélago de las Canarias, las fiestas que desde 1607, cuatro siglos y 14 años, se celebran en honor de la venerada imagen del Santísimo Cristo, traída a la ciudad por su fundador, Don Alonso Fernández de Lugo”, fue pregonando a viva voz la amazona Sara Expósito, leyendo el bando entregado por el alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, para el inicio de estos importantes festejos.


“¡Oigan! ¡Oigan! ¡Atención! Sepan todos que con este pregón se avisa a vecinos y forasteros -continuaba la lectura-, hombres y mujeres, militares y paisanos, niños y niñas, que las fiestas de septiembre van a comenzar: concursos musicales, títeres, teatro, zarzuela, exposiciones, verbenas con parranda, cantos canarios y bailes de la tierra, diversiones de todas clases y ventorrillos. Y el día catorce, día grande, solemnes actos en honor al Cristo lagunero, con quema de fuegos de artificio desde el Risco de San Roque, y la tradicional entrada”.


Desde el Ayuntamiento recordaron que no se trata propiamente del pregón oficial de las fiestas tal y como se conoce actualmente (ya que este se leerá el próximo 1 de septiembre en el Teatro Leal), sino de un breve anuncio en el que se invita a la ciudadanía a unirse a las celebraciones de la fiesta grande de La Laguna.


Además, el programa de actos, así como el cartel anunciador, serán presentados oficialmente a comienzos de la próxima semana.


El concejal de Fiestas, Badel Albelo, manifestó que se sentía “profundamente emocionado por recuperar una tradición como es el pregón anunciador de las fiestas más grandes del municipio, que son las fiestas en honor al Santísimo Cristo de La Laguna, y contento por la acogida que ha tenido”.

Recuperar las tradiciones


“Y pone de manifiesto la intención de este equipo de Gobierno y del área de Fiestas de recuperar y conservar las tradiciones. El último pregón que se hizo de esta forma fue hace 37 años, y se venían realizando desde el siglo XVI, sobre todo desde principios del siglo XX. Es un honor poder ensalzar las fiestas con acciones como las que vivimos en la mañana de hoy [ayer]”, añadió el concejal.


Así, esta tradición se remonta a los antiguos pregoneros a caballo del siglo XVI, a los que el Cabildo de la Isla recurría para todo tipo de anuncios.


De las Fiestas del Cristo ya figuran referencias en la prensa en el primer tercio del siglo XX. En la crónica de 1930 de Gaceta de Tenerife se recoge: “A las nueve de la noche tuvo lugar el originalísimo pregón anunciador de las fiestas, que fue presenciado por numerosa concurrencia […] Seguían otros heraldos a caballo, y entre ellos el encargado de hacer el pregón, que decía así: ‘¡Ciudadanos, oíd! En voz y nombre de la Muy Noble y Muy Leal ciudad de San Cristóbal de La Laguna y de su Excmo. Concejo. En voz y nombre de la Pontificia, Real y Venerable Esclavitud del Santísimo Cristo de La Laguna. ¡Ciudadanos: salud y albricias! Vengo a pregonar el comienzo de nuestras fiestas’”.